vea el video

La meta es democracia y más derechos

El propósito del cambio de política de Estados Unidos hacia Cuba es promover una "mayor apertura" en la isla, con más derechos y libertades, y "empoderar al pueblo cubano", afirmó la secretaria de Estado de EE.UU. adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, quien inició negociaciones con el gobierno cubano.

La diplomática señaló en una rueda de prensa en La Habana que el tema de los derechos humanos y la democracia es "crucial" para EE.UU., aunque reconoció que mantienen "profundas diferencias" sobre esta cuestión con el Gobierno cubano.

Indicó que esas discrepancias no tienen por qué representar un obstáculo en las conversaciones que ambos países han iniciado para restablecer relaciones diplomáticas y reabrir sus respectivas embajadas; ni "condicionar" el diálogo general sobre "un amplio abanico" de temas bilaterales.

"Al final, el motivo de este proceso es tratar de empoderar al pueblo cubano, con el objetivo de tener tan cerca de los Estados Unidos, un país que sea libre y democrático", afirmó Jacobson en una rueda de prensa en la que hizo balance de los dos días de conversaciones con Cuba para restablecer sus relaciones.

Jacobson, la funcionaria estadounidense de más alto rango que visita la isla en más de tres décadas, no quiso hacer pronósticos sobre cómo evolucionará este proceso de normalización de relaciones, pero resaltó que era necesario que Estados Unidos cambiara 50 años de una política hacia la isla que no había dado los resultados esperados.

"No tengo una bola de cristal para ver qué pasará en el futuro, pero sí sé qué ha pasado en los últimos 50 años, que nuestra política sólo ha conseguido aislarnos y no ha logrado el empoderamiento de los cubanos, que es lo que nosotros buscamos", aseveró la estadounidense.

Jacobson señaló que una de las principales preocupaciones de su país es que los cubanos tenga acceso a la información y las herramientas necesarias para "tomar sus propias decisiones", para lo que consideró necesario mejorar las telecomunicaciones en la isla y ampliar el acceso a internet.

"Nosotros podemos facilitar el acceso a esa información, a una mejor infraestructura de telecomunicaciones. Tenemos que ver si el Gobierno cubano está dispuesto a aceptar ese apoyo", afirmó.

Jacobson recordó que las medidas que entraron en vigor el pasado 16 de enero, que alivian el embargo, facilitan la entrada de equipos de telecomunicaciones a la isla; aunque matizó que ahora depende del Gobierno cubano decidir "cómo va a querer aprovechar eso".

"Espero que podamos mantener en el futuro próximo conversaciones específicas entre expertos sobre cómo se puede avanzar en el tema de las telecomunicaciones, que es muy importante para nosotros", dijo.

A pesar de los "profundos desacuerdos" entre las partes sobre derechos humanos, Jacobson destacó el interés de su país por seguir discutiendo de manera "pública y directa" con el Gobierno cubano sobre "derechos, libertades y democracia".

En general, la secretaria adjunta destacó que las conversaciones sostenidas durante dos días con un equipo negociador cubano se desarrollaron en un clima de "respeto y cordialidad" que fueron "un primer paso muy importante" para iniciar la normalización de sus relaciones, rotas del 1961.

El 17 de diciembre, los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el comienzo del diálogo para restablecer las relaciones.

"Provechoso y productivo"

"El encuentro para abordar el restablecimiento de relaciones y otros temas de interés bilateral fue calificado de provechoso y productivo por ambas partes, pero evidenció que aún resta mucho por hacer", indicó el diario oficial Granma antes de destacar que Roberta Jacobson es "la funcionaria de más alto rango que visita nuestro país desde finales de la década del 70".

Escuchó a disidentes, divididos

Roberta Jacobson, sostuvo una reunión, el viernes, con disidentes cubanos en La Habana. "Fue muy importante para mí escuchar sus perspectivas y como podemos apoyar a la sociedad civil en el futuro (...), fue invaluable para mí tener esta oportunidad", dijo Jacobson luego de ser anfitriona de un "desayuno de trabajo" al que asistieron siete prominentes disidentes, entre ellos Martha Beatriz Roque, Guillermo Fariñas, José Daniel Ferrer y Elizardo Sánchez.

Jacobson también había invitado al encuentro a la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, pero ella no quiso asistir.

"No participé, mi decisión se debe a que no hubo balance en los participantes en cuanto a diversidad de opiniones", dijo Soler a la AFP al explicar sus razones para no reunirse con Jacobson, un reflejo de las divisiones entre los disidentes cubanos.

"La reunión (con Jacobson) fue muy cordial, estamos complacidos con este encuentro. No puedo hablar por toda la sociedad civil cubana, pero estoy satisfecho con la posición diplomática norteamericana", dijo Elizardo Sánchez, líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)