LA MARCHA DE LA PANDEMIA

La mascarilla vuelve en EE.UU. por avance de la variante Delta del COVID-19

Biden dijo que este anuncio muestra que se debe “mejorar” sus tasas de vacunación y añadió que considera ordenar la inmunización obligatoria a los dos millones de empleados federales del país.

Dos mujeres con tapaboca caminan por la Estación Central en Nueva York. Foto: AFP
Dos mujeres con tapaboca caminan por la Estación Central en Nueva York. Foto: AFP

En Estados Unidos vuelve la mascarilla. Las personas vacunadas contra el COVID-19 en zonas de alto riesgo deben volver a usarla, dijo ayer martes la máxima autoridad de salud estadounidense, un cambio obligado por la rápida propagación de la variante Delta.

El presidente Joe Biden dijo que este anuncio muestra que Estados Unidos debe “mejorar” sus tasas de vacunación y añadió que considera ordenar la inmunización obligatoria a los dos millones de empleados federales del país.

Dos meses y medio después de aconsejar a quienes habían recibido el esquema completo de las vacunas contra el COVID-19 que fueran sin mascarilla la mayor parte del tiempo, incluso en interiores, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) cambiaron sus directrices.

Aunque las directrices de los CDC no son de cumplimiento obligatorio, suelen marcar tendencia e influir en las medidas de las autoridades estatales y locales.

Rochelle Walensky, directora de los CDC, explicó por su lado que los nuevos datos muestran que, si bien las vacunas son efectivas contra la variante Delta, en los inusuales casos en que hay contagio entre personas inmunizadas se registra un mayor riesgo de transmisión.

Por esto, “en áreas donde hay transmisión sustancial y alta, los CDC recomiendan que las personas completamente vacunadas usen máscaras en lugares públicos cerrados”, recomenzó.

Según los datos más recientes de los CDC, gran parte del sur de Estados Unidos experimenta una transmisión alta, mientras que zonas con altas tasas de vacunación del noreste del país exhiben una transmisión comunitaria moderada.

Joe Biden. Foto: AFP
Joe Biden. Foto: AFP

En otro revés, la Casa Blanca también ordenó a todo su personal volver a llevar mascarilla debido a las tasas de transmisión local en Washington.

Según los últimos datos de los CDC, el 63% de los más de 3.200 condados del país está experimentando una transmisión considerable o alta.

Se considera transmisión considerable entre 50 y 100 casos diarios por cada 100.000 habitantes durante un promedio de siete días, mientras que la transmisión alta implica más de 100 casos por cada 100.000 personas sobre el mismo promedio.

Nuevas medidas.

En un comunicado divulgado poco después del anuncio de los CDC, Biden dijo que anunciará mañana jueves los nuevos pasos que dará su gobierno para superar el estancamiento del proceso de vacunación en Estados Unidos, a pesar de que es el país con el mayor suministro del mundo.

Biden dijo que está “considerando” la posibilidad de hacer que las vacunas sean obligatorias para los aproximadamente 4 millones de estadounidenses que trabajan para el Gobierno federal, algo que podría ordenar de forma unilateral.

“Si usted no está vacunado, no es ni la mitad de listo de lo que yo creía”, afirmó.

Está por ver si el presidente volverá a llevar mascarilla en su día a día en la Casa Blanca, aunque la vicepresidenta, Kamala Harris, ya se la puso ayer martes para un acto con líderes indígenas.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP
Vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP

El Distrito de Columbia -donde se encuentran Washington y la Casa Blanca- alcanzó justo este martes el índice “notable” de contagios, con 52 casos por cada 100.000 habitantes en la última semana.

A pesar de la gravedad de la pandemia, que ha dejado más de 610.000 muertes en Estados Unidos, muchos estados gobernados por republicanos se resistieron el año pasado a ordenar el uso obligatorio de las mascarillas.

El lunes, el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) anunció que sus más de 115.000 trabajadores de la Salud tendrán que vacunarse contra el covid, convirtiéndose en la primera agencia federal en dar una orden semejante.

El 49% de la población estadounidense está completamente vacunado.

Eric Cioe-Pena, director de Salud Global de Northwell Health en Nueva York, dijo a AFP que la medida de los CDC “es una solución a un problema que existe porque tenemos altos niveles de personas que no están vacunadas”.

“El principal predictor de cuánto aumentará el covid en un área es su tasa de vacunación”, agregó, por lo cual las áreas con mayor población inmunizada quedarán exentas de la nueva recomendación de usar tapaboca.

Según un artículo publicado recientemente en la revista Virological, la carga viral de los pacientes con Delta era 1.000 veces mayor que la de los contagiados durante la primera ola del virus en 2020.

El mes pasado, Israel reimpuso la obligación de llevar mascarilla apenas 10 días después de haberla retirado. Algunas autoridades locales estadounidenses, como en Los Ángeles han tomado ya medidas similares.

Escuelas.

Con un auge de los contagios de casi el 47% en todo Estados Unidos en la última semana, los CDC también quisieron tomar medidas este martes para propiciar que las escuelas del país puedan volver a abrir a plena capacidad.

Con ese objetivo, la agencia federal recomendó el uso de mascarilla para todos los que asistan a una escuela, desde el preescolar hasta las que enseñan a estudiantes de 18 años, “incluidos los profesores, el personal, los alumnos y los visitantes, sea cual sea su estatus de vacunación”.

Esa recomendación caerá en saco roto en al menos nueve estados del país, que han aprobado leyes para prohibir que se exija el uso de mascarilla en las escuelas: Arkansas, Arizona, Georgia, Iowa, Oklahoma, Carolina del Sur, Texas, Utah y Vermont.

“Sé que poner mascarillas a los estudiantes es inoportuno, pero eso les ayudará a aprender y estar con sus compañeros de clase con la mejor protección disponible”, aseguró Biden en su comunicado divulgado por la Casa Blanca.

Nueva York

La ciudad de Nueva York exigirá a todos sus trabajadores públicos que se vacunen contra el covid o que se sometan a test semanales, anunció el alcalde Bill de Blasio. Esta medida entrará en vigor el 13 de septiembre y afectará a más de 300.000 personas, entre ellos policías, bomberos y profesores. En la ciudad de Nueva York la variante Delta se está propagando de forma alarmante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados