La equilibrista se salvó

May superó la censura, pero la crisis por el Brexit persiste

La primera ministra fue respaldada en su partido por 200 votos contra 117.

Theresa May: hoy participará de la cumbre de la UE en Bruselas. Foto: Reuters
Theresa May: hoy participará de la cumbre de la UE en Bruselas, donde buscará nuevos compromisos para el acuerdo por el Brexit. Foto: Reuters

La primera ministra británica Theresa May superó ayer miércoles una moción de censura presentada por parlamentarios de su partido Conservador, pero más de un tercio de los legisladores dijo que ya no era la líder adecuada para implementar la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

A menos de cuatro meses del 29 de marzo, la fecha prevista para la salida del bloque europeo, el caos reina en el Brexit, con opciones que van desde un posible adiós sin acuerdo a la celebración de otro referéndum que podría revertir el proceso.

Tras dos horas de votación en la Cámara de los Comunes, se anunció que 200 legisladores conservadores habían votado a favor de May, pero 117 en contra, lo que indica que una división de tres décadas sobre la pertenencia a Europa sigue sin cerrarse y que la propuesta del gobierno para el Brexit está en peligro.

Los partidarios de May dijeron que el resultado mostró que el partido Conservador ahora debería respaldarla, pero el grupo que apoya un Brexit duro dijo que debería renunciar.

“Es un resultado terrible para la primera ministra”, dijo a la cadena de televisión BBC Jacob Rees-Mogg, líder de una facción en el partido. “Debe darse cuenta de que, según todas las normas constitucionales, debe ir a ver a la reina con urgencia y renunciar”.

¿Qué puede pasar?

Ratificación. La votación en el Parlamento se celebrará antes del 21 de enero. Reforzada por su victoria de ayer, tal vez May logre el apoyo de una mayoría de diputados, lo que llevaría a un Brexit tranquilo, con un período de transición hasta finales de 2020 pero ampliable hasta 2022.

Elecciones. El rechazo del acuerdo podría marcar el fin definitivo de May, que podría verse obligada a dimitir si pierde por una mayoría aplastante o convocar elecciones generales anticipadas.

Brexit sin acuerdo. A partir del 29 de marzo las relaciones económicas entre el Reino Unido y la Unión Europea pasarían a estar regidas por las reglas de la OMC y se deberían aplicar de forma urgente una multitud de controles aduaneros y reglamentarios.

Segundo referéndum. La primera ministra siempre ha rechazado la idea de una segunda consulta sobre el Brexit, pero la idea ha ganado terreno en los últimos tiempos dada la fuerte resistencia con la que choca su plan de salida de la Unión Europea.

Chris Grayling, ministro de Transporte de May, sostuvo por su parte que fue una victoria cómoda.

May dijo que escucharía a quienes votaron en su contra y que buscará garantías para la parte más controvertida de su plan: una política que impida una frontera en Irlanda.

May tiene previsto reunirse con líderes europeos hoy jueves en una cumbre en Bruselas, para intentar conseguir más garantías que calmen a sus críticos en Londres.

Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que ninguno de los 27 miembros restantes de la UE tiene intención de modificar el acuerdo.

El Brexit es la decisión política y económica más importante de Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial.

El resultado final modelará su economía, tendrá consecuencias de largo alcance para la unidad del país y determinará si Londres puede mantener su lugar como uno de los dos principales centros financieros mundiales.

Ayer la libra esterlina subió a 1,2672 dólares tras conocerse el resultado de la votación a favor de May, aunque luego ca- yó a 1,2605 dólares, pero todavía con un alza de un 1% en la sesión.

May accedió a la jefatura del gobierno tras la agitación generada por el referéndum de 2016, pero se comprometió a cumplir el Brexit como una forma de curar a un país dividido.

Ayer, poco antes de la votación en el partido Conservador, May trató de ganarse a los legisladores indecisos prometiendo que renunciaría antes de las elecciones legislativas de 2022 y que no aspiraría a un nuevo período como primera ministra.

Los diputados que apoyan el Brexit en su partido acusan a May de traicionar en las negociaciones lo que votaron sus compatriotas, mientras que quienes se oponen a la salida de la UE dicen que ha negociado un pacto que es el peor de todos los mundos: fuera de la UE y sin poder opinar sobre las reglas que debe cumplir.

May aseguró que ha “escuchado” a los más de un centenar de diputados que votaron contra ella, y se comprometió a intentar obtener “garantías legales y políticas” adicionales en la cumbre que comienza hoy jueves en Bruselas.

La votación de ayer miércoles en la bancada del partido Conservador se dio dos días después de que May suspendiera una instancia en el Parlamento porque no tenía garantizada la aprobación del acuerdo por el Brexit pactado con la UE. Ahora, ya superada la moción de censura, afronta el reto de regresar a la Cámara de los Comunes antes del 21 de enero con un nuevo texto que obtenga un respaldo mayoritario.

Apoyo del gabinete.

Varios ministros salieron ayer a respaldar a May luego del fracaso de la moción de censura en el partido Conservador. “Este es el momento de unirnos, cumplir con el Brexit y mucho más”, dijo el ministro de Interior, Sajid Javid, cuyo nombre estaba en las listas de posibles candidatos a sustituir a May en caso de que hubiera perdido la votación.
La ministra de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, celebró el “sólido resultado”, mientras que el responsable de Economía, Philip Hammond, declaró que “ahora es el momen-to de centrarse en el futuro” y respaldar un acuerdo que “cumple con el resultado del referéndum” de 2016, en el que el 51,9% de los votantes eligió el Brexit.

Riesgo persiste.

La victoria de May significa que su partido no puede someterla a una nueva moción de confianza en los próximos doce meses, aunque sí podría enfrentarse a una moción de censura contra su Gobierno si la oposición laborista decide presentarla en el Parlamento.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, aseguró que el resultado de la moción “no cambia nada”, y consideró que el Gobierno ha perdido la mayoría en el Parlamento y se encuentra “sumido en el caos”.

El Partido Nacionalista Escocés (SNP) y otras formaciones de la oposición han presionado a Corbyn en los últimos días para que fuerce una votación contar el Ejecutivo en los Comunes, aunque el laborista se ha resistido hasta ahora.

La ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, declaró por su parte que la victoria de la primera ministra es “pírrica” y consideró que “su tiempo en el cargo es limitado”. “Cada día que ella se niega aceptar esto es otro día perdido”, indicó la líder del SNP, que insistió en que su formación defiende la convocatoria de un segundo referéndum sobre el Brexit.

El factor irlandés.

May reiteró que está “decidida a terminar la tarea” de sacar a Reino Unido de la UE el próximo 29 de marzo.

El texto que selló con la UE, 585 páginas fruto de 17 meses de difíciles negociaciones, provoca rechazo principalmente por el denominado “backstop”: un mecanismo ideado para evitar la reinstauración de una frontera en la isla de Irlanda con Irlanda de Norte, por temor a debilitar el Acuerdo de Paz de 1998, que puso fin a 30 años de sangriento conflicto.

Los que están al acecho.

Boris Johnson
Boris Johnson
El eterno rival

El exalcalde de Londres fue uno de los artífices de la victoria del Brexit en el referéndum de 2016. Nombrado ministro de Relaciones Exteriores por Theresa May, no dejó de criticar su estrategia antes de dimitir en julio para convertirse en uno de sus más feroces rivales en el Partido Conservador. Carismático, popular y políticamente hábil, “Bojo”, de 54 años, ha provocado divisiones en el partido.

Dominic Raab
DOMINIC RAAB
El joven Lobo

Los corredores de apuestas lo daban ayer miércoles como favorito para reemplazar a Theresa May. “Siempre he dicho que no lo excluía”, responde este diputado ultraliberal de 44 años. Ardiente defensor de la salida de la UE, aficionado al karate y al boxeo, fue brevemente ministro para el Brexit entre julio y noviembre, antes de dimitir por su desacuerdo con el texto.

Sajid Javid
SAJID JAVID
El candidato consensual

Exbanquero e hijo de un conductor de autobús paquistaní, el ministro del Interior Sajid Javid, de 49 años, es la cara de un Reino Unido moderno y multicultural y una personalidad influyente del partido conservador. Es partidario del thatcherismo y del libre comercio, pero a pesar de haber sido euroescéptico se pronunció contra el Brexit en el referéndum de 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)