ARGENTINA

Un marinero abrió fuego dentro de un buque en el Río de la Plata y mató al capitán y al primer oficial

“Los maté yo y me voy a entregar. Así que quiero que venga un guardacostas y me arreste”, dijo el asesino cuando llamó a Prefectura. Habría tenido un brote psicótico. 

Buque Ayane. Foto: La Nación GDA
Buque Ayane. Foto: La Nación GDA

Un marinero, en medio de un presunto brote psicótico, mató a balazos a su capitán y al primer oficial del buque tanque “Ayane” de bandera de Malta a la altura de Ensenada del Río de la Plata, informaron hoy voceros de Prefectura Naval Argentina (PNA)

“El capitán y el primer oficial están muertos, los maté yo y me voy a entregar. Así que quiero que venga un guardacostas y me arreste”, reconoció el autor del hecho en una comunicación radioeléctrica con el Servicio de Tráfico Marítimo.

Fuentes de la PNA informaron que el doble homicidio del Capitán Alejandro Daniel García (39) y del Primer Oficial Juan Alfonso Pegasano (48) ocurrió alrededor de las 23.30 de anoche en el buque tanque “Ayane” de bandera de Malta.

El acusado, argentino como toda la tripulación, fue identificado como Carlos Lima (52), un Tercer Oficial de cubierta del buque petrolero, quien solicitó la presencia de la Prefectura para entregarse. En estos momentos se investiga el ataque mientras que la Justicia y personal de Prefectura trabajan en las pericias, el relevamiento de pruebas y los testimonios a la tripulación del buque.

Según precisaron fuentes de Prefectura al diario argentino La Nación, el propio tripulante habría confesado el crimen a través de un mensaje telefónico. Personal del Centro de Control de Tráfico Río de La Plata recibió anoche una comunicación por canal VHF, en la que una persona, que no se identificó, informaba que había matado a dos hombres a bordo del buque tanque “Ayane” y solicitaba la presencia de la Prefectura para entregarse.

Las mismas fuentes detallaron a ese medio que tras el llamado se coordinó un operativo y se envió al lugar personal de la fuerza que se encontraba a bordo del guardacostas Cabo Corrientes, que navegaba cerca de la zona donde había sucedido el ataque, mientras se hacían reiterados intentos para comunicarse con el buque.

Al momento del incidente el buque no se encontraba en altamar, sino que estaba en la zona de “fondeo”, es decir un poco alejado del puerto, esperando para entrar a la rada e irse a amarrar. “El hombre llamó y pidió que lo fueran a buscar, que se entregaba. Fue un guardacosta de Prefectura y lo redujo. Hasta ahora no se encontró el arma”, explicaron.

Tras ello el presunto autor del ataque fue aprendido. Mientras tanto se realizan las pericias del caso. Un vocero encargado de la investigación dijo que “no está del todo claro cómo sucedieron los hechos, ya que se cree que el atacante podría haber sufrido un brote psicótico”, por lo que será sometido a distintos exámenes para determinar si efectivamente padeció esa situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error