VEA EL VIDEO

Maduro y Santos acordaron trabajo conjunto en frontera

Aunque al llegar al encuentro había sobradas razones para creer que el acuerdo era lejano, al cabo de cuatro horas se hizo la luz. Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Colombia, Juan Manuel Santos, acordaron normalizar sus relaciones que durante 34 días estuvieron al borde de la ruptura por el cierre de fronteras que impuso el gobierno de Maduro.

Si no puede ver el video haga click aquí

Una hora antes de que terminara la reunión en el Palacio Carondelet, sede de la Presidencia de Ecuador, bajo la tutela del presidente de Ecuador, Rafael Correa, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, este último se retiró de la reunión para regresar a Montevideo. "Hemos demostrado que los países latinoamericanos podemos dialogar y solucionar nuestras diferencias", comentó Vázquez a la salida.

El encuentro de más de cuatro horas no fue sencillo, cada uno de los mandatarios de las partes en conflicto tenía sus reclamos. Santos el del respeto de los derechos humanos de sus compatriotas deportados desde Venezuela —la cifra supera los 1.500—; Maduro el del combate al contrabando y las bandas "paramilitares", que fue su argumento para cerrar la frontera con Colombia. Pero finalmente se llegó a un acuerdo sobre la base de una "normalización progresiva" de las relaciones.

Siete puntos.

En la declaración conjunta leída por el presidente Rafael Correa, se expresó la plataforma de siete puntos sobre los que se sentó el acuerdo en Quito.

El primer punto llama a "construir un acuerdo que solucione los problemas de la frontera común". El segundo punto es "fortalecer el diálogo bilateral"; en tercer lugar "retorno inmediato de los respectivos embajadores de Venezuela y Colombia"; en cuarto lugar "realizar una investigación profunda de la situación en la frontera colombo-venezolana"; el quinto punto es "reunir a los equipos de ministros para tratar temas sensibles de la frontera el miércoles 23 del mes (mañana) en curso en Caracas"; en sexto término se plantea "la progresiva normalización de la situación en la frontera", y por último "continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay".

Maduro, Vázquez, Correa y Santos festejan el acuerdo. Foto: EFE
Maduro, Vázquez, Correa y Santos festejan el acuerdo. Foto: EFE

"Hoy triunfó la sensatez, el diálogo y lo que debe triunfar siempre: la paz", dijo Nicolás Maduro, quien resaltó la voluntad política de las partes.

"No hay cabida para el odio, para la intolerancia ni para el revanchismo", concluyó el mandatario venezolano.

Juan Manuel Santos, por su parte declaró que a pesar de "las profundas diferencias" con el gobierno venezolano puede haber un trabajo conjunto en términos de respeto. Santos señaló que Maduro quedó comprometido a investigar los abusos que Colombia ha denunciado en la frontera tras su cierre.

"Le pedimos a Venezuela que respetara los derechos de los colombianos", dijo Santos.

Santos manifestó el interés de su gobierno en combatir las mafias y el narcotráfico en la frontera. Estos compromisos deberán concretarse ahora en acciones conjuntas.

Incidentes.

Entre los puntos acordados puede leerse un entrelineado relativo a la serie de incidentes ocurridos pocos días antes de celebrado el encuentro en Quito.

Primero fueron las reiteradas denuncias desde Colombia sobre irrupción en el espacio aéreo de aeronaves militares venezolanas. La semana pasada se registró el ingreso a tierra colombiana de varios efectivos armados de la Guardia Nacional Bolivariana que perseguían a un individuo en moto. La incursión militar penetró algo más de un kilómetro en territorio vecino, efectuando disparos contra el individuo perseguido. Antes de retirarse incendiaron la moto del prófugo, según informes del ejército colombiano.

También se registró este fin de semana la muerte de dos indígenas a los que dispararon por la espalda en una zona fronteriza (ver nota aparte).

La crisis fronteriza comenzó el pasado 19 de agosto con el cierre del principal paso fronterizo, entre la ciudad colombiana de Cúcuta y las venezolanas de San Antonio y Ureña, ordenado por Maduro, que argumentó de que estaba combatiendo el contrabando y a presuntos paramilitares.

Luego el mandatario venezolano extendió el cierre a la frontera entre La Guajira (Colombia) y Zulia (Venezuela) y a los pasos entre Arauca y Apure.

En un reciente informe, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) señaló que 19.686 colombianos han regresado por su propia cuenta a su país procedentes de Venezuela desde que comenzó la crisis fronteriza y otros "1.608 han sido deportados".

El organismo señaló que "el número de retornados puede ser mayor a lo reflejado en el registro oficial, teniendo en cuenta que se desconoce el número de personas que estarían llegando a Colombia a través de cruces informales".

Investigarán muerte de indígenas en la frontera

El Ministerio Público de Venezuela (MP, Fiscalía) designó ayer a dos fiscales con competencia en protección de los derechos fundamentales en materia indígena para investigar el asesinato de dos indígenas Wayúu en el municipio Alta Guajira, del estado Zulia, fronterizo con Colombia. "Los fiscales coordinan las diligencias de investigación que llevan a cabo efectivos de la Dirección de Contrainteligencia Militar, quienes se presentaron en el lugar del hecho para colectar evidencias", comunicó la Fiscalía.

Almagro se mostró confiado en las "soluciones definitivas"

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se mostró confiado en que de la reunión entre el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, salieran soluciones definitivas a la crisis fronteriza.

"Confío en que la reunión bilateral resulte en soluciones definitivas para una frontera que en la medida que sea un espacio compartido y solidario tiene un enorme potencial de desarrollo", afirmó Almagro. "Estoy seguro que los presidentes son sensibles a que la dimensión humanitaria debe ser atendida de tal forma de completar lo que se ha iniciado en materia de educación y de reunificación familiar, así como resolver el tema de las posesiones perdidas por quienes debieron migrar o fueron deportados", subrayó.

"Espero también que la reunión sea útil para que los países vuelvan a utilizar los mecanismos de cooperación existentes que constituyen valiosos instrumentos y que utilizados a tiempo pueden evitar una crisis fronteriza como la que acaba de ocurrir", dijo Almagro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados