LA CRISIS EN VENEZUELA

Maduro continúa con la venta de oro ayudado por Rusia

En marzo sacó 7,4 toneladas que envió a Turquía vía Uganda; la operación fue por 300 millones de dólares.

Incidentes en la entrada del Parlamento venezolano. Foto: AFP
Incidente con la oposición y la guardia chavista que no dejaba entrar a los periodistas. Foto: AFP

Nicolás Maduro vendió en marzo 7,4 toneladas de oro procedente de las reservas de Venezuela -por un valor de 300 millones de dólares- para refinarlo en África y así evitar las sanciones estadounidenses, informó ayer martes el diario Wall Street Journal.

El oro viajó desde Venezuela hasta Uganda en un avión ruso, donde la carga iba identificada como propiedad del banco central del país, para proceder a su refinamiento antes de ser exportado a Oriente Medio, de acuerdo con fuentes diplomáticas y policiales de ambos países según el diario.

Estados Unidos impuso sanciones a la venta de oro venezolano en noviembre del año pasado, aunque, desde entonces, se ha seguido poniendo a la venta en secreto. Una muestra son los dos envíos de 3,8 y 3,6 toneladas a Uganda para su tratamiento y posterior envío a Oriente Medio, con Turquía como destino final.

Como intermediario actuó una empresa de Dubái llamada Goetz Gold, aunque la compañía aseguró que dicha carga no fue enviada a Ankara.

Solo el primer lote desapareció, mientras que el segundo fue intervenido por la policía ugandesa, que identificó los lingotes con etiquetas que certificaban su procedencia venezolana y que los fechaban en la década de los cuarenta del siglo XX. Con todo, el fiscal general de Uganda ordenó tres semanas después de su incautación la liberación de la carga, cuyo rastro se perdió entonces.

No se trataría de la primera carga enviada este año, sino que en enero ya se habría producido un envío de veinte toneladas, según denunció el opositor José Guerra, antiguo economista del Banco Central de Venezuela.

Esto hizo que el asesor de seguridad nacional estadounidense, John Bolton, advirtiera a Turquía y a Emiratos Árabes de que no compraran a Venezuela estos bienes “robados al pueblo venezolano por la mafia de Maduro”.

Desvío de fondos.

En tanto, Maduro sigue buscando cómo acorralar judicialmente al líder opositor Juan Guaidó, proclamado en enero presidente interino con el respaldo de Estados Unidos y reconocido por más de medio centenar de países.

Así, el régimen abrió una investigación a colaboradores de Guaidó señalados de presunta malversación de fondos destinados a asistir a militares desertores, anunció ayer martes el fiscal general, Tarek William Saab.

Los acusados son Rossana Barrera y Kevin Rojas. Ambos fueron designados por Guaidó como “enviados operativos” en Colombia para coordinar las ayudas a los uniformados que retiraron su apoyo a Maduro.

Una comisión del Parlamento, de mayoría opositora, también investigará la presunta malversación de fondos.

La supuesta maniobra fue denunciada por el medio digital Panam Post.

Presión a Cuba.

En tanto, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, afirmó ayer martes que Cuba debe “apartarse del camino” de Venezuela y aseveró que el gobierno de Donald Trump seguirá presionando diplomática y económicamente para que lo haga.

Pence habló así en el puerto de Miami, donde visitó al buque hospital USNS Comfort que partirá en misión humanitaria por Suramérica, Centroamérica y el Caribe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados