Drama social

México recibe a mujeres y menores

Caravana agrava drama de inmigracion ilegal; ahora reconocen que tiene motivo político.

Miles de migrantes llegaron a Ciudad Tecún Umán. Foto: AFP
Miles de migrantes llegaron a Ciudad Tecún Umán. Foto: AFP

Mientras el presidente Donald Trump mantiene la amenaza de enviar soldados y cerrar la frontera con México, ante la amenaza a la seguridad de Estados Unidos que plantea la caravana de 5.400 personas, incluyendo un alto número de niños, que partió de Honduras hace una semana, ayer sábado el gobierno de México abrió su zona fronteriza para dejar pasar a mujeres y niños, en un intento por aliviar la dura espera de la multitud hacinada en el puente que une a México con Guatemala.

Trump ha denunciado, además, que la caravana -es la segunda que se organiza para llegar a Estados Unidos- tiene un motivo político, más allá de las difíciles condiciones de vida que sufren los ciudadanos de varias naciones centroamericanas. Asimismo, amenazó a Honduras, Guatemala y El Salvador con suspender la ayuda a esos países porque se muestran incapaces de controlar a sus ciudadanos.

La motivación política fue reconocida ayer por sus pares de Guatemala, Jimmy Morales y de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Después de permanecer casi un día frenados en el puente que conecta a Guatemala con México, ayer la situación comenzó a descomprimirse en esa zona fronteriza. El embajador de México en Guatemala, Luis Manuel López, informó a AFP que su gobierno abrió el paso a mujeres y menores, los que serán registrados por Migraciones de México y pernoctaron en una estación migratoria, para luego ser conducidos a un albergue en la ciudad de Tapachula, situada a unos 40 kilómetros de Ciudad Hidalgo.

El presidente Donald Trump en un acto realizado ayer en Nevada. Foto: Reuters
El presidente Donald Trump en un acto realizado ayer en Nevada. Foto: Reuters

“¡Feliz, feliz, estoy feliz! ¡Al fin!”, alcanzó a gritar Gina Paola Montes, de 21 años, mientras corría por el paso peatonal del puente fronterizo ya en territorio mexicano, el cual es custodiado por policías antimotines.

Montes es parte del primer grupo de migrantes al que se le permitió cruzar la puerta fronteriza. Entre la emoción y el cansancio, una de las mujeres se desmayó provocando preocupación y el llanto de los familiares que viajan con ella.

Pero una vez dentro de territorio mexicano, la incertidumbre se renueva. Eva Hernández, una activista hondureña de 42 años, dice que la promesa es que recibirán permiso de refugiados y un lugar seguro donde quedarse.

“Más vale que encontremos ese albergue hoy”, advirtió la mujer desde los barrotes de la reja fronteriza.

La oficina migratoria se ubica a unos 200 metros del puente internacional.

“Nos tienen con una doble esperanza: de darnos un permiso para poder movernos en Tapachula o de deportarnos; ahí solo Dios sabe, entonces tenemos esperanza y desilusión al mismo tiempo”, dice Montes dejando atrás su entusiasmo inicial.

México solicita ayuda a la ONU

El gobierno de México solicitó la intervención del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para apoyar a quienes soliciten condición de refugiados. El vocero de Acnur, Charlie Yaxley, afirmó que la agencia refuerza la capacidad en el sur de México para ofrecer asesoramiento, asistencia legal y ayuda humanitaria a solicitantes de asilo.

Incertidumbre

Los migrantes que permanecen sobre el puente, detrás del portón fronterizo, aún padecen calor y hambre que atizan su desesperación.
Más temprano, corrieron rumores de que un grupo intentaría entrar por la fuerza a la zona mexicana, repitiendo el episodio del viernes, cuando la policía contuvo con gases lacrimógenos y balas de goma una estampida de personas procedentes de la zona fronteriza con Guatemala.

La multitud trata de organizarse para evitar desmanes, con algunos jóvenes formando vallas humanas para impedir una nueva estampida. “¡El pueblo unido jamás será vencido!”, gritan para animarse.

Otros lograron abrir una valla lateral metálica del puente y con sogas suben sacos con naranjas y otros alimentos, sobre todo para los niños, en desafío a la altura y la corriente del río Suchiate.

En algunos espacios del puente la basura y ropa sucia se acumula asediada por las moscas.

La primera noche de espera sobre el puente internacional transcurrió entre sobresaltos para los miles de centroamericanos hacinados cerca de la reja fronteriza. Ante la incertidumbre, algunas decenas de centroamericanos que estaban en la parte céntrica de la localidad guatemalteca de Tecún Umán, optaron por regresar a su país en ómnibus.

“Es mejor regresar porque está muy duro, hay mucho desorden”, dijo Byron Rivera, de 25 años, quien esperaba subir a un ómnibus.

Un policía guatemalteco señaló que durante la madrugada del sábado unos 220 hondureños emprendieron el regreso a su país y otros 130 esperan en un albergue municipal.

Pero, la mayoría mantiene su propósito de llegar a Estados Unidos. De los 5.400 que partieron de Honduras, 2.000 regresaron a su país, pero otros 3.400 siguen aferrados al deseo de llegar a Estados Unidos para tener una vida mejor.

El viernes, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, calificó el incidente en su frontera como “una situación inédita” y advirtió que su país no permitirá el ingreso a su territorio de manera irregular y “mucho menos de forma violenta”.

México. Vázquez inicia hoy misión y se reunirá con Peña nieto. Foto: AFP.
Enrique Peña Nieto. Foto: AFP

Aprovechan.

Los hondureños salieron en caravana hace una semana de la capital San Pedro Sula, después de una convocatoria difundida por las redes sociales. Se estima que más de 4.000 personas atendieron el llamado y en los siguientes días atravesaron Guatemala caminando y en cualquier vehículo que detuviera la marcha.

Pero, la organización que tiene la caravana, suscitó denuncias de Trump de que tenpia un mpovil político.

Ayer, los presidente Morales y Hernández hicieron una denuncia similar.

“Quiero lamentar profundamente el abuso de la necesidad de las personas. Todo tiene un límite y no es posible que por razones políticas se utilice la desgracia del ser humano para sacarle provecho”, manifestó Hernández en una rueda de prensa junto a Morales.

Los gobernantes se reunieron en las instalaciones de la Fuerza Aérea Gutemalteca de la capital para analizar la crisis que provocó esta avalancha migratoria.

El presidente hondureño indicó que esta migración “no tiene precedentes por las motivaciones que provocaron que varias de las personas que están en ruta hayan tomado la decisión de participar”. “Claro que tenemos necesidades, sin duda que hay que hacer mucho para que nuestra gente tenga la oportunidad en sus comunidades”, agregó Hernández.

Morales lo secundó al afirmar que la caravana “tiene motivaciones políticas o por lo que pretenda están aprovechando para violentar las fronteras, la buena fe de los Estados y por su0uesto, poner en en riego lo más importante, que son las personas”.

A su vez, Hernández dijo que ante este engaño, muchos de los itegrantes de la caravana se arrepintieron y unas 2.000 personas han retornado a su país.

Para garantizar un retorno ordenado, pacífico y seguro de los hondureños que quieran regresar, los dos países implementan el plan “Retorno Seguro”. Un avión de la protección civil hondureña se encuentra en la frontera entre Guatemala y México para trasladar a personas vulnerables, como enfermos, niños, embarazadas y adultos mayores.

Desesperados

Sin embargo, la mayoría está dispuesta a llegar a Estados Unidos, para dejar de vivir en la pobreza y bajo la amenaza de la violencia. Ayer, centenares de migrantes hondureños decidieron cruzar a pie y en balsa el rio Suchiate, que separa a Guatemala de México. Las personas, agarradas a un lazo o en estas embarcaciones armadas con neumáticos y tablas, continuaron con la caravana, debido a la desesperación que reina en el ambiente porque la policía mexicana solo ha dejado pasar a pequeños grupos a su territorio.
El gobierno de México informó ayer sábado, que 640 migrantes han solicitado refugio en el país en el punto fronterizno Suchiate, a cuyas puertas se agolpan miles de personas que buscan ingresar a su territorio.

Esta es la segunda caravana de migración ilegal que se organiza. A fines de marzo, una caravana compuesta en su mayoría por hondureños fue debilitándose a su paso por México y apenas una fracción de los cientos que iniciaron la marcha llegó a la frontera con Estados Unidos.

el escenario de inmigración

Trump quiere el muro y seguridad

El drama que golpea cada día a la frontera entre México y Estados Unidos es una historia que comenzó hace décadas. Desde que llegó a la presidencia, Donald Trump busca -pese a la obstrucción que hace el Partido Demócrata- modificar las leyes de inmigración, que fueron diseñadas para otra realidad, a las que califica de “las más estúpidas que existen en el mundo”. Asimismo, señala que en esa materia, todo el mundo se burla de Estados Unidos. Sigue empeñado en construir un muro a lo largo de la mayor parte de la frontera con México, lo que suscita reacciones de indignación de las autoridades y el pueblo mexicanos.

Los migrantes ilegales que llegan a Estados Unidos no son solo mexicanos, sino también de países de Centroamérica, donde en la mayoría de las naciones la situación económica y social es adversa y hay violencia como en los casos de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Trump afirma que quiere fronteras seguras para Estados Unidos y denuncia a los demócratas por oponerse a ese concepto y por querer desmantelar la policía de Inmigración. El presidente apoya la inmigración legal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)