AL TIMÓN EN LA TORMENTA

Lula quiere ganar en las calles

Luego de dos nuevos reveses en los tribunales, incluido el Supremo, el líder movilizó a toda su base militante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desde San Pablo, el líder se lanzo a las calles para dar batalla. Foto: Reuters

Los hechos se suceden vertiginosamente en Brasil. En la mañana una multitud de manifestantes opositores fue desalojada con uso de hidrantes, gases lacrimógenos y avances de fuerzas policiales en Brasilia. Poco después se supo por vía de la Abogacía del Estado que dos de los recursos que anulaban el nombramiento del expresidente Lula Da Silva quedaban sin efecto y el líder podría asumir su condición de jefe de la Casa Civil.

Unas dos horas más tarde otro juez de San Pablo hacía caer el nombramiento. Por la tarde los militantes del PT y sindicatos afines al gobierno tomaron las calles de varias ciudades, la manifestación mayor fue en San Pablo donde se desplegaron en la avenida Paulista, donde al caer la noche habló Lula.

Estos fueron ayer los principales hechos de una jornada tensa y cambiante a cada hora. A ello se suma el avance de los trámites para el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff. Los trámites ya corren en el Congreso y sobre última hora se presentó una nueva demanda por "impeachment", pero esta vez de la asociación de abogados de Brasil.

Demostración de fuerza.

Tal como había anunciado al comienzo de este capítulo de la crisis, el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) lanzó ayer una manifestación en apoyo del gobierno y de su máximo líder, Lula Da Silva. Fue él mismo quien cerró en San Pablo el acto con un encendido discurso.

Otros actos similares se llevaron a cabo en 55 ciudades del país. Los organizadores aseguraron que habían reunido un total de 1,2 millones de personas. Sin embargo el canal G1 de la red O Globo compiló las estimaciones de cada una de las policías locales y el resultado total fue bien distinto: 267.000 participantes.

La mayor concentración tuvo lugar en la avenida Paulista, donde se estimó una participación por encima de 100.000 personas.

Junto a la dirigencia del PT se mostró un Lula combativo como el de las luchas previas para conquistar la presdiencia.

"Hemos luchado para derrocar al régimen militar, para conqusitar la democracia, y no vamos a aceptar que haya un golpe en este país", lanzó el exdirigente sindical vestido con una camisa roja, los colores del PT, en un efusivo discurso desde lo alto de un camión.

El líder justificó luego su aceptación del nombramiento como mano derecha de la presidenta Dilma Rousseff, nuevamente revocado por otro fallo judicial.

"Yo entré (al gobierno) para ayudar a la presidenta Dilma porque creo que tenemos que restablecer la paz, para probar que este país es mejor que cualquier otro del planeta, que va a crecer y sobrevivir", lanzó con una voz más cascada que lo habitual ante la multitud emocionada.

La concentración había comenzado a primeras horas de la tarde, hasta que finalmente la multitud copó la avenida Paulista, una marea roja coreando consignas como "¡Lula, guerrero, del pueblo brasilero!".

El otro flanco.

La Cámara de Diputados realizó este viernes la primera sesión de las 15 previstas, para que una comisión especial recomiende la apertura o el archivo de un pedido de impeachment.

El presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, dijo que la Comisión podría dar su parecer en unos "30 días".

"Es mejor que sea rápido para que el país pueda conocer su verdadera agenda. No podemos quedarnos con una única agenda que sea la del impeachment (...) Podría ser en 30 días", dijo Cunha, un acérrimo adversario de Rousseff.

La "operación Lula" estuvo además cerca de zozobrar, por sospechas de que el mandatario se proponía ante todo, asumiendo un cargo ministerial, obtener fueros especiales que lo libraran de las investigaciones del juez anticorrupción Sergio Moro sobre el escándalo Petrobras.

Un total de 12 jueces presentaron recursos para tratar de bloquear su entrada en funciones.La divulgación de una conversación telefónica pinchada entre Lula y Rousseff avivó esa sospecha y provocó nuevas protestas, principalmente en San Pablo y Brasilia.

Rousseff rechazó esa versiones y criticó la divulgación de la conversación por el juez Moro."El presidente tiene garantías constitucionales y (su teléfono) no puede ser interferido. En muchos lugares del mundo, quien pincha el teléfono de un presidente va preso si no tiene autorización de la Corte Suprema. Tomaré las medidas que correspondan", proclamó en un acto en el estado de Bahia.

Suspendido nuevamente su rango ministerial en las próximas horas podrían surgir novedades en torno a la petición de prisión preventiva que tiene en sus manos el juez federal de Curitiba, Sergio Moro. Entre tanto, en los gobiernos de izquierda de la región aumenta la inquietud.

El juez Moro vuelve al caso.

El magistrado Gilmar Mendes, uno de los 11 miembros del Tribunal Supremo de Brasil, decidió ayer de forma cautelar suspender el nombramiento de Lula da Silva como ministro de la Presidencia y negarle el fuero privilegiado que le ofrece el cargo. En la misma cautelar, Mendes determinó que todos los procesos contra Lula por lavado de dinero y falsificación tienen que permanecer en las manos del juez Sergio Moro.

Ministro de deporte deja su partido y apoya a Dilma.

El ministro del Deporte de Brasil, George Hilton, anunció ayer que rompe con el Partido Republicano Brasileño (PRB) para continuar en el Gobierno, apenas unos minutos después de que la formación hubiera informado de su intención firme de dimitir a su cargo. Hilton dijo que optó por romper con su partido porque entiende que los políticos, "en estos momentos sombríos", deben "empeñarse" en "deshacer conflictos, evitar injusticias y trabajar con ahínco por la normalidad democrática y por la solidez de las instituciones nacionales", según un comunicado. Al comunicar su salida del PRB, Hilton anunció su afiliación al Partido Republicano de Orden Social (PROS), que confirmó esta información. A cinco meses de los Juegos Olímpicos la primera versión desmentida por Hilton había causado un fuerte impacto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)