VIDEO

Marruecos-España: el video de un abrazo entre una voluntaria y un inmigrante que se hizo viral

El video de un migrante que había llegado a Ceuta y se abrazó con una joven española de la Cruz Roja se hizo viral y emocionó a las redes. 

Entre el lunes y el martes, más de 8.000 personas, en su inmensa mayoría jóvenes marroquíes, ingresaron a nado en el enclave norteafricano español de Ceuta, que junto con Melilla constituye la única frontera terrestre entre la Unión Europea y África.

Y hoy, tras varios días, Ceuta recupera poco a poco la normalidad luego de la llegada masiva de inmigrantes irregulares procedentes de Marrueco.

Pero mientras los migrantes vuelven a Marruecos, hay imágenes que trascienden y recorren el mundo. Una de ellas fue el video, que publicó El País de Madrid, de una voluntaria de la Cruz Roja y un joven que quería dejar atrás Marruecos.

En el video la joven española lo atiende junto a un militar, lo ayuda a incoporarse y le pregunta si está bien. Seguido por un abrazo.

Abrazo de joven con inmigrante en Ceuta. Foto: Captura
Abrazo de joven con inmigrante en Ceuta. Foto: Captura

Crisis migratoria

Menores en Ceuta. Foto: AFP
Menores en Ceuta. Foto: AFP

España endureció aún más el tono este jueves contra Marruecos, al que la ministra de Defensa, Margarita Robles, acusó de "agresión" y "chantaje" tras la llegada de más de 8.000 migrantes desde el lunes al enclave español de Ceuta, entre ellos numerosos niños.

"No solamente es una agresión a las fronteras españolas sino a las fronteras de la Unión Europea", denunció la ministra, que acusó a Marruecos de "poner en juego las vidas de menores" dejándoles vía libre para acceder a nado a Ceuta.

Algunos de los menores que llegaron esta semana a Ceuta procedentes de Marruecos lo hicieron engañados, ya que les dijeron que en la ciudad española podrían ver a los futbolistas Messi y Cristiano Ronaldo, dijo a EFE una voluntaria que reparte comida en la frontera.

La Cruz Roja se está encargando de atender de la atención de estos chicos con el apoyo del Ejército, que les facilita literas.

Además de encargarse de su alojamiento y manutención, los agentes de la Policía española les están haciendo pruebas para la detección del coronavirus y, en algunos casos, otras para determinar si tienen menos de 18 años.

Aparte de los 850 menores, el más pequeño de ellos de cuatro años, hay un número indeterminado en las inmediaciones del puerto de Ceuta que esperan su oportunidad para introducirse en algún barco y llegar a la península, y otros 230 que se encontraban ya en la ciudad antes de la llegada masiva de estos días permanecen en un centro de menores.

De esos, 200 serán enviados a otras ciudades españolas, ya que se trata de chicos que están integrados y llevan residiendo en Ceuta varios meses, según fuentes gubernamentales.

La Policía establece dos procedimientos para la atención de los menores, el primero de ellos de reagrupación familiar, que está destinado a los progenitores que reclaman a sus hijos, para lo que las autoridades de la ciudad han facilitado un número de teléfono.

La ministra española de Educación, Isabel Celaá, dijo hoy que muchas familias les están reclamando desde Marruecos, por lo que se estudiará "con rigor caso a caso", prevaleciendo siempre el interés superior del menor.

El segundo procedimiento se refiere a los menores no reclamados por nadie y que, por tanto, están en situación de desamparo, por lo que su cuidado corresponde a la ciudad de Ceuta, según un portavoz de la delegación del Gobierno español.

Para determinar la edad en los casos en que haya dudas se les hace una prueba de los huesos de la muñeca y una radiografía bucal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados