LOS URUGUAYOS EN NEPAL SE ENCUENTRAN BIEN, AUNQUE AISLADOS

"Casi me tiro por la ventana"

El sábado pasado a las 10 de la mañana sonó el teléfono en la casa de la familia Nelsis. Era Ana Carolina Nelsis (27) que aún en shock había conseguido comunicarse con su casa en Montevideo y pudo contarle a su hermana que estaba bien, pese al devastador terremoto que ya comenzaba a copar los titulares noticiosos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las calles se abrieron y centenares de edificios se desplomaron. Foto: AFP

Carolina, como la llaman todos en su familia, era una de los siete uruguayos que se encontraban en Nepal ese día.

"Justo yo no estaba en casa porque había salido a hacer los mandados y la atendió mi otra hija. Cuando volví enseguida salió mi hija y me dijo: quedate tranquila, mamá, Carolina está bien. Hubo en terremoto en Nepal, pero ella está bien. Le contó que había tenido que pagar 350 dólares para que la dejaran estar en un hotel por una noche", relató a El País Silvia Porcal, la madre de la joven viajera.

Pero a medida que pasaban las horas y la familia de Carolina comenzaba a calibrar la magnitud de lo ocurrido, la guerra de nervios los fue ganando.

El domingo Silvia pudo comunicarse brevemente con su hija y le contó lo ocurrido.

"Esto fue terrible. Yo justo estaba en un edificio en Katmandú, en un quinto piso cuando empezó el terremoto. Casi me tiro por la ventana de la desesperación, pero por suerte la ventana estaba cerrada si no capaz que no estaba acá. Yo veía a la gente tragada por el concreto abajo en la calle, estaba con una amiga de Estados Unidos y otra de Nueva Zelanda y no podíamos creer, la calle era un caos". Fue este el relato que Carolina le hizo a su madre y que recordaba, casi palabra por palabra, un día más tarde.

Las réplicas continuaron en la capital nepalí, la gente estaba en pánico. Miles de nepalíes se habían quedado sin hogar, muchos fueron rescatados de los escombros. El domingo Carolina envió un mensaje por WhatsApp a su madre: "Por favor que alguien me saque de acá. Esto es un caos ni siquiera puedo sacar dinero porque no hay cajeros automáticos", rogó Carolina.

Una de las réplicas más fuertes sorprendió a la joven viajera en plena calle, cuando se disponía a regresar al hostel donde se hospedaba en precarias condiciones. "Del pánico me quedé paralizada en la calle, no me podía mover, por suerte vino alguien a sacarme porque la calle se empezaba a abrir", le contó a su madre.

La peripecia de Carolina continuó hasta que junto a sus amigas de viaje —dos estadounidenses y una neocelandesa— lograron refugiarse primero en la Embajada de Estados Unidos, donde pudieron alimentarse y luego en la de Brasil, donde consiguieron pernoctar hasta hoy.

El embajador uruguayo en la India, Carlos Orlando, la recibirá en forma personal luego de contactarla telefónicamente, al igual que hizo con los otros uruguayos que visitaban Nepal.

"No tengo palabras para agradecer la forma en que se ha portado la Cancillería y el embajador nuestro allá. Orlando me llamó para ponerse a las órdenes, también me llamó el canciller Nin Novoa, no tengo palabras para agradecerle", dijo a El País la madre de la joven.

Lo cierto es que la familia de Carolina cuenta las horas para volver a verla, sana y salva. La madre comenta que con su esposo siempre comentan que "Carolina siempre nos hace sentir adrenalina". Pero ya habían recibido con cierto alivio las palabras de su hija antes de partir a este viaje que había comenzado en Tailandia: "Mamá este es el último viaje que hago, me dijo. Quería recorrer Tailandia, la India. Una de las últimas veces que hablamos me dijo: me voy a las montañas del Himalaya, voy a ir con unos monjes tibetanos, estaba fascinada".

La capital nepalí se halla ahora sumergida en un profundo caos. La población espera y desespera por la ayuda sanitaria y alimentaria que llega con dificultades. Las réplicas no paran de sucederse y según los expertos (ver nota aparte) hay que esperar temblores de magnitud aún.

La cuenta de víctimas continúa creciendo hora a hora. Uno de los últimos balances ya hablaba de 4.010 fallecidos y más de 7.500 heridos. Las autoridades de salud temen que la cifra supere los 5.000 fallecidos.

Hace casi un siglo que la mítica ciudad del Reino de los Himalayas no padecía una catástrofe de esta naturaleza. Lo cierto es que en Nepal, un país con múltiples problemas estructurales, ya nada volverá a ser lo mismo.

Unicef lanzó una campaña.

El fondo para la infancia de Naciones Unidas, Unicef, lanzó una campaña para atender a los 2,8 millones de niños nepalíes en situación de emergencia por la catástrofe. Se puede contribuir enviando un sms al 3662 con la palabra Unicef para donar $ 10, o contactarse por el 2403 0308 interno 104, o el mail: [email protected]

Sismólogos advierten de réplicas de seis grados.

"El potencial sísmico de la zona es todavía elevado", afirmó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) sobre la situación en Nepal, donde la tierra sigue temblando. Los sismólogos consideran que en las próximas semanas habrá entre tres y 14 réplicas superiores a los 5 grados de magnitud.

Dentro de ese panorama, hay 54% de probabilidades de tener terremotos de magnitud superior a los 6 grados. Existe un 7% de posibilidades de que se registre una réplica aun más fuerte, cercana a los 7 grados. El sábado pasado Nepal fue devastado por un terremoto de 7,9 grados y por el momento no son nulas, aunque muy bajas, 2% las probabilidades de que se repita un fenómeno con la misma intensidad.

Del Everest a la búsqueda de un refugio.


"El terremoto nos agarró en nuestro camino al base camp del Everest pero por suerte no estábamos en zona de nieve. Vimos algunos desmoronamientos y casas derrumbadas pero por acá no fue tan grave por suerte. Ahora estamos bien y seguros en un pueblo llamado Khumjung, a un par de horas caminando de Namche", contó Federico Waksman, uno de los dos jóvenes uruguayos que estuvieron desaparecidos por casi 24 horas desde el terremoto del sábado en Nepal.

Waksman y su compañero de viaje, Juan Mariatti, se comunicaron con la Embajada uruguaya que hacía ingentes esfuerzos por hallarlos.

En el contacto con el embajador Carlos Orlando en India, Waksman remarcó que se encuentran bien de salud y lamentó no haber conseguido comunicarse antes.

"Tuvimos la comunicación esta mañana de que se habían contactado con la familia, luego se comunicaron con nosotros y yo los tengo en mi Whatsapp, así que los tenemos controlados, están bien", completó Orlando en declaraciones a la prensa local.

El diplomático uruguayo les aconsejó a los dos jóvenes viajeros que no se desplazaran a Katmandú, puesto que la capital nepalí vive en un estado de caos total. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados