CRISIS EN VENEZUELA

Maduro rechaza dejar el poder; “¿irme para dónde?”

Chavista niega convocar a elecciones y Trump no descarta “opción militar”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó ayer la posibilidad de abandonar el poder o de convocar nuevas elecciones presidenciales, porque “no acepto ultimatums de nadie”.

En entrevista con el canal español de televisión La Sexta, Maduro también negó que haya una crisis humanitaria en su país y responsabilizó a las sanciones aplicadas por Estados Unidos por las penurias económicas que atraviesa Venezuela. “Estamos amenazados por la mayor potencia del mundo”, dijo.


Las declaraciones de Maduro llegan en un día de extrema presión sobre su régimen. Por un lado, Donald Trump dijo que el envío de militares a Venezuela “era una opción” y se comprometió al envío de ayuda humanitaria en coordinación con Juan Guaidó, el presidente encargado de Venezuela, al que Washington y gran parte de los países occidentales han reconocido.

Trump también reveló que meses atrás Maduro le pidió una entrevista y él la rechazó por las “cosas horribles” que pasan en Venezuela.

Ayer domingo, además, concluyó el ultimátum de ocho días que España y otros países de la Unión Europea la dieron a Maduro para convocar elecciones presidenciales o de lo contrario reconocerán a Guaidó como presidente interino.

Nicolás Maduro es entrevistado por Jordi Évole en la cadena española La Sexta. Foto: Captura
Nicolás Maduro es entrevistado por Jordi Évole en la cadena española La Sexta. Foto: Captura

Víctima.

En la entrevista televisiva, Maduro reiteró que “Venezuela es víctima” de una campaña de agresión encabezada por Trump y seguida “de manera perruna” por algunos gobiernos de derecha de América Latina.

En cambio, alabó la posición de Gobiernos como los de México o Uruguay, que han convocado “una conferencia” para promover una salida dialogada a la crisis.

“Trump ha impuesto a Occidente una política equivocada. No nos vamos a someter”, aseguró, de las misma forma que afirmó: “Yo no me niego a convocar elecciones, hay elecciones presidenciales en 2024”.

Preguntado acerca de si piensa irse del cargo, su respuesta fue: “¿irse para dónde?”, y criticó a los dirigentes europeos, especialmente al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, por el ultimátum.

Maduro insistió en culpar del exterior a la gran mayoría de los problemas políticos, económicos y sociales que sufre el país. Sin embargo, también admite “errores” de gestión. “Somos víctimas de una agresión externa, pero sin dudas somos responsables de muchas cosas”.

Cuestionado sobre la inflación y la crisis de abastecimientos de productos básicos, insistió en que su país afronta “una guerra económica brutal”, pero “no tiene una crisis humanitaria”, sino política. Aún así, reconoció que las sanciones económicas de EEUU “nos hacen daño”.

Relativizó también la magnitud de la migración. Cifró la cifra de compatriotas que han dejado al país entre 600.000 y 800.000, frente a los tres millones que calcula la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Sobre Guaidó, Maduro asegura que “hay un solo presidente” en Venezuela, ya que él controla todos los resortes ejecutivos del poder, por lo que “no hay un Gobierno paralelo”. Aunque afirmó estar “abierto al diálogo”, recordó que el ministerio público pidió al Tribunal Supremo iniciar un juicio contra Guaidó “por posible violación constitucional por parte de ese diputado”. En un tramo de la entrevista el periodista le ofreció hacer una llamada a Guaidó pero el buzón de voz estaba lleno. Igualmente, Maduro le envió un mensaje: 


Maduro también negó la “detención de periodistas” en referencia a los enviados de la agencia EFE que permanecieron un día en dependencias policiales. Se trató de un “chequeo”, según Maduro, aunque EFE informó que los profesionales habían pasado por ese “chequeo” varios días antes.

Presión.

Donald Trump también se pronunció ayer sobre la crisis venezolana. Dijo que el envío de militares al país caribeño “una opción”, mientras el líder opositor Juan Guaidó llamó a movilizarse para “exigir” a los militares de la nación petrolera permitir el ingreso de ayuda humanitaria.

Venezuela vive una de sus mayores crisis económicas y políticas pero Maduro se niega a recibir ayuda humanitaria porque, a su juicio, sería una forma de intervención extranjera en su país.

A nivel internacional, Maduro, de 56 años, mantiene únicamente el apoyo de Rusia, China y Turquía.


Washington, sin embargo, sigue presionando por la salida de Maduro. Trump contó que rechazó una reunión con el mandatario venezolano. “Hace unos meses él quería reunirse”, aseguró, pero no fue recibido.

“Venezuela era el país más rico de todos en esa parte del mundo, que es una parte del mundo muy importante. Y ahora miras a la pobreza, ves la angustia y ves el crimen y todas las cosas que suceden”, dijo Trump.

Durante la crisis, la estrategia de Maduro ha sido visitar puestos militares en distintos puntos del país, resaltando la lealtad de las Fuerzas Armadas a la Constitución y a su gobierno.

Guaidó, que insufló nuevas energías a la alicaída oposición venezolana, llamó en un mensaje de Twitter a movilizarse para “exigir a las FAN (Fuerza Armada Nacional) que permitan la entrada de ayuda humanitaria” que es acopiada en Cúcuta, Colombia, en Brasil y una isla del Caribe, que no precisó.

Al parecer, Guaidó planea ingresar por la frontera colombiana una gran cantidad de alimentos y medicamentos, donados por Estados Unidos.

No está claro si el gobierno de Maduro permitirá el ingreso de esa ayuda.

Fuerzas Armadas muestran fisuras

A pesar de que militares y policías venezolanos han apoyado en bloque al gobierno de Nicolás Maduro, algunos integrantes se levantan contra el régimen chavista.

Este fin de semana, el general Francisco Yánez, de la Aviación Militar, desconoció a Maduro en un video difundido en redes sociales, convirtiéndose en el militar activo de mayor rango que reconoce a Guaidó.

Más tarde en otro video, hizo lo mismo el mayor general retirado Jorge Oropeza, excomandante general de la Aviación.

“El 90% de la Fuerza Armada no está con el dictador, está con el pueblo”, dijo Yánez.

El asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, pidió a los uniformados seguir “el liderazgo del general Yánez”.

La cuenta de Twitter de la Aviación Militar colgó la foto de Yánez tachada con la palabra “traidor”.

El talón de Aquiles de Maduro en EE.UU.

Entrevista. Trump reveló que Maduro se quiso reunir con él. Foto: AFP.
Entrevista. Trump reveló que Maduro se quiso reunir con él. Foto: AFP.

Cuando Donald Trump quiso dar un golpe de gracia al régimen de Nicolás Maduro, no tuvo que pensar demasiado. Congeló los fondos de empresa pública de petróleos de Venezuela (PDVSA) en su país y que se estiman en unos 7.000 millones de dólares.

La medida también afecta a la petrolera Citgo que pertenece a PDVSA. Estados Unidos es el primer destino de las exportaciones de PDVSA, y la importancia de Citgo para el régimen chavista es doble. Por un lado, aporta la nafta, diluyente necesario para que el grueso crudo venezolano pueda fluir por los oleoductos. Por otro, aporta los petrodólares que Maduro necesita para asegurarse la lealtad de sus seguidores.

Las sanciones a PDVSA obligan hoy a Citgo a dejar de enviar dinero (y nafta) a Venezuela: debe consignarlo en una cuenta en EE. UU. a la que solo tendrá acceso el Gobierno de Guaidó, el único que EE UU reconoce.

Según The Wall Street Journal, Citgo estudia ir una bancarrota como medida para proteger sus operaciones y para evitar que sus activos resulten saqueados.  (El País de Madrid)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados