LA LIBERTAD LIMITADA

Marchas y violencia en Irán: 13 son las víctimas

El gobierno restringió acceso a las redes sociales, por donde se convocan las movilizaciones.

Las manifestaciones se repiten en varias ciudades del país desde el jueves. Foto: AFP
Las manifestaciones se repiten en varias ciudades del país desde el jueves. Foto: AFP

Las protestas contra el costo de la vida y la corrupción en Irán continúan por quinto día consecutivo y con resultados fatales. Hasta ayer, se han cobrado la vida de trece personas mientras que otras 300 han sido detenidas mientras que el presidente iraní, Hasán Rohani dispuso restringir la actividad de las redes sociales.

La última víctima fue un policía iraní que murió ayer en un tiroteo durante las manifestaciones de protesta en la ciudad iraní de Nayaf Abad, en la provincia de Isfahán, según informó la agencia local Tasnim.

Rohani dijo ayer que los enemigos de Irán azuzaron a ciertos grupos para promover incidentes porque no toleran los "éxitos" del país. Agregó que "el pueblo iraní responderá a los alborotadores".

El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Ali Shamkhani responsabilizó a las redes sociales de la violencia.

"Los mensajes sobre la situación en Irán vinieron de Estados Unidos, Reino Unido y Arabia Saudita", afirmó. "Lo que está ocurriendo en las redes sociales en relación a la situación en el país es una guerra por procuración contra el pueblo iraní", agregó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha publicado varios mensajes en su cuenta de Twitter en los que ha criticado a las autoridades iraníes.

Trump publicó que "el gran pueblo iraní ha sido reprimido durante muchos años. Están hambrientos de comida y libertad. Junto con los derechos humanos, la riqueza de Irán está siendo saqueada. ¡ES HORA DE UN CAMBIO!", agregó.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, negó la acusación de Rohani también secundada por el legislativo iraní, de que Israel está detrás de los incidentes.

En un comunicado de su Oficina, Netanyahu calificó de "falsas" e "hilarantes" las acusaciones de Rohani y dijo que su respuesta pasa por "no insultar al pueblo iraní", pues "se merece algo mejor que eso".

Análisis.

En un pleno extraordinario, el Parlamento iraní evaluó ayer la situación en el país a raíz de la ola de manifestaciones no autorizadas.

En el pleno se reconoció que se ha producido un deterioro de la confianza de la población por el aumento de coste de la vida, la política económica y los casos de corrupción que se han detectado.

Sigue sin funcionar la red social Telegram, la más usada y popular entre los iraníes, donde se llevaban a cabo los llamamientos a participar en las protestas. Tampoco está disponible Instagram.

El ministerio del Interior ha dejado claro que no se ha otorgado ningún permiso para convocar manifestaciones por lo que hasta ahora cualquiera de ellas es ilegal.

La ley iraní penaliza cualquier manifestación considerada "contraria a la gestión del país y sus instituciones".

Víctimas.

Los manifestantes durante sus protestas corearon fuertes lemas, en ocasiones contra el sistema de la República Islámica, el presidente Rohani y el líder supremo del país, Alí Jamenei. Asimismo incendiaron los contenedores de basura y rompieron los cristales de algunos bancos. En total, 13 personas fallecieron durante la violencia desatada por las protestas, que comenzaron el jueves en Mashhad (noreste), la segunda ciudad del país. Las autoridades afirman que las fuerzas de seguridad no disparan contra los manifestantes y acusan a "alborotadores" y "contrarrevolucionarios" armados de infiltrarse entre ellos.

Estas son las manifestaciones antigubernamentales más grandes convocadas en Irán desde 2009, cuando el opositor "movimiento verde" organizó varias jornadas de protesta contra la reelección del entonces presidente, Mahmud Ahmadineyad, que fueron duramente reprimidas.

Rohani, que elegido para un segundo mandato en mayo, facilitó a Irán salir de su aislamiento, con el levantamiento de las sanciones mpuestas por sus actividades nucleares. Este levantamiento de sanciones -con la firma en 2015 de un acuerdo histórico con las grandes potencias sobre el programa nuclear iraní- auguraba una mejoría de la mala situación económica pero los frutos del acuerdo se hacen esperar.

Según expertos, los altercados de los últimos días surgieron por las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno, como las reducciones en los presupuestos sociales o el alza de los precios de los combustibles.

Reclaman por suba de precios y desempleo.

Apesar de las consignas antirrégimen que corean los manifestantes, los expertos consideran que el actual movimiento de protesta en Irán es fruto del mismo sentimiento de ira que ya hizo temblar a otros países golpeados por la austeridad.

"Lo que hace que los iraníes salgan a la calle son los problemas económicos cotidianos, la frustración ante la falta de empleo, la incertidumbre sobre el futuro de sus hijos", explica Esfandyar Batmanghelidj, fundador del Europe-Iran Business Forum.

Irán, un país con más de 80 millones de habitantes con una clase media relativamente importante, es miembro fundador de la OPEP y dispone de las segundas reservas mundiales de gas, después de Rusia, y de las cuartas reservas mundiales de petróleo.

En marzo de 2015 se adoptó una política de austeridad presupuestaria tras una importante caída de los precios del petróleo. El desempleo afecta a un 12,5% de la población activa, y del 27% entre los jóvenes.

LOS BANDOS ENFRENTADOS.

Rohani, moderado en el poder iraní.

Hasan Rohani asumió como presidente en agosto de 2013. Dos años después logró que se levantaran parte de las sanciones impuestas por los occidentales a causa del programa nuclear iraní. Hubo acuerdo con las potencias con el compromiso de que el programa nuclear solo tendría fines civiles. Pero luego el presidente estadounidense Donald Trump rechazó "certificar" el acuerdo ante el Congreso. En mayo pasado, Hasan Rohani fue reelegido presidente y tomó medidas de austeridad económica. De todos modos, tiene poderes menores en comparación con el "guía supremo", el ayatolá Ali Jamenei.

Quinto día de movilizaciones.

Las protestas comenzaron el jueves cuando cientos se manifestaron en la segunda ciudad del país, Mashhad, contra el alza de los precios, el desempleo y el gobierno del presidente Rohani. "¡Muerte a Rohani!", coreaban. Si bien el presidente dijo que las fuerzas públicas no reprimirían las protestas, "balas sospechosas" ocasionaron 13 muertos, 12 civiles y un policía. La mayoría de las víctimas se produjeron el domingo. El gobierno dipuso restricciones a las redes sociales Telegram e Instagram, las más usadas para convocar a las protestas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)