UNIÓN EUROPEA

Margaret Vestager, una nueva zarina para controlar a las grandes tecnológicas

En su cargo de Comisionada de Competencia de la Unión Europea (UE), ella y su ejército de abogados, se convirtieron en héroes para quienes critican a las grandes empresas tecnológicas.

Margaret Vestager. Foto: AFP
Margrethe Vestager tiene ahora un cargo de mayor alcance en el mundo tecnológico. Foto: AFP

Durante cinco años, Margrethe Vestager se constituyó en un azote para Silicon Valley, aplicándole miles de millones de dólares en multas y lanzando investigaciones contra Google, Apple y Facebook por violar las leyes antimonopolio y dañar a los consumidores.

En su cargo de Comisionada de Competencia de la Unión Europea (UE), ella y su ejército de abogados, se convirtieron en héroes para quienes critican a las grandes empresas tecnológicas, mientras fueron detestados en algunos ámbitos corporativos y en la Casa Blanca.

“Ella odia a Estados Unidos”, afirmó el presidente Donald Trump. “Quizás más que cualquier otra persona que he conocido”.

Ahora, Vestager asume más poder que nunca, expandiendo sus facultades para convertirse en el equivalente a la zarina digital de la UE. Es un cargo que los analistas estiman le dará un alcance para regular sin precedentes, en un tiempo en el que la ira del público crece en temas como la privacidad, la desinformación, la administración de datos y el enorme alcance que tienen las empresas de tecnología más grandes -casos de Google, Apple, Amazon y Facebook- en la vida cotidiana de miles de millones de personas.

“Margrethe Vestager será la reguladora de Bigh Tech (las grandes tecnológicas) más poderosa del planeta”, sostuvo Thomas Vinje, un veterano abogado especializado en temas antimonopolio que reside en Bruselas. “Tendrá influencia como nadie en el mundo”.

Crucial.

El estatus realzado de Vestager refleja la ambición de la UE de convertirse en el regulador más activista del mundo, creando un papel de largo alcance para sí en la economía global. Los funcionarios europeos ven una apertura para convertirse en el regulador global más confiable, especialmente cuando sus contrapartes de Estados Unidos han sido criticados por hacer muy poco.

A medida que los gigantes digitales se ramifican en nuevas áreas -incluyendo las finanzas con la criptomoneda Libra propuesta por Facebook-, los reguladores enfrentan cada vez más dificultades para mantenerse al día de la naturaleza altamente sofisticada y opaca de las empresas que deben controlar, señalan los expertos.

El nuevo papel de Vestager, que combina la regulación digital y la aplicación de las normas antimonopolio, es mucho más acorde con la nueva era de dominio digital, de acuerdo con lo que señalan quienes apoyan una regulación más agresiva.

“Europa da una señal clara de que la cosecha masiva de datos debe ser considerada una parte crucial del análisis regulador y de competencia de las fuerzas del mercado”, señala Gene Kimmelman, quien se desempeñó en el Departamento de Justicia de Estados Unidos durante el gobierno de Obama, al referirse al enorme volumen de información personal que es reunido por empresas como Facebook. “Eso indica que Europa considera cada vez más que el control de datos masivos probablemente juega un papel crucial para obtener el dominio de los mercados digitales”.

Facultades.

Las caracteristicas únicas del mundo digital, incluyendo la inhabilidad tanto de los consumidores como de los reguladores para ver los algoritmos que determinan lo que los usuarios ven en los resultados de búsquedas y en los nuevos feeds, así como lo que los avisadores pagan para tener contacto con ellos, hacen más difícil aún de corregir lo que está mal en esa actividad, señala Kimmelman, quien ahora trabaja para Public Knowledge, una organización sin fines de lucro por los derechos de los consumidores.

Algunos consideran que el doble papel de Vestager de establecer y aplicar las normas de la UE puede suscitar preocupación sobre conflictos de interés al otorgar demasiado poder a una funcionaria.

Por un lado, ella será responsable de evaluar si las empresas usan su share del mercado para desplazar de manera desleal a competidores más chicos. Por otro, como reguladora digital, puede impulsar nuevas normas sobre el comportamiento de las empresas, incluyendo cómo pueden reunir, usar y almacenar los datos de los usuarios, y cómo se protegen contra los ciberataques.

Atenta a la revolución mundial de la red 5G

Margaret Vestager puede ampliar el alcance de las leyes antimonopolio incluyendo cómo los gigantes digitales usan los datos para obtener ventajas sobre sus competidores. Expertos en competencia argumentan que las políticas existentes deben evolucionar para controlar el uso de la información de personas que hacen Google, Facebook y Amazon para impedir que surjan rivales más chicos.

Además de los gigantes de Silicon Valley, Vestager controlará el desarrollo técnicamente difícil y políticamente controvertido de la tecnología 5G a lo largo de la Unión Europea, donde Huawei de China se mantiene como un jugador poderoso. La red 5G permitirá navegar hasta diez veces más rápido en la web, lo que implica que miles de millones de datos fluirán sin escollos. Eso también crea riesgos tanto a los secretos industriales como a la información personal.

Asimismo, el equipo de Vestager estará en la primera línea para observar los esfuerzos de ciberseguridad que se realizan lo largo del bloque y sus más de 500 millones de ciudadanos.

Resulta incierto saber si los reguladores de tecnología de otras partes del mundo, sobre todo de Estados Unidos, verán el enfoque de la UE como un ejemplo a seguir.

Vestager niega estar dedicada a la caza de Estados Unidos y sus gigantes de teconologías digitales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)