Los cuadernos de las coimas

Máximo K declaró por las coimas: es una "venganza"

El hijo de los Kirchner apuntó al juez y al gobierno de Macri.

El diputado es el líder de la organización La Cámpora. Foto: La Nación (GDA)
El diputado es el líder de la organización La Cámpora. Foto: La Nación (GDA)

Máximo Kirchner, hijo de los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner, declaró ayer martes en la causa de "los cuadernos de las coimas", que investiga el pago de sobornos millonarios a cambio de contratos con el Estado argentino. Máximo adoptó la misma estrategia que su madre cada vez fue a declarar: entregar un escrito desligándose de las acusaciones y achacando todo a una campaña política orquestada por el gobierno de Mauricio Macri para desprestigiar a las administraciones kirchneristas.

El hijo de los Kirchner se presentó por requerimiento del juez Claudio Bonadio, a quien entregó el escrito. "No existe ningún elemento probatorio que justifique tan siquiera remotamente mi citación", dice en el texto.

Máximo Kirchner se vio involucrado en la causa por declaraciones de un "arrepentido", el exsecretario de Obras Públicas José López —preso desde 2016 cuando se lo agarró intentando esconder bolsas con casi 9 millones de dólares en un monasterio—, quien aseguró que el hijo del matrimonio presidencial recibió algunos de los pagos por coimas entregados por importantes empresarios.

En su comparecencia, Máximo Kirchner manifestó dudas sobre la declaración de López y pidió que se le permitiera revisarla, informó ayer el diario La Nación.

En la causa, su madre Cristina fue considerada como "jefa de una asociación ilícita", por lo que el juez pidió su desafuero y ordenó su prisión preventiva. Pero la expresidenta y actual senadora no puede ser detenida debido a su inmunidad parlamentaria, aunque sí se le puede juzgar y condenar. Lo mismo aplica para su hijo Máximo, quien es diputado.

La trama de sobornos fue destapada por La Nación al divulgar en agosto una serie de detallados cuadernos que llevó un chofer del ministerio de Planificación. A esas anotaciones se han sumado las confesiones de arrepentidos, la mayor parte de ellos empresarios, pero también dos exfuncionarios claves de los gobiernos kirchneristas.

Se investiga desde el primer gobierno del ya fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) a los dos mandatos de Cristina Kirchner, finalizados en 2015.

Máximo, de 41 años y líder de la organización kirchnerista La Cámpora, se despachó en su escrito contra la investigación del juez Bonadio.

"Resulta sorprendente que un expediente judicial, en tan pocos meses de trámite, reúna semejante cantidad de irregularidades, ilicitudes y actividades delictivas como las que se dan en el presente proceso", sostuvo el hijo de los Kirchner.

"Estamos en presencia de una nueva imputación falsa, repito, construida con el solo propósito de denostar a dirigentes políticos opositores y, al propio tiempo, tomar venganza respecto de algunos de ellos, quienes han impulsado en contra de Bonadio su juicio político", señaló Máximo Kirchner en su escrito.

"Hacerme partícipe de una asociación ilícita integrada por decenas de personas, a muchas de las cuales no conozco, e incluso por familiares directos del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y empresarios que le resultan afines, ingresa a un terreno tan ridículo que me exime de mayores comentarios", sostuvo el diputado.

Al reclamar su sobreseimiento y negar los cargos, Máximo Kirchner aseguró que se le acusa porque "el show debía continuar".

En su declaración, el "arrepentido" López dijo que el dinero que él recibía de las empresas contratistas del Estado era utilizado para financiar a La Cámpora, e involucró a otros dirigentes de esta organización además de Máximo Kirchner.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)