La tensión en Medio Oriente

Máxima tensión en Cisjordania por ataques palestinos

Al menos dos soldados murieron; Israel bloqueó Ramala, donde está la sede del gobierno palestino.

Colonos judíos manifestando frente al domicilio de Netanyahu. Foto: Reuters
Colonos judíos manifestando frente al domicilio de Netanyahu. Foto: Reuters

Una seguidilla de ataques palestinos contra Israel, en los que murieron al menos dos soldados israelíes, elevaron al máximo otra vez la tensión en Cisjordania. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, anunció que medidas punitivas como respuesta al repunte de la violencia por parte de los palestinos. La más inmediata anunciada por Netanyahu fue "acelerar la demolición de las casas familiares" de los atacantes palestinos, dentro de las próximas 48 horas.

También anunció la revocación de los permisos de salida de Cisjordania a "los familiares de terroristas y colaboradores", además del bloqueo de la población palestina de Al Bireh, cerca de la ciudad palestina de Ramala, sede del Gobierno palestino.

Según concretó, las fuerzas de seguridad incrementarán "las detenciones administrativas de los miembros" del movimiento islamista palestino Hamás en Cisjordania, donde el Ejército ha reforzado las tropas para capturar a los palestinos involucrados en los ataques y "contrarrestar las infraestructuras de las que partieron".

Netanyahu adelantó que procederá a la regularización de miles de viviendas en colonias judías de Cisjordania, que fueron construidas, dijo, "de buena fe y cuyo estatus legal no ha sido regulado hasta ahora (por la ley israelí)".

El primer ministro también pidió al fiscal general, Avichai Mandelblit, que tome medidas legales para permitir la construcción de 82 nuevos domicilios en el asentamiento judío de Ofra, cerca de donde tuvo lugar el ataque del pasado domingo que hirió de gravedad a una mujer embarazada y costó la vida del bebé que nació de forma prematura por cesárea.

En menos de una semana se han producido seis ataques: uno con arma de fuego el domingo, dos intentos de atropello el martes, un tiroteo mortal y otro intento de atropello ayer jueves, todos en Cisjordania, además de un apuñalamiento también ayer en Jerusalén Este.

Las fuerzas de seguridad israelíes abatieron a tiros al atacante palestino en Jerusalén y al conductor del vehículo que intentó atropellar a un grupo de soldados ayer, mientras que continúa la búsqueda del autor del tiroteo que mató a dos uniformados.

Los últimos meses, Cisjordania vivió un recrudecimiento de la violencia por la que varios responsables israelíes lanzaron advertencias, justo cuando regresaba una precaria normalidad en la Franja de Gaza.

El presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abas condenó los ataques antisraelíes pero subrayó los bombardeos israelíes como una causa potencial de la ira palestina.

"El clima creado por la política de repetidas incursiones en las ciudades, las provocaciones contra la soberanía del presidente y la falta de un horizonte para la paz es lo que llevó a esta serie inaceptable de violencia que condenamos y rechazamos", dijo.

Entre Cisjordania y Jerusalén Este, más de 600.000 colonos israelíes coexisten a menudo de manera conflictiva con tres millones de palestinos.

Reclamo colonos.

Representantes de los colonos judíos en Cisjordania pidieron medidas urgentes, como el cierre de una de las principales carreteras a la circulación de palestinos, en respuesta a los ataques.

"Le pido al primer ministro que gestione el terrorismo como hace falta", instó Yisrael Ganz, el presidente del Consejo Regional de Benjamin —región central de Cisjordania—, donde se produjo el ataque, y dijo que "el primer paso debe ser una prohibición total e inmediata de los viajes de la población árabe por la carretera 60", informó el diario Times of Israel.

Shai Alon, presidente de Beit El, una colonia próxima al lugar del ataque, pidió al liderazgo israelí "repensar la política de carreteras abiertas" en Cisjordania, y señaló que es "inconcebible" que semana tras semana los residentes aguanten "tiroteos con fallecidos en las carreteras". "Las carreteras deben ser cerradas a los palestinos de inmediato", exigió.

Por su parte, Hananel Dorani, el presidente de Yesha, un conjunto de colonias, sugirió el cierre de las entradas a la ciudad palestina de Ramala.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)