CRISIS EN VENEZUELA

Maduro apunta a una reelección sin oposición

EE.UU. dice que el presidente busca “consolidar su dictadura”.

Venezolanos el domingo buscando sus mesas electorales para votar en las municipales. Foto: Reuters
Venezolanos el domingo buscando sus mesas electorales para votar. Foto: Reuters

Nicolás Maduro quiere tener un camino despejado para las elecciones presidenciales de 2018. Fortalecido con un triunfo en las elecciones de alcaldes del pasado domingo, Maduro buscará ahora su reelección y para eso no quiere a la oposición en la cancha, por lo que no tuvo mejor idea que excluirlos de la contienda.

La victoria del chavismo, que ganó el domingo 308 de las 335 alcaldías, era previsible pues decidieron no participar las tres mayores fuerzas de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD): Primero Justicia, del excandidato presidencial Henrique Capriles; Voluntad Popular, del preso político Leopoldo López; y Acción Democrática, de Henry Ramos Allup.

"Quien se vale del hambre del pueblo mediante un sistema electoral fraudulento no debe cantar victoria. Las irregularidades y la escasa participación han marcado la jornada", dijo la MUD en un comunicado sobre las elecciones de alcalde del domingo.

Pero Maduro sorprendió cuando, al votar, aseguró que esos partidos quedarían inhabilitados por boicotear las municipales: "Partido que no haya participado hoy y haya llamado al boicot de las elecciones no puede participar más", advirtió. "El año 2018 pertenece al pueblo chavista", sentenció.

Estados Unidos consideró la advertencia de Maduro como "otra medida extrema para cerrar el espacio democrático en Venezuela y consolidar el poder en su dictadura autoritaria", según la vocera del Departamento de Estado, Heather Nauert.

En las elecciones del domingo, con una participación del 47,3%, el oficialismo conquistó además la gobernación del estado de Zulia, cuya elección se repitió el domingo, sumándola a las 18 entidades ganadas —de un total de 23— en los comicios regionales del 15 de octubre.

"Ahora a prepararse para grandes victorias en 2018", instó Maduro, quien según el vicepresidente, Tareck El Aissami, buscará un segundo período de seis años.

"Dividir al enemigo".

La MUD no participó en las municipales argumentando que hubo fraude en los comicios de gobernadores y que su meta son las presidenciales; por ello aceptó ir el 1° de diciembre a un diálogo en República Dominicana en busca de garantías electorales, cuya segunda ronda será este viernes.

"El resultado de las municipales no refleja el mapa de preferencias políticas de los venezolanos, mayoritariamente opositor; pero sí empeora dramáticamente la capacidad de lucha y motivación de la oposición, algo que el chavismo seguramente sabrá aprovechar", opinó el analista Luis Vicente León.

Opositores y analistas creen que Maduro adelantará las presidenciales de fines de 2018 al primer trimestre, para aprovechar la fractura que se profundizó en la MUD con la derrota en la elección de gobernadores y el diálogo.

Tras las protestas opositoras que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio, e instaurar una Asamblea Constituyente de plenos poderes, Maduro subió su popularidad de 24,4% a 31,1%, según la firma Venebarómetro. En cambio, la evaluación negativa de la MUD aumentó de 46,1% a 65,7%.

Pero sigue el malestar por la crisis económica, con fuerte escasez de alimentos y medicinas, por lo que Maduro apunta a "evitar que la oposición se reagrupe", según el experto electoral Eugenio Martínez.

También busca ampliar, "a punta de clientelismo", una base electoral estancada, sostiene el politólogo Luis Salamanca.

Pese a tener las mayores reservas de petróleo del mundo, Venezuela está al borde del default total pues sólo tiene 9.700 millones de dólares en reservas y en 2018 debe pagar unos 8.000 millones de su deuda externa, estimada en unos 150.000 millones.

"Lo único que le queda (a la oposición) es reorganizarse en función de escoger un candidato para 2018, pero eso todavía luce muy complejo porque no hay acuerdo entre los principales liderazgos", manifestó Martínez.

Según León, aunque la oposición tendrá "un tiempo muy corto para reestructurarse y definir una estrategia", su "problema mayor" es no tener "un líder que motive, organice y reviva la esperanza".

La MUD deberá además convencer "a los venezolanos de que no valió la pena ir a las urnas esta vez, pero sí ir a las presidenciales", señaló Salamanca.

JULIO BORGES

El régimen pagará un alto costo

El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Julio Borges, dijo ayer lunes que el gobierno de Nicolás Maduro pagará un “costo alto” si niega un “resultado sensato” en el proceso de diálogo que mantiene con la oposición en República Dominicana. “Si el gobierno se niega a un resultado sensato para esta negociación, pagará un costo alto”, dijo Borges citado en un comunicado de su partido Primero Justicia (PJ), en el que se reseña un encuentro entre el diputado y el secretario de Estado de El Vaticano, Pietro Parolin. Durante esta reunión el político y el religioso discutieron sobre el actual proceso de diálogo que arrancó el 1° de diciembre y continuará este viernes en Santo Domingo. Parolin -según la nota de PJ- hizo votos para que estas conversaciones arrojen “beneficios concretos que mejoren la vida” de todos los venezolanos, y aseguró que el papa Francisco está “muy al tanto de la realidad venezolana”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)