BOLSA DE NUEVA YORK

Mensaje del FMI sobre la deuda argentina no cayó bien en Wall Street

El mercado esperaba desde hace tiempo que el Fondo declarara públicamente algo que ya se decía puertas adentro: que la deuda argentina no era “sostenible”.

Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: Reuters
Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: Reuters

El mensaje que dejó el FMI al cierre de su misión técnica en Buenos Aires tuvo una mala recepción entre analistas e inversores en Wall Street, y arraigó la frustración por la ausencia de detalles y respuestas a muchos interrogantes que aún perduran.

El mercado esperaba desde hace tiempo que el Fondo declarara públicamente algo que ya se decía puertas adentro: que la deuda argentina no era “sostenible”, y que los acreedores privados de la Argentina tenían que negociar una quita para darle espacio fiscal al gobierno de Alberto Fernández para reactivar la economía. Por eso, el mensaje del Fondo fue recibido casi sin sorpresas. Pero, así y todo, el mercado tomó nota del alineamiento del organismo con la visión oficial que brindó el ministro de Economía, Martín Guzmán, ante el Congreso, respecto de postergar un mayor ajuste fiscal.

Los bonos argentinos sufrieron nuevas pérdidas y el riesgo país subió ante una señal adversa para los acreedores del país.

“La reacción inicial del mercado claramente no es favorable a la declaración del FMI sobre la Argentina”, indicó Siobhan Morden, directora de Amherst Pierpoint. “Es la misma retórica dura que escuchamos la semana pasada de Guzmán sobre la falta de voluntad para ajustar las cuentas fiscales como ‘ni económicamente ni políticamente factible’ y una ‘contribución apreciable de los acreedores privados’ necesaria para la sostenibilidad de la deuda. El papel del FMI es importante como el mayor acreedor. Sin embargo, no está claro cuánta influencia tendrán en la política económica y los detalles de la reestructuración de la deuda con los tenedores de bonos”, evaluó.

Un ejecutivo de un fondo de inversión dijo que el FMI había desistido por ahora de “meterle presión al país”. El mismo ejecutivo había indicado una semana antes que el compromiso de Guzmán ante el Congreso de llegar al superávit fiscal primario recién en 2023 era “flojito”, y que el jefe del Palacio de Hacienda había dejado en claro que “la mayor parte del esfuerzo fiscal lo tendrá que hacer el próximo gobierno”.

Un bonista de Estados Unidos que debe negociar con el Gobierno dijo que el Fondo había sumado “un poco de negatividad” al mercado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados