Chalecos amarillos

"¡Macrón, dimisión!", reclamo en las calles

Unos 84.000 chalecos amarillos manifestaron ayer sábado en París y otras ciudades de Francia contra la política del gobierno de Emmanuel Macron, una nueva jornada de movilización que se desarrolló en calma, salvo algunas escaramuzas, en medio de un fuerte dispositivo policial.

Emmanuel Macron, presidente de Francia. Foto: Efe.
Emmanuel Macron, presidente de Francia. Foto: EFE

El saldo oficial fue más elevado que el sábado 5 de enero, cuando se contabilizaron unos 50.000 manifestantes. La movilización no pierde vigor, a tres días de un "debate nacional" convocado por Macron que puede resultar decisivo para el tenso ambiente político francés.

Los chalecos amarillos, surgidos de clases populares y medias francesas, hastiadas por los impuestos, las escasas esperanzas económicas y una política social que consideran humillante, mostraron esta vez además una mayor disciplina, tras los graves incidentes de otras jornadas.

En París, epicentro de las protestas desde hace nueve sábados consecutivos, fueron 8.000 los manifestantes, que protagonizaron algunas escaramuzas ante el Arco de Triunfo.

"La responsabilidad ganó frente a la tentación del enfrentamiento" se felicitó el ministro de Interior, Christophe Castaner.

Pero los 80.000 policías desplegados en todo el territorio también contribuyeron a ahogar las protestas más violentas. Las fuerzas del orden detuvieron a 244 personas en todo el país.

Los manifestantes marcharon al grito de "¡Macron dimisión!" desde el ministerio de Finanzas hasta el Arco del Triunfo, en uno de los extremos de la célebre avenida de los Campos Elíseos, donde las fuerzas de seguridad establecieron un impresionante perímetro de seguridad con calles y varias estaciones de metro cerradas.

Miles de manifestantes desfilaron también en otras ciudades, como Bourges, en el centro del país, donde más de 6.000 chalecos amarillos se dieron cita. "Queremos demostrar nuestra unidad en el corazón de Francia", explicó Priscillia Ludosky, figura del colectivo.

Más de 5.000 personas marcharon en Burdeos (suroeste), en una movilización ligeramente superior a la semana pasada. Miles de personas salieron a las calles en Toulouse, Nîmes, Estrasburgo, Lille y Nantes. Y 200 personas manifestaron, bajo fuerte seguridad, cerca de la casa de verano de los Macron, en la ciudad de Touquet (norte).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)