VIDEO

Matan al terrorista de Berlín pero falta mucho por aclarar

El tunecino circuló por Europa sin problemas; sospechan que planeaba atentar en MilánUno fue herido en un hombro pero está bien en el hospital.

Presunto autor del atentado de Berlín fue abatido en Milán
Presunto autor del atentado de Berlín fue abatido en Milán

La muerte del tunecino Anis Amri en Milán cerró de hecho la cacería contra el que era el hombre más buscado de Europa tras la matanza del lunes en Berlín. Pero, por otra parte, su muerte plantea una serie de interrogantes que por ahora no tienen respuesta.

¿Cómo hizo el tunecino para cruzar medio continente, desde Berlín a Milán, sin ser detenido y reconocido? ¿Qué venía a hacer a Italia? ¿Cuál era su destino final? ¿Contaba con apoyos? ¿Estaba intentando salir de Europa y escapar a otro país?

El último viaje del terrorista responsable del atentado del lunes en Berlín —con el que mató a 12 personas—, comenzó en la estación ferroviaria de Chambery, la pequeña localidad francesa a los pies de los Alpes, donde Amri llegó procedente precisamente de Berlín.

Sin documentos ni un celular, con pocos euros en el bolsillo, Amri llevaba consigo una pequeña mochila en la que escondía una pistola.

"Era como un fantasma", dijo el jefe de la Policía de Milán, Antonio De Iesu.

El tunecino partió a bordo de un tren desde Chambery para dirigirse a Turín, donde llegó en la noche del jueves.

En la ciudad del norte de Italia estuvo alrededor de tres horas: según parece, no tuvo contactos con nadie. Los investigadores italianos están revisando muy atentamente las imágenes de las telecámaras de seguridad de la estación de trenes para descubrir qué es lo que hizo Amri, sobre todo si conversó —o se encontró— con otras personas.

Ya entrada la madrugada del viernes llegó a la estación central de Milán. Luego se subió a un bus y llegó hasta Sesto San Giovanni, una localidad de la gran área industrial milanesa.

A las tres de la madrugada una patrulla de la Policía italiana le pidió los documentos para un control de rutina. Amri sacó una pistola de la mochila y disparó contra uno de los dos agentes. El otro policía respondió al fuego: fue alcanzado por dos balazos, uno de los cuales lo mató.

Quizás los investigadores italianos lograrán encontrar respuesta a sus interrogantes gracias al celular encontrado en el "camión-homicida" de Berlín, datos que están siendo investigados por las fuerzas de la seguridad alemana.

Habrá que ver si, por ejemplo, Amri tenía llamados en entrada, o en salida, con Italia.

Una etapa clave en la vida del tunecino son los cuatro años durante los cuales estuvo encerrado en una cárcel en Sicilia. ¿Entró en contacto con personas que lo ayudaron en Berlín o luego en su fuga a través de Francia e Italia?

Sesto San Giovanni no parece ser un lugar elegido por casualidad: este centro industrial a dos pasos de Milán cuenta con una fuerte presencia de migrantes norafricanos. No se descarta por lo tanto que el objetivo de Amri era el de esconderse en la casa de algún amigo o conocido.

Por el momento, en Italia hay dos hipótesis, una de la inteligencia y la otra de los expertos en antiterrorismo.

Según la primera, Amri se trasladó a Milán para conseguir documentos falsos. Muy cerca de la estación ferroviaria de Sesto hay un barrio donde se encuentra una mezquita y en el que la policía ya había encontrado la presencia de lugares especializados en la fabricación de documentos falsos.

Por otra parte, hace un tiempo Amri fue arrestado en Alemania con un documento de identidad italiano que resultó ser falso. Sesto es, por otra parte, un lugar desde donde salen muchos buses que van desde Italia al extranjero, por ejemplo a los países del este europeo.

Pero hay otra posibilidad: quizás Amri llegó a Italia porque quería llevar a cabo un último acto de venganza, una suerte de testamento, un gesto para invitar a sus "hermanos" a seguir atacando al mundo occidental.

Merkel agradeció a Italia
Merkel agradeció a Italia "por la estrecha colaboración" en captura del tunecino. Foto: Reuters

Video.

A la hora de enfrentarse con los policías en Milán, Amri gritó "Allahu Akbar" (Alá es grande). Según los medios italianos, Anis vivió en Italia durante varios años.

Tras salir de su país natal, Túnez, en 2010, se instaló en Sicilia, supuestamente huyendo de un delito de robo por el que fue condenado a cinco años de cárcel.

Tras mudarse después a una localidad cerca de Catania, Amri cometió varios delitos de violencia, robo e incendio que le llevaron a cumplir una condena de cuatro años de prisión en Italia.

En 2015, tras ser puesto en libertad, fue llevado a un centro para su deportación, pero tras medio año se instaló en Alemania.

Ayer se divulgó un video en el que Amri le da rienda suelta a toda su furia. En el video que dejó como "testamento", jura "lealtad" al Estado Islámico y habla de venganza por los musulmanes asesinados en ataques y bombardeos.

"Juro lealtad al príncipe de los fieles Abu Bakr al Baghdadi. Venimos a degollarlos como cerdos", afirma en un video el asesino del mercado navideño de Berlín, publicado en las redes sociales oficiales del grupo yihadista.

En la filmación de más de dos minutos, el tunecino aparece afeitado, tiene el cabello corto y una chaqueta negra. Además, lleva auriculares y aparentemente graba solo el video, como si fuera una "selfie".

Contra Occidente se dirige y pide a los "hermanos" de la Yihad: "Cada ser humano en condiciones de combatir, que vaya a matar en toda Europa a los cerdos cruzados".

Merkel.

La canciller alemana, Angela Merkel, agradeció a Italia "por la estrecha colaboración" en la captura del tunecino Anis Amri. "Nuestro gran agradecimiento a la Policía italiana, a la seguridad y a la Justicia por la estrecha colaboración en este caso", dijo Merkel en un discurso dirigido al país, transmitido por la televisión alemana.

UNO FUE HERIDO EN UN HOMBRO PERO ESTÁ BIEN EN EL HOSPITAL.

Scatà y Movio, los dos nuevos héroes italianos.

Italia saludaba ayer viernes como a verdaderos héroes a los dos policías que pusieron fin a la fuga del tunecino Anis Amri.

Los homenajes llovían para Luca Scatà, de 29 años, policía de origen siciliano todavía en formación, y para su compañero de equipo Christian Movio, de 36 años. "Consideramos a esos dos muchachos como personas extraordinarias, muy jóvenes, que simplemente cumpliendo con su deber, hicieron un servicio extraordinario a la comunidad", declaró el ministro del Interior, Marco Minniti.

El jefe de gobierno Paolo Gentiloni se hizo eco del torrente de elogios que inundaron la página Facebook de Luca Scatà, algunos de los cuales pedían al gobierno que le otorgara una condecoración.

El viernes de madrugada durante un simple control policial, Scatà disparó dos veces contra Anis Amri, luego de que este abriera fuego en su dirección. Los disparos del joven policía fueron mortales. Christian Movio, quien resultó herido en un hombro en el intercambio de disparos, fue hospitalizado en Milán pero su vida no está en peligro. La foto ampliamente difundida del policía hablando por teléfono en su cama del hospital refleja su estado de salud. En cuanto al padre del joven agente, Giuseppe Scatà, expresó su alegría de que su hijo estuviera con vida. "Es un muchacho valeroso y cumplió con su deber", declaró a los periodistas. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados