TENSIÓN POLÍTICA

Mensaje de Kim a Biden: diálogo o la confrontación

Kim envió este mensaje durante la tercera jornada de la sesión plenaria del Comité Central del gobernante Partido de los Trabajadores, el único habilitado en Corea del Norte.

Kim Jong-un, dictador de Corea del Norte, en sesión del Comité Central del Partido de los Trabajadores. Foto: AFP
Kim Jong-un, dictador de Corea del Norte, en sesión del Comité Central del Partido de los Trabajadores. Foto: AFP

El dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, llamó a su país a prepararse “tanto para el diálogo como para la confrontación” con Estados Unidos, en su primera alusión directa a unas posibles negociaciones con la nueva administración de Joe Biden.

Kim envió este mensaje durante la tercera jornada de la sesión plenaria del Comité Central del gobernante Partido de los Trabajadores, el único habilitado en Corea del Norte, que estuvo centrada en definir la política exterior del régimen y en abordar los asuntos de máxima urgencia a nivel interno, en concreto la escasez de alimentos.

Destacó “la necesidad de prepararse tanto para el diálogo como para la confrontación”, y pidió “prepararse plenamente” para la segunda opción con vistas a “proteger la dignidad y los intereses” del país, informó ayer viernes la agencia estatal KCNA.

El dictador norcoreano “llamó a reaccionar rápida y claramente, a enfrentar la cambiante situación y a concentrar esfuerzos por tomar control estable de la situación en la península de Corea”, se indicó.

Estas palabras de Kim suponen su primera mención a unas posibles conversaciones con Estados Unidos desde la llegada al poder de Biden.

A finales del pasado mes, Biden anunció que optará por “implicarse diplomáticamente” con Corea del Sur con vistas a que el régimen de Corea del Norte “tome medidas pragmáticas que reduzcan las tensiones” y dirigidas al objetivo final de desnuclearización de la península de Corea, tras reunirse en Washington con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Los expertos ven en las palabras de Kim una continuidad de la habitual retórica belicista del régimen combinada con la disposición a reabrir la vía diplomática.

A través de mensajes de otros de sus altos cargos difundidos por la propaganda estatal, Corea del Norte había elevado el tono contra Estados Unidos y lanzado advertencias directas contra Biden, además de realizar un ensayo de misiles a finales de marzo.

Donald Trump se reunió dos veces con Kim pero avanzó poco. Biden ya adelantó que no se reuniría con Kim a menos que hubiera un plan concreto de negociación sobre el arsenal nuclear de Corea del Norte.

Corea del Norte ha realizado seis pruebas de bombas atómicas desde 2006 y enfrenta múltiples sanciones por sus programas de armas prohibidas.

Un informe de expertos estadounidenses en inteligencia divulgado en abril señaló que Corea del Norte podría reanudar las pruebas nucleares este año para forzar al gobierno de Biden a regresar a la mesa de negociaciones.

Kim “podría tomar algunas acciones agresivas y potencialmente desestabilizadoras para cambiar el entorno de seguridad regional y provocar divisiones entre Estados Unidos y sus aliados, incluyendo la reanudación de pruebas de armas nucleares y del misil balístico internacional”, señaló la oficina del Director de Inteligencia Nacional estadounidense.

Escasez alimentaria.

Junto a su política exterior, la sesión plenaria del partido ha estado centrada en hacer frente a la escasez de productos básicos como alimentos o medicinas que sufre Corea del Norte desde hace meses.

Kim admitió la gravedad de la situación alimentaria de la población al señalar que esta “se está volviendo tensa”.

La sesión plenaria del partido único, una de las escasas ocasiones en las que el régimen arroja luz sobre sus prioridades políticas, comenzó el pasado martes y continuará hasta una fecha sin especificar por los medios estatales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados