ESTADOS UNIDOS

Megaprespuesto para la era postcovid; plan de Biden prevé gasto de US$ 6 billones en 2022

Según su plan, el gasto de 6 billones de dólares de 2022 iría aumentando gradualmente a 8,2 billones en 2031. Esto podría aumentar la deuda, que ahora representa más del 100% del PIB.

El presupuesto de gasto para el próximo año es el mayor en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. Foto: AFP
El presupuesto de gasto para el próximo año es el mayor en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. Foto: AFP

Estados Unidos quiere recuperar su economía de los estragos que está haciendo la pandemia del COVID-19, con la misma fuerza que lo hizo luego de la Segunda Guerra Mundial. Por eso el presidente Joe Biden anunció ayer viernes un presupuestaria con un gasto público de 6 billones de dólares para el año fiscal 2022, el nivel más elevado desde esa contienda bélica.

En el documento enviado al Congreso, Biden argumentó que este presupuesto “refleja que la mejor manera de hacer crecer la economía no es de arriba hacia abajo, sino de abajo hacia arriba y del medio hacia afuera”, haciendo alusión a la necesidad de “reconstruir” la clase media estadounidense.

“Nuestra prosperidad proviene de las personas que se levantan todos los días, trabajan duro, cuidan a su familia, pagan sus impuestos, sirven a la nación y son voluntarios en sus comunidades”, señaló el mandatario.

La pandemia sumió a Estados Unidos en su peor crisis económica desde la década de 1930, y aunque está recuperándose, todavía está lejos de los niveles prepandémicos.

“Estados Unidos no puede permitirse simplemente regresar a donde estaba antes de la pandemia y la recesión económica, con debilidades estructurales y desigualdades de la vieja economía todavía vigentes”, advirtió el presidente.

Según su plan, el gasto de 6 billones de dólares de 2022 iría aumentando gradualmente a 8,2 billones en 2031. Esto podría aumentar la deuda, que ahora representa más del 100% del PIB. Se espera que alcance el 111,8% del PIB en 2022 y el 117% en 2031.

El plan incluye tres importantes propuestas de gasto ya anunciadas por Biden: el Plan de Empleo Estadounidense, de 2,3 billones de dólares; el Plan de las Familias Estadounidenses, de 1,8 billones, y 1,5 billones destinados a gastos discrecionales para el año fiscal 2022.

Coronavirus en Estados Unidos. Foto: AFP.
Coronavirus en Estados Unidos. Foto: AFP.

Biden apuesta por dar un espaldarazo a los trabajadores, las familias y las empresas mediante el aumento de impuestos a las clases altas y las grandes corporaciones, según la oficina presidencial.

Bautizó su propuesta “Construyendo de nuevo mejor” y quiere poner el acento en áreas como las infraestructuras, la investigación científica, la lucha contra el cambio climático, la creación de empleo, las pequeñas y medianas empresas y la industria manufacturera.

Biden presentó esta iniciativa en un momento en el que la creación de empleo se frenó en abril con 266.000 nuevos puestos de trabajo frente al millón esperado por los analistas.

La tasa de desempleo, que el pasado año pasó del 3,5% en febrero al 14,7% en abril -cuando tuvo un mayor impacto la pandemia- ha ido disminuyendo cada mes desde entonces y en los cuatro primeros del año se situado en torno al 6%.

En términos de recaudación, el presupuesto propone aumentar los impuestos para los más ricos y las grandes corporaciones para pagar el costo de las propuestas de Biden.

Esta subida comenzaría a reducir los déficits presupuestarios para 2030 y recortarían en unos 1,7 billones de dólares las proyecciones actuales para 2041, de acuerdo a los cálculos de la Casa Blanca.

De hecho, el presupuesto de Biden calcula para 2022 un déficit de 1,8 billones de dólares, la mitad del déficit récord de 3,6 billones esperado para este año.

“Los componentes clave del plan fiscal incluyen una tasa impositiva corporativa del 28%, un impuesto mínimo global y medidas para prevenir deslocalizaciones de las multinacionales”, señalaron los expertos económicos del Gobierno.

La propuesta de Biden encarará con toda seguridad la negativa frontal de la oposición republicana. Actualmente, demócratas y republicanos se hallan inmersos en complejas negociaciones sobre el plan de infraestructura presentado por el mandatario y valorado en 2,25 billones de dólares.

Congreso de EE.UU. Foto: AFP
Congreso de EE.UU. Foto: AFP

Normalmente, Biden necesita al menos 10 republicanos para lograr las mayorías requeridas en el Senado, hoy día dividido en partes iguales entre ambos partidos.

Sin embargo, si los demócratas permanecen unánimes, lo que tampoco está garantizado, es posible que puedan aprobar el presupuesto a través de un procedimiento rápido conocido como reconciliación, que requiere menos votos. (Con información de AFP y EFE)

El proyecto

El proyecto incluye tres propuestas de gasto ya anunciadas por Joe Biden: el Plan de Empleo Estadounidense, de 2,3 billones de dólares; el Plan de las Familias Estadounidenses, de 1,8 billones, y 1,5 billones destinados a gastos discrecionales para el año fiscal 2022.

En términos de recaudación, el presupuesto propone aumentar los impuestos para los más ricos y las grandes corporaciones. Los componentes clave del plan fiscal incluyen una tasa impositiva corporativa del 28%, un impuesto mínimo global y medidas para prevenir deslocalizaciones de las multinacionales.

Según el plan, el nivel de gasto de 6 billones de dólares en 2022 aumentará gradualmente a 8,2 billones en 2031. Este gasto podría aumentar la deuda, que ahora representa más del 100% del Producto Interno Bruto. Se espera que alcance el 111,8% del PIB en 2022 y el 117% en 2031.

El presupuesto de Biden levanta la prohibición de financiar abortos con fondos federales, acorde con una promesa de campaña. La ausencia de la “enmienda Hyde”, presente en todos los prepuestos desde 1976, sin duda será objeto de un tenso debate en el Congreso, donde los republicanos intentarán reintroducirla. Esta disposición vigente hasta ahora limita a los casos de violación, incesto o peligro para la vida de la madre el uso de fondos federales para financiar abortos a través del sistema público de seguro médico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados