ELECCIONES EN COSTA RICA

Matrimonio homosexual domina campaña

Diputado evangélico lidera la intención de voto en Costa Rica.

Diputado Fabricio Alvarado. Foto: Reuters
Diputado Fabricio Alvarado. Foto: Reuters

Costa Rica realiza hoy domingo la elección presidencial, en la que el matrimonio igualitario dominó el debate del conservador país y en la cual varios candidatos tienen posibilidades de pasar a una probable segunda vuelta.

Una reciente resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), que insta a Costa Rica y al resto de Latinoamérica a equiparar los derechos de la comunidad LGBTI, dio un vuelco a la campaña y opacó por completo otros temas como la crisis fiscal o el récord de homicidios.

El principal beneficiado fue el diputado evangélico Fabricio Alvarado, cantante de música cristiana de 43 años, cuya férrea oposición a la unión de personas del mismo sexo lo llevó al primer lugar de las preferencias electorales.

El aspirante llegó a amenazar con sacar a Costa Rica del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, denunciando que la Corte IDH —con sede en San José— violenta la soberanía del país y amenaza los valores de la "familia tradicional".

Su ascenso en las encuestas hizo que otros candidatos adoptaran un discurso más radical, como el exministro Antonio Álvarez Desanti, exitoso empresario bananero de 59 años, que puntea segundo en la mayoría de los sondeos al frente del poderoso partido Liberación Nacional.

Sin embargo, ningún candidato llegaría al 40% necesario para ganar en primera vuelta y varios mantienen opciones de pasar al balotaje en abril, incluyendo al polémico exministro Juan Diego Castro y su mano dura contra el crimen.

"Podría pasar cualquier cosa. Un enfrentamiento entre Fabricio Alvarado y Álvarez Desanti en segunda vuelta es lo más probable, pero no podemos descartar cualquier escenario", dijo Mauricio Muñoz, de la encuestadora local OPol Consultores.

Sólo tres de los 13 candidatos respaldaron sin matices el matrimonio igualitario, muestra de que en Costa Rica, pese a ser la nación más progresista de Centroamérica, la mayoría sigue viendo tabú temas como el aborto o la fecundación in vitro.

De ellos, el que más posibilidades tiene de alcanzar la segunda vuelta es el oficialista Carlos Alvarado, exministro de 38 años y cercano aliado del presidente Luis Guillermo Solís que subió aceleradamente en la recta final de la campaña.

Hay 3,3 millones de habilitados a votar para eleggir presidente y también a 57 diputados del Congreso después de una campaña dominada por la apatía y el escepticismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)