vea el video

Macri en carrera presidencial anunció que ya tiene su vice

El contundente triunfo de la conservadora Propuesta Republicana (Pro) que lidera Mauricio Macri y la derrota del kirchnerismo en las PASO (primarias) de la ciudad de Buenos Aires impactan en el mapa político nacional en plena carrera electoral.

El gran vencedor de la jornada electoral del domingo fue Macri, que no solo revalidó el triunfo del Pro en la capital, su principal bastión electoral tras ocho años de gestión como alcalde, con un 47,3 por ciento de las papeletas, sino que consiguió que su candidato y jefe de su Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, se impusiera por goleada a su más directa rival, la exvicejefa del Gobierno porteño Gabriela Michetti.

"Fue un paso adelante muy grande", afirmó ayer Macri, que se presentó eufórico en rueda de prensa junto a Rodríguez Larreta, un economista de 49 años que inició su carrera en la gestión pública con el peronista Carlos Menem y el radical Fernando de la Rúa y que participó después en la creación del Pro.

El jefe del gobierno porteño anunció además que ya tiene su candidato a la vicepresidencia para las elecciones presidenciales de octubre, aunque no reveló su nombre. El compañero de fórmula "representa los valores que queremos representar", se limitó a decir.

Macri se mostró convencido de que, tras estos resultados, "la elección presidencial se va a polarizar en dos temas. Continuidad, con un candidato del Gobierno, y el cambio, que lo vamos a representar nosotros".

Con su contundente triunfo en la mano, lanzó además un mensaje al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, otro de los grandes perdedores de las primarias porque su candidato a la ciudad no logró alcanzar el mínimo para seguir en la competencia electoral.

"Nosotros creemos en el cambio y ellos ya gobernaron", dijo el alcalde de Buenos Aires en alusión a la gestión de Massa como jefe de Gabinete de Cristina Fernández, entre 2008 y 2009. Una declaración que aleja las posibilidades de una alianza entre Macri y Massa para combatir al oficialista Frente para la Victoria (FPV) en las presidenciales de octubre.

Los otros.

El descalabro de Massa en la capital argentina no constituye un buen augurio para este peronista disidente y líder del Frente Renovador, que lanzará formalmente su candidatura presidencial el viernes.

El kirchnerismo, el otro gran derrotado de estas primarias, trató ayer de minimizar el impacto de su caída, de casi ocho puntos porcentuales.

Encabezada por Mariano Recalde, presidente de Aerolíneas Argentinas y hombre de La Cámpora (la organización que agrupa a las juventudes kirch-neristas), la candidatura del FPV quedó relegada a un tercer lugar con un 18,7 por ciento de votos, uno de sus peores registros en la ciudad.

Un resultado que aguó la fiesta que había preparado el oficialismo tras conocer sondeos de boca de urna que le daban una segunda posición en las primarias porteñas y que fallaron estrepitosamente.

En la primera reacción oficial tras la derrota, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, trató de restar importancia a este batacazo electoral y adelantó que no van a "bajar los brazos" y trabajarán "el doble" para "conquistar la mayor cantidad de votos" en las elecciones municipales del próximo 5 de julio.

La sorpresa de estas primarias fue Martín Lousteau, exministro de Economía de Cristina Fernández y candidato por el frente de centro-izquierda ECO, que se anotó un 22,27 por ciento de los votos.

Lousteau, un joven economista que se ajusta al perfil del ciudadano medio de la capital argentina, puede convertirse en una amenaza para Rodríguez Larreta si el Pro no logra imponerse en primera vuelta y tiene que recurrir a una segunda convocatoria, que se celebraría el 19 de julio.

Buenos Aires, históricamente reacia a votar al peronismo, representa más del 8 por ciento del padrón electoral del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados