Semana clave

Maduro y Guaidó en guerra por la ayuda humanitaria

El régimen organiza una coalición internacional; la oposición recibe apoyos.

Marca solidaria. En el refugio Divina Pastora, lado colombiano de la frontera, venezolano reciben asistencia. Foto: AFP
Marca solidaria. En el refugio Divina Pastora, lado colombiano de la frontera, venezolano reciben asistencia. Foto: AFP

El régimen de Nicolás Maduro está empecinado en seguir bloqueando el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela, aunque ve en esta asistencia un arma política contra la oposición que lidera Juan Guaidó.

Maduro, que niega que Venezuela esté en una situación de emergencia, ahora anuncia el ingreso de insumos médicos enviados por Cuba y China, y está preparando una coalición de medio centenar de países que sirva de contrapeso a otros tantos que apoyan a Guaidó.

La oposición, por su lado, sigue sus planes para hacer ingresar la ayuda humanitaria en Venezuela el 23 de febrero. Delegados de Guaidó anunciaron ayer jueves haber recaudado más de 100 millones de dólares en las últimas tres semanas. El anuncio fue hecho al cierre de la Conferencia Mundial de la Crisis Humanitaria en Venezuela, realizada en la sede de la OEA en Washington.

“Se han comprometido más de 100 millones de dólares en ayuda humanitaria al pueblo venezolano, recursos que van a ser utilizados única y exclusivamente para alimentos y medicamentos que puedan ingresar al país”, dijo David Smolansky, coordinador del Grupo de Trabajo para los Migrantes y Refugiados de la OEA. Esa cifra corresponde a fondos prometidos por países y organizaciones desde el 23 de enero, el día que Guaidó se juramentó como presidente interino ante una multitud en Caracas.

Según lo detallado por Smolansky, incluye 20 millones de dólares de Estados Unidos, 40 millones de dólares de Canadá, 20 millones de euros de Alemania, 6,5 millones de libras esterlinas del Reino Unido, 1 millón de euros de Holanda, 500.000 dólares de Taiwán, 140.000 dólares de Nueva Zelanda, 30 millones de euros de la Unión Europea y 30 millones de dólares de organismos multilaterales.

El dinero llegará en especie directamente a los centros de acopio instalados en la frontera con Colombia y Brasil y en la isla caribeña de Curazao.

El ingreso de asistencia humanitaria centra actualmente la pugna por el poder entre Guaidó y Maduro.

Al abrir la conferencia, el representante de Guaidó ante Estados Unidos, Carlos Vecchio, dijo que la prioridad es lograr ingresar la asistencia a Venezuela el 23 de febrero, según el cronograma anunciado por Guaidó. “La razón de nuestra lucha no es otra que parar el dolor y el sufrimiento del pueblo de Venezuela. ¡Ya basta!”.

Venezuela está sumida en la mayor crisis económica de su historia moderna, con una hiperinflación estimada para este año en 10.000.000% por el FMI. Esto ha provocado la salida del país de casi 3 millones de venezolanos (poco menos del 7% de la población) desde 2015.

“La ayuda humanitaria que más precisa Venezuela es un cambio de régimen”, recalcó por su lado el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, cuyo discurso terminó con aplausos de pie.

Pese a que Maduro niega la crisis humanitaria y tiene bloqueado uno de los principales pasos fronterizos con Colombia, su régimen anunció la llegada de cerca de 1.000 toneladas de medicinas e insumos médicos de Cuba y China. El ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo a la prensa gubernamental que esta ayuda viene de Cuba y China, pero también de compras a empresas que no “bloquean” a Venezuela y a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Dijeron que había un bloqueo que no les permitía comprar medicinas y que aquí no hay emergencia humanitaria (...) ¿Cuál es el bloqueo? ¿Cuál era la mentira? Utilizaban el dinero de todos los venezolanos para robárselo”, dijo Guaidó en un acto con trabajadores y jubilados. “Se les cae la mentira muy rápido”, añadió.

Maduro busca crear un grupo de unos 50 países para defenderse ante la posibilidad de una invasión militar de Estados Unidos. El anuncio lo hizo en la ONU el canciller venezolano Jorge Arreaza, rodeado por diplomáticos de Rusia, China, Irán, Cuba, Siria, Corea del Norte, Nicaragua, Bolivia, entre otros. El embajador de Rusia ante la ONU, Vasily Nebenzya, dijo que Maduro está pensando organizar una conferencia internacional en apoyo del gobierno legal de Venezuela.

Guaidó también cuenta con medio centenar de países que lo apoya, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Israel, Australia, la mayoría de los países de América Latina y Europa.

Persecución judicial.

En medio de esta guerra por la ayuda humanitaria, el Tribunal Supremo, organismo que responde a Maduro, prohibió la salida de Venezuela y bloqueó las cuentas de 15 personas nombradas por la Asamblea Nacional opositora para integrar las juntas administradoras de la estatal Pdvsa y Citgo, su filial en Estados Unidos.

Juan Guaidó
Juan Guaidó luego de asistir a una misa este domingo, en Caracas. Foto: EFE
Principales apoyos

Estados Unidos
Israel
Australia
Grupo de Lima (13 países)
Unión Europea (20 países)

Nicolás Maduro
Maduro se apoya en los miles de mineros que trabajan -la mayoría sin papeles- para extraer la riqueza mineral. Foto: Reuters
Principales apoyos

Rusia
China
Turquía
Irán
Cuba
Siria
Corea del Norte
Nicargua
Bolivia

Chavistas y militares en gobierno de transición
Maduro se sigue mostrando en actos con los militares, buscando renovar su apoyo. Foto: AFP

Un gobierno de transición en Venezuela tendría que incluir a chavistas y militares para lograr estabilidad política y garantizar unas elecciones presidenciales libres, según un dirigente opositor de alto rango. La posibilidad de abrir espacio a quienes abandonen el régimen de Nicolás Maduro empezó a discutirse en el parlamento, que impulsa un proceso de transición tras haber declarado al mandatario ilegítimo por considerar que no se respetaron las garantías democráticas en las elecciones en las que los principales líderes opositores no pudieron presentarse.

El vicepresidente de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, Stalin González, dijo a Reuters que la apertura a integrar al chavismo es tan necesaria como la presión popular y el apoyo internacional para que Maduro ceda el poder.

“Sí pensamos que el chavismo y los militares deben ser parte de ese gobierno de transición”, apuntó el diputado opositor. “Hay que darle espacio al chavismo, que no es Maduro, porque tiene que haber estabilidad política”, agregó.

Aunque no precisó con qué sectores oficialistas planean tener acercamientos, González cree que hay que convencer a chavistas y militares de que “Maduro es un obstáculo para el futuro desarrollo del país y también para que el chavismo como fuerza política permanezca en el tiempo”.

En una transición, Guaidó tendrá 13 meses para celebrar elecciones libres, aunque González dijo que buscarían que se convoquen antes de ese plazo.

González aseguró que “todas las decisiones” Guaidó las están tomando en consenso con la directiva de la Asamblea Nacional y los jefes de los cuatro grandes partidos de oposición y otros aliados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)