La crisis en Venezuela

Maduro "atropella" Estado de Derecho, acusan los obispos

Denuncian un “resquebrajamiento” de la Justicia y ?que “todo se está saliendo del control” de las leyes.

Chavistas. militantes del partido oficialista en Venezuela salieron a las calles ayer a apoyar a Maduro. Foto: AFP
Chavistas. militantes del partido oficialista en Venezuela salieron a las calles ayer a apoyar a Maduro. Foto: AFP

La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) acusó ayer lunes al régimen de Nicolás Maduro de querer instaurar una espiral de violencia en el país y de promover "el resquebrajamiento de la justicia". Los obispos venezolanos señalan que se están violando las leyes y que se "atropella" el Estado de Derecho en el país.

En un comunicado, que se produce en medio de las investigaciones y detenciones por el supuesto atentado a Maduro el pasado 4 de agosto, los obispos señalan que todo lo que tiene que ver con la Justicia "se está saliendo del control de las leyes" para "enmarcarse" en "la persecución física" y "el amedrentamiento".

"Perseguir, someter y enjuiciar arbitrariamente, es el componente que se observa, mientras hay una multitud de pueblo que pide alimentos, medicamentos, luz eléctrica, transporte público, gas, sueldos dignos, detener la inflación", dijo la CEV y lamentó que los que se "sienten con poder" estén "usando" la "violencia represiva". Este pronunciamiento de los obispos, se produce en momentos en que la oposición venezolana ha denunciado que el diputado detenido por el supuesto atentado a Maduro, Juan Requesens, ha sido sometido a tratos crueles y que se le ha negado la visita de sus familiares y abogados.

En el comunicado, la iglesia también reitera que se quiere "ejercer un control social" y que se está promoviendo "el quiebre de la disidencia".

La semana pasada la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal pidió a Maduro cesar la "represión violenta contra los ciudadanos", tras el supuesto atentado e instó a los grupos defensores de los derechos humanos a estar "atentos" ante posibles violaciones.

Y ayer los obispos exhortaron a los organismos de seguridad del Estado a cambiar su actitud y a entender que el país está en un momento "de grandes sacrificios y sufrimientos", por lo que reiteraron su petición sobre cesar la represión. "Acompañen a este pueblo que no tiene otra alternativa sino la de buscar ser escuchado en sus necesidades", afirman.

Asimismo, los obispos venezolanos instaron a los ciudadanos a no sucumbir ante "esta realidad dolorosa" y a seguir en la "búsqueda de la verdad". "La protesta cívica, la organización comunitaria, la unidad como pueblo, el reclamo legítimo del buen funcionamiento de los servicios públicos que les pertenecen al pueblo, son acciones que están avanzando", recalcó la CEV en el comunicado.

Más acusados.

En tanto, el régimen acusó ayer a otros sectores de la oposición de estar detrás del supuesto atentado a Maduro. Lo hizo a través del presidente de la oficialista Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, para quien "otros" sectores de la oposición están involucrados, además de los dos diputados del partido Primero Justicia (PJ) hasta ahora acusados.

"En los teléfonos está toda la información y toda la comunicación que es parte de la investigación que tiene que llevarse adelante (...) porque no solo es Julio Borges y (Juan) Requesens, hay otros sectores de la oposición que están metidos en el magnicidio", dijo Cabello.

Desde una marcha en Caracas en apoyo al presidente Maduro, Cabello, también considerado número dos del chavismo, reiteró la acusación al expresidente colombiano Juan Manuel Santos de estar también involucrado.

"El expresidente Santos tiene mucho qué decir, fue en una hacienda, en una hacienda en Colombia donde se entrenaron y todavía se entrenan grupos paramilitares para atacar a nuestro país. El actual presidente de Colombia lo ha dicho públicamente que hará lo que tenga que hacer para sacar a Nicolás Maduro", dijo.

Además, Cabello indicó que "hay un intento mundial de acabar" con la vida de Maduro y señaló que si Estados Unidos niega su "participación" en este atentado entonces "hay que pensar que participó".

Por el supuesto atentado, el martes 7 fue detenido el diputado Requesens y en un procedimiento exprés se le despojó de su inmunidad parlamentaria, al igual que Borges, exiliado en Colombia. Según la Fiscalía, son 19 los involucrados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º