Mauricio Claver-Carone

“Maduro no puede sobrevivir a la crisis social que él creó”

Sin duda, es el hombre clave de la estrategia que desarrolla Estados Unidos contra el régimen que encabeza Nicolás Maduro en Venezuela.

Mauricio-Claver Carone. Foto: EFE
Mauricio-Claver Carone. Foto: EFE

De origen cubano, pero nacido en el Estado de Florida, Claver-Carone lleva seis meses como Asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental del presidente Donald Trump. Desde entonces ha venido empujando una aproximación de “línea dura” contra Caracas que comenzó con el rápido reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino hace casi tres semanas que ha dado paso a la imposición de severas sanciones económicas.

A Mauricio Claver-Carone lo describen con frecuencia como el cerebro gris tras la estrategia estadounidense que hoy tiene contra las cuerdas el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. El funcionario tuvo esta entrevista con el Grupo de Diarios América:

-El presidente de Colombia, Iván Duque, viene la semana entrante a Washington para reunirse con Donald Trump. Supongo que el tema de Venezuela estará alto en la agenda.

-Absolutamente. La relación entre EE. UU. y Colombia tiene una larga historia especialmente en lucha contra las drogas y el terrorismo y en ese sentido el tema de Venezuela es relevante porque el régimen de Maduro y sus secuaces son la causa de múltiples problemas de seguridad por su relación con grupos terroristas y con el narcotráfico. De eso hablarán, al igual que de la situación actual.

-¿Qué rol han jugado Colombia y Brasil en la resolución de esta crisis en Venezuela? Se lo pregunto porque ambos son gobiernos de derecha que acaban de ascender al poder y cuya postura ha sido más agresiva que la de sus antecesores.

-Tanto Duque como Jair Bolsonaro han sido aliados claves de EE. UU. en este tema. Sin el liderazgo de ellos estaríamos ante una situación muy diferente. Además son dos países que están sufriendo de primera mano la crisis de los refugiados y la crisis de seguridad en las fronteras. Están expuestos al mal manejo que ya lleva años en Venezuela y al apoyo a grupos terroristas de parte de Maduro y sus allegados.

-La ayuda humanitaria que ustedes prometieron está llegando. Pero persiste el mismo dilema. ¿Cómo hacer que entre y les llegue a los que la necesitan si el gobierno de Maduro continúa bloqueándola?

-Vamos a continuar llevando la ayuda y de hecho la vamos a incrementar. No solo en Cúcuta sino alrededor de Venezuela en muchos puntos. La ayuda va a entrar. No es un tema de si podrá ingresar sino de cuándo. Y cuando eso pase estaremos listos para distribuirla de inmediato. Lo que hizo Maduro al poner esos obstáculos en el puente ha sido un desastre desde el punto de vista de relaciones públicas porque está impidiendo que ingrese lo que más necesitan los venezolanos. Las mismas fuerzas armadas, sus miembros, son familias que necesitan esa ayuda.

-¿Qué está sugiriendo cuando dice que la ayuda terminará ingresando sí o sí?

-No voy a entrar en detalles. Lo que sí le digo es que va a entrar y se lo digo porque estamos avanzando por un camino que es irreversible. No solo Juan Guaidó tiene el apoyo en las calles sino que se están cerrando los espacios financieros a nivel internacional para este régimen. Cuando usted tiene a 30 personas bloqueando el ingreso de la comida y las medicinas que necesitan 30 millones, pues es una pelea perdida. Por eso digo que es cuestión de tiempo.

-Hay gente en Washington que ya habla de establecer por la fuerza un corredor humanitario para entregar la ayuda si Maduro insiste en bloquearla. ¿Es algo en lo que están pensando?

-No me corresponde entrar en detalles sobre estrategias. Lo que se viene ahora es que vamos a rodear a Venezuela con ayuda humanitaria. Es decir, una especie de cerco humanitario en el que estamos trabajando con Brasil, Colombia y el Caribe. Esa es la etapa en la que estamos ahora. Luego entraremos a otra etapa en la que definiremos qué hacer para que ingrese.

-Ya van casi tres semanas desde que comenzó está arremetida contra Maduro y aún sigue en el poder. ¿Tienen ya un plan B en caso de que no caiga y se atornille en la presidencia?

-El camino por el que vamos es irreversible. No hay un solo escenario en el que Maduro y los que se aferran en el poder puedan gobernar en Venezuela y puedan sobrevivir a la crisis económica y social que ellos mismos crearon y que ahora se acentúa por las sanciones de EE.UU. y la presión internacional de Europa y América Latina. El reconocimiento internacional de Guaidó sigue creciendo y eso también es irreversible. Lo mismo pasa con la opinión pública. Según las encuestas, el 85% de los venezolanos quiere que se vaya y eso no va a cambiar. Venezuela ya comenzó una transición constitucional pacífica y la pregunta ya no es si Maduro acepta esta realidad o no, sino de cuánto tiempo demorará en aceptarlo.

-¿Y qué pasa si Maduro decide convocar a elecciones presidenciales? ¿Ustedes apoyarían esa salida?

-Maduro, como un ciudadano más de Venezuela, podría hacer esa oferta al gobierno interino. Pero esa es una decisión que le corresponde a Juan Guaidó, que es quien debe definir los términos de una elección. Nosotros no reconocemos a Maduro como presidente y desde nuestra perspectiva no tiene la autoridad para convocar nada.

-El mundo entiende que cuándo ustedes dicen que “todas las opciones están sobre la mesa” es porque también están considerando una salida militar a esta encrucijada. ¿Es así?

-Eso es lo que ha dicho el Presidente (Trump) y la frase habla por sí sola. No ayuda entrar en situaciones hipotéticas. Esto es un ejercicio que hacemos con seriedad todos los días y estamos listos para responder ante cualquier circunstancia.

-La apuesta desde el comienzo ha sido tratar de que las fuerzas armadas le den la espalda a Maduro. ¿Por qué cree que aún no sucede, pese a las ofertas de amnistía que se les han hecho?

-La apuesta es que todos acepten la transición pacífica y democrática que se ha presentado en Venezuela y eso incluye a los militares. Yo creo que las tropas ya tomaron esa decisión. Hay individuos que quisieran tomar esa decisión, pero se quieren asegurar de que su futuro y el de sus familias esté seguro. Hemos dejado claro, y eso lo dijo el asesor (de Seguridad Nacional, John) Bolton esta semana, que los militares que acepten la transición no serán perseguidos por EE. UU. Nuestro negocio no es la venganza, ni los estamos buscando para cobrar cuentas. Lo que queremos ver es una transición democrática para que el país vuelva a ser próspero.

-¿Eso quiere decir que EE. UU. incluso les perdonaría los cargos por narcotráfico y otros delitos que algunos puedan tener con la justicia de su país?

-No podemos hablar por el sistema judicial (en EE.UU.). Pero cuando hemos designado a estas personas para sanciones a través del Departamento del Tesoro se entiende que lo que se busca es que cambien su comportamiento. Y si cambian el comportamiento entonces podemos considerar levantar esas sanciones financieras que fueron impuestos a través de órdenes ejecutivas.

“Los días del Socialismo del Siglo XXI están contados”
Asesor de Trump dice que hay tendencia hacia la democracia
Mauricio-Claver Carone. Foto: EFE

 “Los días del Socialismo del Siglo XXI están contados”, afirma Mauricio Claver- Carone, Asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental del presidente Donald Trump. Destaca en América Latina existe una tendencia de apoyo a la democracia, a la prosperidad y a los mercados libres.

Estados Unidos aplica una estrategia que se traduce en el rápido reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y en el despliegue de enormes volúmenes de de ayuda humanitaria que hoy está en la frontera con Colombia, lista para ser entregada a los ciudadanos venezolanos.

-Maduro les dio 30 días para evacuar el personal diplomático de Venezuela. ¿Piensan ustedes cumplir cuando expire ese plazo a finales de esta semana que comienza?

-Cuando Maduro habla lo hace un ciudadano más de Venezuela y no su presidente. Nuestras decisiones están basadas en lo que decida el gobierno de Juan Guaidó.

-¿No le preocupa que el activo rol que ha jugado EE. UU. termine por revivir el fantasma del intervencionismo estadounidense en la región y termine fortaleciendo a movimientos de extrema izquierda?

-La posición de EE.UU. es la misma que la de la mayoría de países en la región y por eso no comparto esa presunción. Adicionalmente, la tendencia que se ve en la región es completamente opuesta. Los días del socialismo del Siglo XXl están contados. El ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, que empujó Hugo Chávez) pende de un hilo. Y lo vimos en las elecciones recientes en El Salvador, donde la gente rechazó de manera categórica al candidato del (Frente) Farabundo Martí. Lo que vemos es una tendencia regional de apoyo a la democracia, a la prosperidad, a los mercados libres. Es una alianza que está creciendo, de la que estamos orgullosos de pertenecer y que ahora quiere ver un cambio democrático en Venezuela.

-Este viernes circuló una historia de un avión que al parecer lleva varias semanas haciendo viajes entre Miami, Venezuela y Colombia y que, según Maduro, estaría transportando armas. Se lo pregunto de frente: ¿Está EE. UU. armando a la oposición en Venezuela?

-EE. UU. ni estimula, ni apoya este tipo de conducta por parte de particulares y no tenemos nada que ver con ello. Es más, le diría que a mí me parece que esto es fake news. Típica estrategia de rusos o cubanos para desinformar. No hay evidencias de nada.

Pasos para reemplazar a 2 ejecutivos de Pdvsa

La petrolera estatal venezolana Pdvsa está dando pasos para reemplazar al menos a dos ejecutivos estadounidenses de la junta directiva de su filial Citgo Petroleum Corp, basada en Houston.

Citgo enfrenta desafíos sin precedentes para sus finanzas y administración después de que el gobierno de Estados Unidos impuso duras sanciones a Pdvsa la semana pasada, planeadas para evitar que el presidente Nicolás Maduro reciba los ingresos por las ventas de petróleo de ese país.

La junta directiva de Citgo incluye al menos a dos ciudadanos estadounidenses, Art Klein y Rick Esser, así como a los venezolanos Asdrúbal Chávez, Frank Gygax, Nepmar Escalona, Simón Suárez y Alejandro Escarrá, según una persona familiarizada con el asunto.

Pdvsa y Citgo no respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios. Esser y Klein no contestaron a llamadas telefónicas, ni respondieron a correos enviados por Reuters. No estaba claro si la junta directiva de Pdvsa en Caracas había aprobado los cambios del directorio de Citgo y quienes reemplazarían a los ejecutivos estadounidenses.

Citgo también tiene un directorio ejecutivo más amplio, conformado además por otros vicepresidentes, un tesorero y controlador corporativo, entre otros cargos.

La filial de Pdvsa en Houston opera tres refinerías en Estados Unidos que suministran aproximadamente el 4 por ciento de la producción total de combustible de ese país y es el mayor receptor de las exportaciones petroleras de empresa venezolana. (Fuente: Reuters)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)