vea el video

Masacre contra turistas en Túnez

Un ataque terrorista contra el Parlamento de Túnez provocó ayer una masacre en el vecino museo del Bardo, donde se registraron 22 muertos, incluyendo a 17 turistas, anunció el portavoz del ministerio del Interior, Mohamed Ali Aroui.

Hasta anoche, ningún grupo había reivindicado el ataque, aunque el Estado Islámico aplaudió el hecho. Dos terroristas abatidos por la policía eran de nacionalidad tunecina.

El Parlamento tenía programada para ayer la discusión de reformas a la ley antiterrorista.

"Hay 22 muertos, incluyendo a 17 turistas sudamericanos, franceses, polacos e italianos", indicó el portavoz, precisando que había 42 heridos.

Entre los heridos, hay italianos, franceses, belgas y un ruso, afirmó.

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García Margallo, informó que dos de los muertos son españoles. Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, informó que dos ciudadanos de su país fallecieron en los ataques. En Roma, el ministerio de Relaciones Exteriores informó que tres ciudadanos de su país murieron y que seis resultaron heridos.

A su vez, el presidente de la Cámara Baja de Polonia indicó que "muy probablemente" siete connacionales habían fallecido en el ataque.

Además, dos tunecinos, un policía y una empleada de limpieza del museo resultaron muertos.

El Museo del Bardo, vecino al edificio del Parlamento, alberga una colección excepcional de mosaicos romanos, lo que lo convirtió en una de las principales atracciones turísticas del país, aunque el flujo de turistas al país norafricano había decaído en los últimos tiempos debido a la conflictividad en la región.

Los hechos.

Munira Brahmi, diputada del partido islamista Al Nahda, que se encontraba en el Parlamento durante el ataque, explicó que al menos cuatro hombres armados entraron en el museo a media mañana con un grupo de rehenes.

Momentos antes, un joven de unos 22 años vestido a la manera occidental había abierto fuego contra un grupo de unos 40 turistas que se disponían a entrar en el museo.

Un fotógrafo que se encontraba en el jardín del museo tras el ataque al ómnibus de los turistas dijo a Efe que al menos cuatro hombres armados corrieron por los jardines, donde se refugiaron tras no haber podido penetrar en los edificios del Parlamento.

Se cree que todo comenzó como un intento de asalto a la Asamblea que fue frustrado. Las autoridades no han informado aún los detalles del hecho.

La fuente añadió que presenció cómo los terroristas eran abatidos finalmente a las 15.00 hora local en una operación policial.

Fuentes de los servicios de seguridad de Túnez identificaron a dos de los terroristas muertos durante el asalto como Yaber Jachnawi, originario de la región de Kaserín, en el suroeste, y Yasín Labidi, del barrio capitalino Ibn Jaldún.

El padre de Jachnawi reconoció que su hijo, al que consideraba desaparecido, le había telefoneado desde Irak hace tres meses donde se había sumado al movimiento radical Estado Islámico (EI).

El terrorismo en Túnez "es un animal herido" y contra él "no tendremos piedad", dijo ayer en un mensaje televisivo el presidente Beji Caid Essebsi. El jefe de Estado buscó "tranquilizar a los tunecinos y a nuestros amigos" que "tomaron las calles de la democracia y la democracia vencerá".

El ataque contra un blanco de tan alto perfil es un golpe para el pequeño país norafricano, que depende en gran parte del turismo y había evitado casi por completo la violencia militante desde el levantamiento del 2011 para derrocar al autócrata Zine El-Abidine Ben Ali.

El levantamiento de Túnez inspiró las revueltas de la "Primavera Árabe" en Libia, Egipto, Siria y Yemen. La adopción de una nueva Constitución y unas elecciones mayoritariamente pacíficas ganaron elogios y fueron un marcado contraste del caos que ha azotado a los otros países.

REPERCUSIÓN

Estado Islámico aplaudió el atentado.

El Estado Islámico aplaudió el ataque en Túnez con un tuit y llamó a los tunecinos a "seguir a sus hermanos". Lo refirió a su vez vía Twitter a Rita Katz, fundadora del Site, que monitorea sitios del yihadismo.

Si bien nadie reivindicó el atentado de ayer, Túnez es uno de los países con mayor aporte al Estado Islámico: se estima que entre 1.500 y 3.000 tunecinos se sumaron al yihadismo el último año.

El martes, 22 tunecinos fueron detenidos por pertenecer a una red de reclutamiento de jóvenes en la región de Qairouán (centro) para hacer la yihad en Libia.

Entre los arrestados figuran estudiantes y funcionarios que formaban parte de cuatro células especializadas en reclutar a jóvenes para ser enviados a entrenarse en Libia en campos dirigidos por yihadistas, informó el Ministerio del Interior. ANSA

Duro golpe a un sector clave de la economía.

El atentado terrorista en Túnez es un duro golpe para el sector turístico del país, que representa un 7% del PIB, y que intentaba recuperarse de una crisis profunda tras la llamada Primavera Árabe en 2011.

"Esto no es bueno para el turismo ni para Túnez. Es malo para su economía y para el espíritu de libertad que parecía emerger", dijo a la AFP Jean-Pierre Mas, presidente del Sindicato Nacional de Agencias de Viaje en Francia (Snav).

El turismo es uno de los principales motores de la economía del país y representa un 7% del PIB, según datos de la oficina de turismo del país, que estima que genera unos 400.000 empleos directos, aportando entre el 18 y 20% de los ingresos de divisas.

Pese al renombre de muchos balnearios como Hamamet o Sfax y de localidades como Kairuán, Nabeul, Susa, que albergan un rico patrimonio histórico, el sector atraviesa una fuerte crisis desde la revolución de 2011, que obligó al presidente Zine El Abidine Ben Ali a dejar del poder. AFP

Un llamado.

El ministro tunecino de Asuntos Exteriores, Taieb Baccouche, pidió ayer a los turistas que no dejen de visitar su país, tras la masacre en el Museo Nacional Bardo. Baccouche, que se encuentra en París, destacó que hay que buscar una solución al vacío de poder en Libia, que es “la única forma” de tener éxito en la lucha contra el terrorismo.

El ministro dijo asimismo en declaraciones a la prensa que el atentado “no tiene que disuadir a los amigos que quieran visitar Túnez” en cualquier momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados