Venezuela

Maduro más inflexible a poco de iniciar segundo mandato

Denuncia complot y desafía a los embajadores a irse si no les gusta su régimen.

El canciller Arreaza ayer con los delegados de los países acreditados ante el gobierno venezolano. Foto: EFE
El canciller Arreaza ayer con los delegados de los países acreditados ante el gobierno venezolano. Foto: EFE

En poco menos de un mes, el 10 de enero, Nicolás Maduro asumirá oficialmente su segundo mandato como presidente de Venezuela hasta el año 2025. El momento no puede ser peor: la crisis económica ahoga cada vez más a los venezolanos, su régimen está aislado en la región —además de excluido del Mercosur—, y las elecciones en las que se adjudicó el triunfo están cuestionadas por buena parte de la comunidad internacional. Así y todo, Maduro se muestra desafiante, no cede en la represión a la oposición, y tampoco da señales de tender puentes en la región. Es más, acaba de decirles a los embajadores acreditados en Venezuela que si a sus gobiernos no les gusta el régimen chavista, pueden retirarlos a todos.

En este marco, Maduro sigue ubicándose en el lugar que mejor le sienta: el de víctima de un complot de Estados Unidos. Así lo denunció el miércoles —dijo que desde la Casa Blanca hay un plan para matarlo—, y lo ratificó ayer jueves su canciller Jorge Arreaza.

"Nuestra Fuerza Armada (...), nuestra milicia y nuestro pueblo responderían. No es lo que queremos, no lo deseamos (...), pero si alguna fuerza osara horadar el territorio venezolano, los venezolanos daríamos la madre de las batallas", dijo Arreaza ante el cuerpo diplomático en Caracas.

Maduro denunció el miércoles que John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, coordina un complot para generar incidentes armados en las fronteras de Venezuela con Colombia y Brasil y justificar una intervención militar.

Arreaza calificó esta afirmación de Maduro como "una denuncia preventiva" para evitar la "chispa de una guerra".

El gobierno de Maduro suele desplegar una inflamada retórica "antiimperialista" con continuas denuncias de golpe de Estado y planes de magnicidio.

El nuevo complot, insistió el canciller, incluiría el entrenamiento de tropas regulares en Estados Unidos para tomar bases militares en Venezuela y de 734 "mercenarios" en Colombia para simular ataques de militares venezolanos contra países vecinos.

"Ustedes dirán: otra vez Maduro y otra vez su canciller (...) denunciando, ¿pero es que acaso Donald Trump no amenazó militarmente a Venezuela? ¿O es que lo soñamos?", agregó.

En septiembre pasado, en el marco de la Asamblea General de la ONU, Trump aseguró que "todas las opciones están sobre la mesa" en el caso venezolano, "las fuertes y las menos fuertes". "Y ya saben lo que quiero decir con fuerte", dijo entonces Trump.

Arreaza entregó ayer a James Story, encargado de negocios de la embajada estadounidense en Caracas, una nota de protesta.

"Tendríamos que declararlo persona no grata" si no "modifica su actitud", dijo el canciller sobre Story, y le pidió procurar un encuentro entre Maduro y Trump.

"No les gusta, se van".

Maduro enfrenta una fuerte presión diplomática mientras se prepara para asumir el próximo 10 de enero un segundo mandato, tras reelegirse en votaciones calificadas de fraudulentas por la oposición y desconocidas por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países de América Latina.

"Si no van a respetar al Gobierno de Venezuela es mejor que se vayan, porque el presidente incluso lo dijo ayer (por el miércoles), si se quedan, se quedan respetando el ordenamiento jurídico venezolano, a las autoridades venezolanas y la paz y la estabilidad de Venezuela", dijo Arreaza a los diplomáticos.

"Ante el nuevo Gobierno del presidente Maduro, el Estado que quiera retirar su embajador, su cuerpo diplomático y su cuerpo consular de Venezuela: bienvenido, puede hacerlo, adiós, pero se lleva desde el embajador hasta el último funcionario consular", subrayó.

Maduro adelantó el miércoles que tomará juramento de su cargo y que no aceptará "chantaje" diplomático en vista de la posibilidad de que algunos países retiren sus embajadores por considerar ilegítima su reelección.

En tanto, el embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, cree que debe haber un debate regional sobre el escenario que se abrirá cuando Maduro jure su cargo.

En una entrevista con EFE, Trujillo adelantó que Estados Unidos pedirá la convocatoria de un Consejo Permanente de la OEA para el 10 de enero con el objetivo de examinar cuál es la respuesta del continente a la investidura de Maduro.

"No vamos a tener todos la misma respuesta, pero es importante tener una conversación sobre el no reconocimiento de las elecciones. ¿Qué significa desde una perspectiva diplomática? Todos los países tendrán una respuesta diferente", consideró. Trujillo no especificó si Estados Unidos romperá relaciones con Maduro después del 10 de enero.

El Grupo de Lima, que reúne a una docena de países americanos que consideran rota la democracia en Venezuela, sesionó en Bogotá el 31 de octubre para analizar posibles opciones a partir del 10 de enero, pero no anunció ninguna decisión sobre la renovación del mandato de Maduro. Uruguay no integra el Grupo de Lima.

El 42% de la industria solo seguirá un año
(Reuters)

La mayoría de la industria de Venezuela está trabajando a un tercio de su capacidad y casi la mitad estima que operará solo un año más debido a la crisis económica, reveló ayer jueves una encuesta de Conindustria, organización que agrupa a las 2.500 principales empresas del país. Por la crisis y las restricciones en el acceso a divisas, muchas multinacionales ya han minimizado su actividad y otras se han ido, como la fábrica de neumáticos Goodyear, que el lunes cesó sus operaciones. "La vida con hiperinflación, aumento de impuestos, menos demanda y bajo acceso a la materia prima nacional e importada es difícil", dijo Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria, al presentar la encuesta trimestral entre sus asociados. Un 42% de los industriales respondió que trabajarán 12 meses más debido a que las condiciones económicas son desfavorables. El 38% de las industrias dijo que perdió a su personal calificado.

Líder de Podemos se arrepiente del chavismo
(EFE)

El líder del partido izquierdista español Podemos, Pablo Iglesias, reconoció ayer jueves la "nefasta" situación política y económica en Venezuela, y admitió su "arrepentimiento" por sus pasados elogios al régimen chavista.

Iglesias, quien ayer compareció ante la comisión del Senado español que investiga la financiación de los partidos políticos, explicó que hay "muchas opiniones" y cosas que dijo "hace muchos años" en las que se equivocó. "Rectificar en política está bien", añadió. "No comparto algunas cosas que dije en el pasado y creo que la situación política y económica en Venezuela es nefasta", recalcó Iglesias. El líder de la izquierda española negó tajantemente haber trabajado alguna vez para el Gobierno venezolano y rechazó que su formación haya recibido financiación de ese país. Iglesias recordó que todas las denuncias presentadas sobre este asunto han sido rechazadas por los tribunales españoles. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)