EL ARTE DE GOBERNAR

Macri despeja el camino y avanza con sus reformas

Aprobada la previsional, ahora viene el turno de los cambios tributarios.

El kirchnerismo no condenó la violencia y quedó asociado a los grupos ultras. Foto: Reuters
El kirchnerismo no condenó la violencia y quedó asociado a los grupos ultras. Foto: Reuters

Tras una jornada signada por la violencia en Buenos Aires, el gobierno de Mauricio Macri logró en las primeras horas de ayer lunes un triunfo parlamentario clave con la aprobación de la reforma previsional. Ese éxito no solo fortalece al gobierno luego de días de duras protestas, sino que también despeja el terreno para que Macri avance en otras reformas que considera cruciales.

"Convertido en ley el proyecto más sensible para la opinión pública, el gobierno está ahora en condiciones ideales para buscar la aprobación antes de fin de año de las otras iniciativas acordadas con los gobernadores", dijo a El País Orlando DAdamo, director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano.

La suerte de la reforma tributaria, y de los proyectos de consenso y responsabilidad fiscal acordados con 23 de los 24 gobernadores en noviembre, estaba supeditada al resultado del cambio en la fórmula con la que se actualizan los haberes de los jubilados y pensionados.

Esos pagos se llevan 4 de cada 10 pesos que gasta el Estado en Argentina. Sin cambios en la fórmula de actualización, el aumento de las jubilaciones en 2018 hubiera rondado el 25%. Tras la aprobación de la reforma, el ajuste será menor: del 21%. La diferencia representa un ahorro de unos 3.500 millones de dólares en 2018.

Con eso, el gobierno tomó impulso para avanzar con los otros proyectos en agenda. Ayer por la tarde, la Cámara de Diputados volvió a sesionar para tratar la reforma tributaria. Esa iniciativa procura disminuir la carga impositiva sobre las empresas. Por ejemplo, se reduce del 35% al 25% el impuesto a las ganancias para las compañías que reinviertan sus utilidades. A cambio, se crean nuevos impuestos, como el que grava la renta financiera, y se incrementan las alícuotas de los tributos a las cervezas y al cigarrillo.

Otro de los proyectos que será debatido por Diputados en estos días es el "Consenso fiscal", que ya tiene media sanción del Senado. Ese pacto busca clausurar un conflicto que se mantuvo durante décadas entre el gobierno nacional, la provincia de Buenos Aires y el resto de las jurisdicciones.

A cambio de mayores partidas, la Casa Rosada acordó con los gobernadores el proyecto de "Responsabilidad fiscal", que también ya tiene la aprobación del Senado. Para que los esfuerzos de reducción del déficit de las cuentas públicas sean compartidos, las provincias no podrán incrementar sus gastos a un ritmo mayor al de la inflación. Una de las exigencias impuestas por la Casa Rosada es que el incremento de la cantidad de empleados públicos en las provincias no supere el ritmo de crecimiento poblacional en cada una. Si esas premisas no fueran cumplidas, el gobierno cuenta con un as en la manga: no dará el visto bueno para que las provincias puedan tomar créditos en el exterior.

Costos políticos.

Aprobada la reforma previsional, Macri confía en que ahora sí podrá avanzar hacia el objetivo de reducción gradual del déficit fiscal en los próximos años. Con esa meta por delante, el gobierno aceptó pagar el costo político de la reforma jubilatoria.

Pero, en todo caso, no solo el gobierno de Macri pagó costos por el tumultuoso debate de esa reforma. El kirchnerismo sumó otro duro revés. Luego de las sucesivas derrotas electorales que viene sufriendo desde 2013, la fuerza liderada por Cristina Kirchner viene apelando a retener cuotas de poder mediante la presión popular en las calles, un ámbito donde suelen dirimirse muchos de los conflictos en Argentina. Sin embargo, la aprobación de la ley previsional demostró que, al menos con la actual correlación de fuerzas parlamentarias, esa estrategia resulta insuficiente. Peor aún: la falta de condena del kirchnerismo a la violencia ejercida por el grupo más radicalizado de los manifestantes terminó asociándolo con esas prácticas antidemocráticas.

También quedó golpeada la Confederación General de Trabajadores (CGT). Dividida, la central sindical lanzó el lunes al mediodía un paro por 24 horas para oponerse a la reforma previsional. Pero la medida de fuerza terminó diluyéndose ante la negativa del sindicato que representa a los conductores de micros y colectivos a adherirse a la huelga.

"El gobierno de Macri, que no tiene mayoría en el Congreso, logró mantener sus apoyos y sumar respaldos de otros sectores para aprobar la reforma previsional. Aún con los costos que pagó, logró una victoria clave. Más aún si se tiene en cuenta que si el resultado hubiera sido negativo, lo habría dejado muy debilitado", señaló DAdamo.

El francotirador

Fue una de las postales de la jornada de violencia del lunes en Buenos Aires durante el debate de la reforma jubilatoria en la Cámara de Diputados. Sebastián Romero, excandidato a diputado en 2015 por el Partido Socialista de los Trabajadores Unificados (PSTU), agrupación ultrarradical de filiación trotskista, disparando un "rifle tumbero" contra la policía. Ayer martes, el fiscal federal Alejandro Mangano pidió la detención de Romero. El fiscal imputó a Romero por intimidación pública, daño, lesiones, resistencia a la autoridad, perturbación de una sesión del Congreso, entre otros delitos. Romero es un conocido activista trotskista en Rosario. Antes de ser candidato, fue delegado gremial en la planta que tiene la empresa General Motors en esa ciudad.

Las reformas clave

PREVISIONAL. Se modifica la fórmula de ajuste de las jubilaciones. En lugar de un ajuste semestral basado en un 50% en la evolución de los salarios y en un 50% en la de la recaudación, se pasará a un esquema de ajuste trimestral que tomará en cuenta en un 70% la inflación y en un 30% la suba de los salarios formales. La nueva fórmula, que se aplicará cada tres meses a partir de marzo, no contempla la inflación del último trimestre de este año. El gobierno otorgará un bono compensador en marzo que alcanzará a 10 millones de retirados.

TRIBUTARIA. Se reduce gradualmente la alícuota del impuesto a las ganancias del 35% al 25% para las empresas que reinviertan sus utilidades. Además, se eliminan gravámenes como el Impuesto a la Transferencia de Inmuebles. Para compensar, se crea un impuesto a la renta financiera y se aumentan las alícuotas de los tributos al cigarrillo y la cerveza. La reforma tributaria tendrá hoy un capítulo especial en el Congreso, por la presentación que realizará el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en la comisión de presupuesto, que integra, entre otros, Cristina Kirchner .

RESPONSABILIDAD Y CONSENSO FISCAL. El gobierno y las provincias se comprometen a reducir impuestos. Se establecen límites al nivel de endeudamiento de las provincias y al gasto público. Acordado entre el gobierno nacional y las provincias, el consenso fiscal establece nuevas reglas de distribución de los impuestos, la desistencia de reclamos judiciales por la coparticipación y el compromiso de no iniciar nuevas controversias hasta tanto se firme un nuevo régimen de reparto de impuestos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)