TRABAJO SOLIDARIO EN 70 PAÍSES

Médicos Sin Fronteras, otro año de asistencias alrededor del mundo

Desde los conflictos armados en Irak, Yemen, el brote de Ébola en República Democrática del Congo. Médicos Sin Fronteras y un repaso de sus trabajos en el año.

Nashwan, de 42 años, se prepara para la cirugía en la unidad de cuidados post-operatorio de MSF. Es uno de los muchos pacientes heridos de guerra que todavía luchan por recuperarse un año después del conflicto en Mosul. Foto: Sacha Myers/MSF
Una verdadera pesadilla en el Mediterráneo, en el que el Aquarius rescató 99 sobrevivientes de un barco de goma, pero un número desconocido de hombres, mujeres y niños seguían desaparecidos y se presume que se ahogaron. Foto: Laurin Schmid/SOS MEDITERRAN
Aiofe Ni Mhurchu, enfermera de Médicos Sin Fronteras (MSF), le entrega pastillas para el mareo a una de las 27 personas rescatadas en el mar cerca de una plataforma de petróleo al norte de Sabratah. Foto: Federico Scoppa
La enfermera y partera Furaha Bazikanya examina a una joven embarazada en uno de los dos espacios de consulta en una clínica móvil en el pueblo de Kier. ©Frederic NOY/COSMOS
Nigeria: Campo para desplazados internos en Monguno ©Maro Verli/MSF
Una integrante del equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) ayuda a una joven paciente afectada por una enfermedad congénita a probar una nueva prótesis 3D, gracias a la cual la niña pudo pintarse las uñas ©Hussein Amri/MSF
La vieja ciudad de Mosul, bombardeada en intentos para recuperar la ciudad del Estado Islámico, permanece inaccesible por presencia de bombas y artefactos. Foto: Sacha Myers/MSF
Bawma Yoame, de 56 años, se recupera en el hospital en Bunia, luego de que un ataque en su aldea lo dejó gravemente herido con múltiples cortes en la cabeza ©John Wessels
Rozia y Zubair, su hijo de dos meses, en el hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Goyalmara. Foto: Pablo Tosco/Angular
Los trabajadores de saneamiento rocían las manos y los pies de los refugiados congoleños que llegan a las orillas del lago Albert, en una región donde el cólera es endémico. Foto: Diana Zeyneb Alhindawi
Un hombre descansa en el refugio La 72 en México. Muchos de los migrantes llegan con heridas en los pies después de haber caminado durante días ©Juan Carlos Tomasi/MSF
Voluntarios locales de la Cruz Roja les ofrecen alimentos a las personas que se refugian en la plaza de Bihać, Bosnia-Herzegovina, cerca de la frontera con Croacia ©Kamila Stepien
Mama Kawala y sus dos hijos, que acaban de realizarse un chequeo en el centro local de nutrición terapéutica en Lwemba ©Léonard Pongo/NOOR
La arena se dispersa en el aire cuando una tormenta eléctrica sopla en la región de Hodh ech Chargui de Mauritania, el punto de partida para las operaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el campo de refugiados de Mbera y sus alrededores ©Nyani Quarmyne
Con 14 años, Mohammed y sus hermanos fueron secuestrados por un grupo armado en el norte de Nigeria y pasaron varios meses encerrados antes de escapar y reencontrarse con al menos una parte de su familia ©Juan Carlos Tomasi/MSF

Desde los conflictos armados en Irak, Yemen, el brote de Ébola en República Democrática del Congo, el éxodo de refugiados rohingya en el campo más grande del mundo en Bangladesh, o las operaciones de búsqueda y rescate en el Mar Mediterráneo, a lo largo de 2018 los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) brindaron asistencia médica en más de 70 países alrededor del mundo.

También fueron testigos de las mayores crisis humanitarias en el planeta y conocieron de primera mano las historias de nuestros pacientes y las comunidades a las que asistimos. 

Ya sea escapando de la violencia y las guerras, el impacto de desastres naturales, enfermedades o epidemias, cada una de las personas a las que atendemos tienen una historia única por contar. Historias de sufrimiento y vulnerabilidad, pero también de valentía y resiliencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados