La crisis en Venezuela

Maduro en Moscú para pedir auxilio económico

Superado por la crisis, apela a los aliados que le quedan.

Putin recibió a Maduro en la residencia de Novo Ogarevo, cerca de Moscú. Foto: AFP
Putin recibió a Maduro en la residencia de Novo Ogarevo, cerca de Moscú. Foto: AFP

El régimen de Nicolás Maduro siempre tuvo dos grandes aliados a los que recurrir por auxilio económico: China y Rusia. En septiembre, Maduro viajó a Pekín donde obtuvo del presidente Xi Jinping el compromiso de mayor inversión de las empresas chinas en Venezuela en dos áreas claves: petróleo y minería.

Ahora le tocó el turno de ir a pedirle a Rusia. Maduro se reunió ayer miércoles en Moscú con el presidente Vladimir Putin, quien también comprometió su apoyo para auxiliar económicamente a Venezuela.

Además, le sacó a Putin una declaración de claro corte político dirigida a Estados Unidos. "Apoyamos vuestros esfuerzos para conseguir la paz social y todas vuestras acciones en vistas a armonizar las relaciones con la oposición", declaró Putin, al inicio de su encuentro con Maduro, en la residencia oficial de Novo Ogarevo, cerca de Moscú. "Y naturalmente, condenamos todas las acciones de carácter evidentemente terrorista, todas las tentativas de derrocar la situación con ayuda de la fuerza", señaló.

A poco más de un mes de asumir un segundo mandato, después de reelegirse en comicios no reconocidos por Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y una docena de países de América Latina, Maduro intenta encontrar apoyo de sus aliados. "Estoy seguro que de esta reunión van a salir buenas noticias sobre la elevación de esa cooperación y del trabajo económico entre los dos países", dijo Maduro, dirigiéndose a su homólogo ruso.

"Creo que hemos encontrado el punto para avanzar, he activado un programa bastante completo, integral, que puede integrarse perfectamente a la visión económica de la cooperación Rusia-Venezuela", prosiguió el mandatario venezolano.

Poco antes del encuentro entre los dos dirigentes, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, afirmó que las "discusiones se centrarán en la ayuda que las autoridades venezolanas necesitan". No dio sin embargo ningún detalle sobre el monto que podría prestar Rusia a su aliado latinoamericano. Según él, la situación económica venezolana "sigue siendo complicada" aunque "se constatan indicios de mejora". "De hecho es por lo que el presidente de Venezuela ha venido", reconoció el portavoz del Kremlin.

Venezuela atraviesa una profunda crisis económica, reflejada en escasez de alimentos y medicinas y una inflación que —según el Fondo Monetario Internacional (FMI)— llegará a 1.350.000% este año y a la astronómica cifra de 10.000.000% en 2019. La crisis obligó a unos 2,3 millones de venezolanos a emigrar desde 2015, lo que según la ONU constituye el movimiento de población más masivo de la historia reciente de América Latina.

El lunes, Maduro declaró que viajaba a Moscú para "una visita de trabajo necesaria" que, aseguró, permitirá "cerrar el año 2018 con broche de oro en cuanto a las relaciones estratégicas que Venezuela construye con el mundo".

Venezuela firmó el año pasado un acuerdo de reestructuración de su deuda con Rusia, uno de sus principales acreedores, lo que le ofreció un respiro en un contexto de caída de los precios del petróleo y las sanciones de Estados Unidos.

Cada vez más aislado, Maduro está llevando a cabo una ofensiva diplomática ante la fuerte presión internacional. Viajó a Moscú después de haber recibido esta semana en Caracas a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, quien rechazó las sanciones a Venezuela por parte de Estados Unidos, país con el que también mantiene tensas relaciones. En días previos, Maduro recibió las visitas del canciller de Irán, Hojattolah Soltaní, y el presidente de la Asamblea Suprema de Corea del Norte, Kim Yong Nam, representante de Estado de Kim Jong-un.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)