La crisis económica en Venezuela

Maduro admite "fracaso" de su modelo productivo

“La responsabilidad es nuestra”, dijo en el congreso del partido oficialista.

Apagones: ayer los servicios públicos colapsaron en Venezuela. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

Nicolás Maduro admitió lo que desde hace tiempo todo el mundo veía: el fracaso de su régimen en Venezuela, que llevó al país a la hiperinflación tras cuatro años de recesión.

"Los modelos productivos que hasta ahora hemos ensayado han fracasado y la responsabilidad es nuestra, es mía, es tuya", dijo Maduro en el congreso del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) la noche del lunes.

"Basta de lloriqueos (...), nos toca producir con agresión o sin agresión, con bloqueos y sin bloqueos, hacer de Venezuela una potencia económica (...) Cero lloriqueo, yo lo que quiero es soluciones compañeros", subrayó.

El régimen de Maduro estatizó sectores como el del cemento y acero, expropió cientos de empresas —entre ellas cadenas de supermercados— y más recientemente militarizó mercados municipales en una cruzada contra los altos precios. Asimismo, fija los precios de varios rubros y monopoliza las divisas mediante un control de cambios.

"Calculo unos dos años pa-ra lograr un alto nivel de estabilidad y que podamos ver los primeros síntomas de la prosperidad nueva, económica, sin abandonar un segundo la protección y seguridad social", sostuvo Maduro.

Maduro recalcó, además, que sus planes para la recuperación económica incluyen "llegar a seis millones de barriles diarios en el 2025 o antes", en medio de una producción petrolera que se desplomó de 3,2 millones de barriles diarios en el 2008 a 1,5 millones en 2018.

Según el último reporte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), elaborado a partir de fuentes secundarias, Venezuela bombea solo 1,4 millones de barriles diarios.

Plan sin base.

El FMI estimó que este año la inflación de Venezuela será de casi 1.000.000% y que el PIB caerá 18%, tras haberse desplomado 14% el año pasado y 16,5% en 2016.

Maduro, que suele achacar la crisis a una "guerra económica" promovida por Estados Unidos para derrocarlo, llamó a la militancia del PSUV a sumar- se a la recuperación de la producción.

Estados Unidos ha impuesto sanciones financieras contra Maduro, varios funcionarios del gobierno y la petrolera estatal Pdvsa, que aporta 96% de los ingresos del país por la exportación de crudo.

Las consecuencias de los controles se reflejan, por ejemplo, en el sector agrícola que apenas abastece 25% del consumo nacional, tras aportar 75% en el pasado, según estimaciones de la Federación Nacional de Agricultores.

La industria, por su parte, funciona a un 30% de su capacidad, según la privada Conindustria.

Para atajar la crisis, Maduro anunció la semana pasada una serie de medidas que incluyen suprimir cinco ceros al bolívar, revisar la ley de cambios, censar el parque automotor para promover el "uso racional" de la gasolina y levantar los impuestos a la importación de bienes de capital.

Analistas consultados por EFE dijeron la semana pasada que el plan de recuperación de Maduro es "insuficiente", entre otras cosas, por no contar con ayuda financiera internacional.

Sin luz.

La crisis económica ha llevado que varios servicios públicos estén colapsados por falta de mantenimiento. Por ejemplo, un masivo apagón en Caracas generó ayer martes caos en el transporte, el comercio, la telefonía celular y en internet.

El corte dejó inicialmente sin electricidad al 80% de la capital, de unos seis millones de habitantes, informó el minis-tro de Energía Eléctrica, Luis Motta, en Twitter. Según Motta, el problema se debió a una falla en la subestación de Santa Teresa, en el estado de Miranda.

El apagón afectó zonas de Miranda, incluidas las ciudades satélite Guarenas y Guatire, y Vargas, donde está el aeropuerto internacional de Maiquetía, que sirve a la capital. Maiquetía estuvo una hora sin luz durante el primer corte. El servicio, luego de haber sido restablecido por unos minutos, volvió a interrumpirse.

La salida de servicio de los semáforos ocasionó atascos de vehículos en Caracas, y el metro, que moviliza a unos dos millones de usuarios por día, también se paralizó.

También hubo interrupciones constantes de telefonía celular e internet.

Miles de personas intentaban llegar a pie a sus trabajos y los escasos autobuses estaban abarrotados, pues 90% de la flota se encuentra inactiva por falta de repuestos, según el gremio de transportistas.

Algunos edificios de oficinas fueron desalojados, con decenas de personas aglomeradas frente a sus puertas cerradas.

Centros de salud como la maternidad Concepción Palacios, en el oeste, se vieron igualmente afectados, denunciaron enfermeras, en huelga desde hace más de un mes para exigir mejores salarios y condiciones laborales.

Los cortes eléctricos son frecuentes en Venezuela, principalmente en las provincias. En varios estados del oeste, como el petrolero Zulia, se aplica un racionamiento diario que en ocasiones dura hasta 12 horas.

El gobierno atribuye los apagones a "sabotajes" de sus adversarios para crear descontento popular, mientras que expertos los vinculan con el deterioro de la infraestructura por falta de inversión, impericia y corrupción.

En febrero, el presidente Maduro ordenó a la Fuerza Armada activar un plan contra la "guerra al sistema eléctrico".

"Todos los servicios públicos están manejados por instituciones deterioradas en las que priva la fidelidad política sobre los méritos", declaró a la AFP José María De Viana, expresidente de la estatal Hidrocapital.

"Veo cerca la caída del régimen"
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

El mandatario saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró que ve cerca la caída del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. "La veo cerca. Un país con la inflación que tiene Venezuela —un millón por ciento según el FMI—, ese régimen se tiene que desmoronar", declaró Santos ayer lunes a la AFP.

A una semana de dejar el poder en manos de su opositor, Iván Duque, Santos considera que lo mejor que podría pasarles a Venezuela y a Colombia, que comparten una frontera de 2.200 kilómetros, es que Maduro caiga, ojalá de "forma pacífica". Si esto no ha sucedido aún es porque, según Santos, el gobierno venezolano ejerce una "represión cada vez más efectiva", lo que incluso ha disuadido nuevas protestas masivas. "Hay una paradoja: entre más sufre la población más susceptible a ser reprimida y eso es lo que ha mantenido al régimen de Maduro", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º