Argentina decidió

Mayoría por rechazo al aborto

Un grupo de diputados propone promover un referéndum; un nuevo proyecto solo se podrá presentar a partir de marzo.

Movilización: durante toda la jornada los alrededores del Congreso se tiñeron de celeste (contrarios al aborto) y verde (a favor). Foto: AFP
Movilización: durante toda la jornada los alrededores del Congreso se tiñeron de celeste (contrarios al aborto) y verde (a favor). Foto: AFP

En Argentina el Senado iba camino esta madrugada a rechazar el proyecto de legalización del aborto, por una diferencia de al menos siete votos, y con miles de personas movilizadas en las calles defendiendo una y otra posición. El proyecto, que legalizaba la interrupción voluntaria del embarazo dentro de las 14 semanas de gestación, había sido aprobado en junio por la Cámara de Diputados.

De los 72 integrantes del Senado argentina, 38 anunciaron que votarían en contra de la legalización del aborto, 31 que lo harían a favor, dos se abstendrían y uno se ausentaría de sala.

Una de las últimas en hablar iba a ser la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que está a favor del aborto.

Rechazado anoche el proyecto de legalización, el aborto solo se mantiene habilitado en Argentina en caso de violación o peligro para la vida de la madre. En América Latina, el aborto solo es libre en Cuba, ciudad de México y Uruguay (dentro de las 14 semanas de gestación).

El debate comenzó pasada la hora 10, con una proyección de 37 senadores en contra de la legalización del aborto, 31 a favor, dos indecisos, una abstención y un ausente. Cuando ya iban algunas horas de sesión, uno de los indecisos anunció su voto en contra del aborto, fortaleciendo la proyección de que el proyecto no saldría aprobado.

Y esta tendencia se consolidó más tarde cuando cayeron las negociaciones para aprobar un proyecto alternativo de despenalización. Esta posibilidad había surgido después de que la senadora Lucila Crexell (Movimiento Popular de Neuquén), que había anunciado que se abstendría, presentó un proyecto que despenaliza el aborto dentro de la semana 12 de gestación. La diferencia es que con la legalización la mujer no solo no es pasible de una condena penal, sino que además se le reconoce la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho a ser garantizado por el Estado. En el caso de la despenalización, esta última parte no estaría incluida.

La despenalización surgió como plan de emergencia ante una derrota segura de la legalización. Se planteó como una forma de terminar la jornada habiendo avanzado un paso en el camino hacia la legalización, explicaron los promotores de la idea. A este intento se sumó Rodolfo Urtubey (Partido Justicialista), uno de los senadores que se oponen a la legalización pero apoyan un avance de la despenalización.

Pero a media tarde las gestiones se empantanaron. La alternativa no resultó tentadora para la mayoría de los detractores de la legalización. Tampoco para buena parte de los promotores del proyecto que se votó en Diputados. "No podemos conformar a la gente con migajas", dijo Inés Pilatti Vergara, integrante de la bancada kirchnerista.

El bloque que lidera Cristina Kirchner nunca formó parte de las gestiones para avanzar con la despenalización. El plan, impulsado por un grupo de diputadas, tampoco dejó conformes a referentes de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Otro de los actores que puso un freno a esas gestiones fue el jefe del Bloque Justicialista, Miguel Pichetto. Desde la noche del martes, el senador dejó claro que la sesión de ayer miércoles no era el escenario adecuado para avanzar con un proyecto alternativo.

Caído el plan de emergencia, el camino quedó despejado para el rechazo al proyecto aprobado en Diputados.

Manifestaciones.

Mientras en el reciento del Senado se debatía la suerte del proyecto, que ya horas antes del final se anticipaba negativo, dos manifestaciones colmaron los alrededores del Congreso en Buenos Aires, separadas por dos vallados. Pañuelos verdes identificaron a quienes están por "el derecho a elegir" y los celestes a quienes rechazan el aborto.

En varias ciudades de América Latina, como Ciudad de México, Lima, Río de Janeiro, Santiago y Montevideo, grupos a favor de la legalización del aborto se manifestaron frente a las sedes diplomáticas de Argentina.

En Madrid, dos activistas del grupo Femen se plantaron frente a la embajada con los pechos desnudos y pancartas que decían "Aborto libre en Argentina" y "Que sea ley".

Anoche, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, ofició una misa en la catedral de la capital argentina, retransmitida desde una pantalla gigante ubicada en una Plaza de Mayo, a un kilómetro de la sede del Senado.

De haberse aprobado el proyecto, Argentina hubiera sido el tercer país de América Latina con aborto legal, sumándose a Cuba y Uruguay. También se permite en la Ciudad de México.

Al no aprobarse anoche la legalización del aborto, el proyecto cayó por lo que resta del año. Podrá volver a presentarse en marzo, cuando arranque el período parlamentario 2019. Si es así, tendrá que volver a pasar por las instancias que ya superó de Diputados y Senado.

Consulta popular.

Ahora sectores a favor de la ley evalúan convocar un referéndum. "Cuando hay una Cámara que opina de una manera y otra que piensa de otra manera, demuestra que la representación del pueblo está dividida. Eso amerita, tal vez, un sistema de decisión de democracia directa que prevé la Constitución a través de la consulta vinculante. Es posible que propongamos esto", adelantó Daniel Lipovetzky, diputado del oficialista Cambiemos y que tuvo a su cargo el debate en la cámara baja.

Al igual que ocurrió en la cámara de Diputados, las posiciones de los senadores fueron individuales y no respondieron a líneas partidistas.

"No aprobar la ley no es una respuesta. Aunque salgamos de esta sesión diciendo que el aborto debe ser penado con cárcel, mañana seguirá habiendo abortos en Argentina. Si no es con ley serán de manera clandestina", advirtió el senador Eduardo Aguilar, del Partido Justicialista.

En el otro bando, la senadora María Tapia, de la Unión Cívica Radical, integrante de Cambiemos, sostuvo que "todos coincidimos en que nos preocupa la vida de las mujeres, pero con la aprobación de esta ley se va a generar un fomento, una aprobación de esta práctica".

El presidente Mauricio Macri celebró que se haya producido el debate sobre el aborto en los últimos meses y aseguró en una carta, antes de la votación, que "no importa cuál sea el resultado, hoy (por ayer) ganará la democracia".

"Casos de violación sin violencia"

Entre las intervención que más polémica levantaron ayer, estuvo la de Rodolfo Urtubey, senador de Salta por el Partido Justicialista, quien se opone al aborto. Urtubey se refirió a casos de violación "sin violencia". Luego, en diálogo con La Nación, Urtubey dijo que "se malinterpretó" su intervención. "Creo que hay que ampliar las causales para el aborto no punible. Hay que extenderla para casos de violaciones en las que no siempre hay un forzamiento físico sino una violencia estructural. Son casos de dominación, como las violaciones intrafamiliares. En vez de decir que no hay violencia debería haber dicho que no hay un forzamiento físico", se corrigió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)