ARGENTINA 

El mensaje de la madre del joven asesinado en Villa Gesell: "El mundo se me terminó"

En Buenos Aires se realizó una marcha en reclamo de justicia al que la madre de la víctima asistió.

Graciela, la madre de Fernando Báez Sosa, el chico asesinado en Villa Gesell por un grupo de jóvenes. Foto: La Nación / GDA.
Graciela, la madre de Fernando Báez Sosa, el chico asesinado en Villa Gesell por un grupo de jóvenes. Foto: La Nación / GDA.

Graciela, la mamá de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes a la salida de un boliche en Villa Gesell, Argentina, por un grupo de rugbistas el sábado pasado, habló esta tarde en el contexto de la marcha realizada en la Recoleta, Buenos Aires, en reclamo de justicia por este caso. "El mundo se me terminó", dijo la mujer.

Rodeada por una multitud y acompañada por su esposo, Silvio Báez, la mujer habló visiblemente conmovida y con los ojos cerrados: "Estoy muerta en vida, pero mi hijo me da fuerza para luchar por él, para que haya justicia".

A continuación, la mamá del joven asesinado habló sobre Fernando: "Mi hijo era servidor, era luchador, era un amor, amaba su vida, amaba a su novia y nos amaba. Todos los días me decía que me amaba. Y él era mi único hijo. Lo amo".

"Quiero justicia por mi hijo -dijo también la mujer a los medios presentes en el lugar-, que paguen esos criminales. Lo atraparon indefenso. No se lo merece nadie. Cuando me dieron la noticia mi mundo se me terminó, pero tengo que ser fuerte para que esto no le pase a nadie más".

Graciela levantaba una foto de su hijo mientras hablaba y bebía agua de vez en cuando -"tengo mucho calor", exclamó-, mientras la gente presente en el acto le daba muestras de apoyo y gritaba por justicia.

"Confío en todos los argentinos y confío en que se haga justicia, Fer merece justicia. Quiero agradecer a todos por venir a acompañarme. Sé que es duro este momento, pero quise estar presente. Ahora me voy a retirar porque Fer me lo pide, me ayudó a estar con ustedes", dijo la mujer a los que se movilizaron para exigir justicia por su hijo.

Antes de retirarse, la mujer pidió agregar algo más: "Por última vez voy a hablar. No lo tomen a mal. Quiero que mi ángel, porque él es un ángel ahora, los bendiga a todos, a sus hijos, a sus familias, para que no haya otro Fernando. Él es mi ángel, mi vida, mi luz, mi todo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error