LA ESTRATEGIA DE PRESIÓN DE TRUMP

México envía 6.000 efectivos para frenar la ola migratoria

Refuerza la frontera sur con Guatemala, como parte del pacto con EE.UU.

Andrés Manuel López Obrador. Foto: Reuters.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Foto: Reuters.

Instalado en un camión, un militar mexicano observa un desfile de imágenes en la pantalla de su ordenador. Sus ojos buscan formas humanas escondidas en vehículos; las de migrantes clandestinos.

En una carretera, cerca de la frontera con Guatemala, las autoridades mexicanas desplegaron un scanner para detectar migrantes viajan al norte rumbo a Estados Unidos.

En otra barrera, guardias fronterizos revisan minibuses y taxis y verifican la identidad de los pasajeros bajo la mirada de policías federales.

En los últimos días, los retenes policiales y militares fueron reforzados en la región de Chiapas, al sur de México, principal puerta de entrada de los migrantes centroamericanos. Esa movilización es parte del acuerdo sobre inmigración alcanzado el viernes por Estados Unidos y México y que evitó la imposición a partir de hoy lunes de aranceles de 5% a los productos mexicanos exportados a su poderoso vecino del norte.

“Estamos aquí las 24 horas”, dice uno de los agentes.

Desde enero, la cantidad de arrestos de inmigrantes clandestinos en México se ha triplicado al pasar de 8.248 a 23.679 en mayo. Las expulsiones también aumentaron y llegaron el mes pasado a 16.507.

El despliegue de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional de México debería elevar la cantidad de arrestos.

Ayer domingo el presidente Donald Trump afirmó que el acuerdo alcanzado con México incluye elementos que aún no se han anunciado, mientras el gobierno mexicano evitaba confirmar que se haya comprometido a aumentar sus compras agrícolas a Estados Unidos como parte de ese pacto.

Según el diario The New York Times, algunos puntos estaban acordado hace meses.

“Antes, México no estaba cooperando en la frontera, y ahora tengo una confianza completa, especialmente después de hablar ayer (por el sábado) con su presidente (Andrés Manuel López Obrador), en que cooperarán mucho y en que quieren hacer bien el trabajo”, escribió Trump en Twitter.

Frontera mexicana. Foto: Reuters.
México envió a la frontera sur con Guatemala 6.000 efectivos a fin de frenar a los migrantes ilegales que ingresan a su territorio rumbo a Estados Unidos. Foto: Reuters.

“Sin embargo, si por alguna razón desconocida no hay (cooperación por parte de México), siempre podemos volver a nuestra posición anterior, y muy lucrativa, de (amenazar con) Aranceles; pero no creo que eso vaya a ser necesario”, añadió.El mandatario aseguró que “se acordaron algunas cosas que no se anunciaron en el comunicado” del viernes, “una en particular”, y que eso “se anunciará en el momento adecuado”.

La Casa Blanca no dio más detalles sobre cuál podría ser ese acuerdo inédito, y el secretario en funciones de seguridad nacional, Kevin McAleenan, se limitó a recordar que, como se anunció el viernes, está previsto que siga habiendo negociaciones durante los próximos 90 días.

La embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, precisó después que las conversaciones entre los equipos técnicos continuarán “casi semanalmente”, por lo que en el plazo de 90 días podría haber nuevos anuncios.

Bárcena apuntó que el objetivo es devolver las cifras de migrantes que llegan a Estados Unidos a los niveles de 2018, y pronosticó que habrá “resultados en un plazo relativamente corto, de un mes o mes y medio”, gracias al despliegue de los 6.000 efectivos de la Guardia Nacional de México en la frontera con Guatemala.

Pero la embajadora no confirmó que, como parte del acuerdo alcanzado el viernes, México haya “accedido a empezar inmediatamente a comprar grandes cantidades de productos agrícolas” a Estados Unidos, como aseguró Trump en un tuit este sábado.

El exdirector de la Organización Mundial de Comercio, Pascal Lamy, calificó la postura de Trump con México como una “tomar rehenes”, lo que refleja las preocupaciones de que el presidente estadounidense volverá con nuevas amenazas para obtener mayores concesiones.

Esos temores se agudizan porque Trump ha utilizado el ataque a México para reavivar su base electoral en repetidas ocasiones desde que inició su primera campaña para la Casa Blanca. Y todo indica que tiene la intención de mantener su estrategia en su segunda campaña, que inicia oficialmente el 18 de junio.

“Creemos que las amenazas, exigencias y tuits de Trump contra México van a continuar, sobre todo porque todo esto tiene el trasfondo político de las elecciones en el 2020”, dijo Gabriela Siller, economista del mexicano Banco Base.

El expresidente mexicano Vicente Fox, un férreo crítico de López Obrador, escribió en su cuenta de Twitter que al permitir que Estados Unidos dicte cómo, por ejemplo, México utiliza sus fuerzas de seguridad, el gobierno ya ha cedido parte de su soberanía.

Ese sentimiento era compartido por el centroizquierda Ángel Ávila, quien calificó el acuerdo como “una rendición”. “México no debe militarizar su frontera sur”, afirmó Ávila, líder el Partido de la Revolución Democrática.

Otros, sin embargo, piensan que López Obrador no tuvo más remedio que ceder, porque las aranceles de Estados Unidos habrían ocasionado una devastación económica en México, cuyo PIB se contrajo un 0.2% en el primer trimestre.

Francisco Labastida, un excandidato presidencial de México, dijo que la magnitud de la actual crisis migratoria era una amenaza para el propio México y que era necesario actuar independientemente de Trump.

México a EE.UU: “los acuerdo se cumplen”

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró el acuerdo alcanzado con Estados Unidos que evitará la imposición de aranceles. López Obrador presidió el sábado en la ciudad fronteriza de Tijuana el “Acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de Estados Unidos”, que se desarrolló con un tono mucho más conciliador del esperado después del acuerdo. “No levanto un puño cerrado, sino una mano abierta y franca. Reiteramos la disposición a la amistad, el diálogo y la colaboración”, dijo López Obrador. El líder izquierdista celebró que “se impuso la política sobre la confrontación” y destacó que por parte de Trump “hubo voluntad para buscar una salida negociada al conflicto”. Pero, a su vez, avisó de que “los compromisos se cumplen” y, si bien México reforzará su frontera con Guatemala, Estados Unidos deberá respetar los derechos humanos de los migrantes y apoyar un plan de desarrollo para Centroamérica.

MÁS

Demócratas critican la estrategia de Trump

Los demócratas criticaron ayer domingo la táctica de Donald Trump de amenazar a México con aranceles para obtener concesiones sobre migración y afirmaron que el presidente de Estados Unidos pone en peligro los lazos con un importante aliado y socio comercial.

“De lo que el mundo está cansado y de lo que estoy cansado es de un presidente que va constantemente a la guerra, a la guerra verbal con nuestros aliados”, dijo el senador demócrata Bernie Sanders en CNN. “Necesitamos una relación decente con México”, agregó Sanders, candidato a la nominación presidencial del Partido Demócrata para las elecciones de 2020.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, afirmó el sábado en un comunicado que Trump había “socavado el papel de liderazgo preeminente de Estados Unidos en el mundo” con sus presiones sobre México. “Las amenazas y las rabietas no son una forma de negociar en política exterior”, dijo.

Pero Kevin McAleenan, el secretario interino de Seguridad Nacional, insistió en que lo que importa son los resultados. “La gente puede estar en desacuerdo con las tácticas (pero) México llegó a la mesa con propuestas reales”, dijo en el programa Fox News Sunday. “Tenemos un acuerdo que, si los mexicanos lo respetan, será muy efectivo”, señaló.

Beto O’Rourke, un excongresista de la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, que también está buscando la nominación demócrata, fue uno de quienes cuestionó el acuerdo con México. “Creo que el presidente exagera mucho respecto a lo logrado”, declaró a This Week, de ABC. “Estas son concesiones que México ya había hecho, en algunos casos hace meses”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados