REVÉS JUDICIAL

Lula pierde 3-0 la apelación y complica más su candidatura

El Tribunal aumentó la pena fijada por Moro de nueve años y medio a 12 años y un mes.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó anoche su apoyo a Lula da Silva. Foto: Reuters
Video. Foto: Reuters

El político más popular y con mayor intención de voto en Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, está desde ayer más cerca de la cárcel que de ganar las elecciones de octubre próximo. Tal es el escenario que dejó el fallo judicial que confirmó la condena a Lula por corrupción y lavado de dinero, pese a que el expresidente todavía tiene varias instancias para apelar. El propio Lula y su Partido de los Trabajadores (PT) adelantaron anoche que harán uso de todas las instancias para revertir el fallo y así evitar la cárcel y salvar la candidatura.

"Ahora quiero ser candidato a la presidencia de la República", reaccionó Lula anoche en San Pablo.

Es que unas horas antes, en Porto Alegre, los tres jueces del tribunal de apelación no solo habían confirmado por unanimidad la condena por corrupción y lavado de dinero contra él, sino que aumentaron la sentencia inicial de nueve años y seis meses a 12 años y un mes de cárcel, alejando sus aspiraciones de volver al poder.

Además de elevar la pena, los tres jueces coincidieron en que Lula tendrá que cumplirla en régimen de prisión y que podrían ordenar su detención cuando la defensa no cuente con más recursos para intentar modificar la condena en segunda instancia.

Lula fue considerado culpable de haberse beneficiado de un apartamento tríplex ofrendado por la constructora OAS a cambio de su mediación para obtener contratos en Petrobras. Esta es una de las seis causas judiciales que Lula tiene abiertas en Brasil.

El fallo.

Los magistrados del Tribunal Regional Federal Nº 4 (TRF4) de Porto Alegre respaldaron ampliamente las conclusiones del juez Sergio Moro, autor de la sentencia de primera instancia.

El aumento de la sentencia a 12 años y un mes de prisión se debe al agravante de que Lula, por su posición de presidente de Brasil entre 2003 a 2010, carga con una "culpabilidad extremamente elevada", en palabras del juez João Gebran Neto, el primero al que le tocó emitir su opinión ayer.

Gebran Neto desestimó los argumentos de los abogados defensores de que la condena por recibir un soborno y lavado de dinero carecía de pruebas y estaba motivada políticamente.

Los magistrados Leandro Paulsen y Victor dos Santos Laus también respaldaron las dos condenas.

"Lamentablemente, Lula se corrompió", dijo durante el juicio el fiscal Mauricio Gerum, quien agregó que es difícil imaginar que un sistema de drenaje de los cofres de la petrolera haya ocurrido sin que el entonces presidente lo supiera.

Los mercados, que temen un retorno de la izquierda al poder, celebraron la derrota judicial de Lula. La Bolsa de San Pablo cerró con un alza de 3,72%, a 83,680 puntos, un récord histórico (ver A3).

Porto Alegre amaneció sitiada por las fuerzas de seguridad, ante el temor de enfrentamientos entre los miles de partidarios de Lula que llegaron a la ciudad y los grupos que piden que el exmandatario vaya a la cárcel.

Entre los primeros, había delegaciones del Frente Amplio y del Pit-Cnt.

"Que se preparen porque vamos a volver y vamos a transformar este país", afirmó Lula, de 72 años, mientras seguía el juicio en la sede del Sindicato Metalúrgico en São Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de San Pablo.

Luego del fallo, la dirección del PT confirmó la candidatura de Lula para las elecciones de octubre.

"Lula es favorito pero su candidatura es sumamente incierta en este momento. Es una situación dramática para la democracia brasileña", dijo el politólogo Fernando Schüler, del Instituto de Investigación y Educación (Insper), de San Pablo.

El abogado de Lula, Cristiano Zanin Martins, pidió "la nulidad del proceso y la nulidad de la sentencia", aduciendo falta de pruebas.

Pero según el juez Gebran Neto, el hecho de que no exista un título de propiedad del apartamento tríplex del balneario de Guarujá que pagó la empresa OAS se debe precisamente a la intención de ocultar que Lula era el verdadero destinatario del inmueble.

"El expresidente fue uno de los articuladores, si no el principal, del amplio esquema de corrupción" en Petrobras, que fragilizó "todo el proceso político brasileño", sostuvo el juez.

La condena por unanimidad reduce los tiempos de los recursos, que son solo aclaratorios, y no de fondo.

Tras la decisión, Lula debería ser declarado "inelegible", aunque también caben recursos que le permitirían ganar tiempo e incluso registrarse como candidato y hacer campaña.

La exclusión de Lula de las elecciones cambiaría radicalmente el panorama político antes de una campaña en la que es el favorito, con el 36% de las preferencias, según Datafolha. Eso es el doble del porcentaje de su rival más cercano, el legislador de extrema derecha Jair Bolsonaro.

El presidente Michel Temer trató de mostrar una normalidad institucional en una intervención ante el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza). "Hay un combate arduo, pesado contra la corrupción en el país (...) Pero en Brasil las instituciones están funcionando, tenemos una separación absoluta de poderes", afirmó Temer, que es objeto de varias investigaciones por corrupción, trabadas por el momento al gozar de fueros políticos.

Los jueces que juzgaron a Lula

João Pedro Gebran (53) - Instructor del proceso.
Joao Pedro Gebran. Foto: Tribunal Regional Federal de Brasil
"Cometió crimen"
Es a priori el más duro de todos. Trabajó como fiscal y ejerció la abogacía antes de elegir la carrera de juez. Su supuesta amistad con el juez Moro ha sido criticada por la defensa de Lula, a la que también le ha extrañado el tiempo récord, siete meses, para tramitar el recurso."Hay prueba, encima de lo razonable, de que Lula fue uno de los articuladores, si no el principal, de la trama de corrupción" que operó en la estatal Petrobras, sostuvo. "Infelizmente está siendo condenado un expresidente, pero que pactó y cometió crimen".
Leando Paulsen (47) - Presidente del Tribunal.
Leando Paulsen. Foto: Tribunal Regional Federal de Brasil
"Abuso de poder"
Considerado un prodigio dentro del mundo del Derecho, ya era un juez federal cuando solo tenía 23 años. Pese a que su carrera iba encaminada hacia el derecho tributario, se especializó en materia penal, un conocimiento que ha plasmado en su libro Crimes Federais, de 456 páginas, publicado el año pasado. "Lula fue beneficiario personal y directo de los sobornos puestos a disposición del PT", falló. "Actuó por acción y omisión para la comisión de la práctica criminal".
Victor Luiz dos Santos Laus (54) - Tercer juez.
Victor Luiz dos Santos Laus. Foto: Tribunal Regional Federal de Brasil
"Pruebas"
Antes de ingresar en 2003 en el tribunal fue procurador del Ministerio Público Federal durante cerca de veinte años.
De acuerdo con medios especializados, no aplica decisiones muy severas, pero en la profesión es visto como bastante rígido y silencioso. Ayer fue el tercer juez en dar opinión que terminó confirmando la condena a Lula. "Estamos ante pruebas que resistieron a la crítica, al contrapunto. Si las pruebas fuesen débiles no habrían resistido. Si resistieron es que está demostrada la culpabilidad", argumentó.

El escenario tras el fallo.

¿Opciones?.

Ante el Supremo Tribunal de Justicia (STJ): la defensa tiene 15 días para presentar un recurso especial en el que pida discutir el mérito de la acción o su nulidad. Ante el Supremo Tribunal Federal (STF): la defensa tiene también 15 días para cuestionar la condena o pedir la nulidad del proceso con un recurso extraordinario. La aceptación del pedido de nulidad obligaría a realizar un nuevo juicio de primera instancia. No hay plazo establecido para la decisión en torno a estos recursos. El fallo del STF es definitivo.

¿Prisión?.

Podría decretarse cuando se agoten todos los recursos de segunda instancia. En caso de enfrentar la prisión, Lula podría solicitar un habeas corpus ante el STJ y recurrir ante el STF.

¿Candidatura?.

La condena en segunda instancia lo inhabilita electoralmente (ley de "Ficha Limpia"). Pero podría iniciar la campaña gracias a una medida cautelar del Tribunal Supremo Electoral (TSE). El plazo para la inscripción de candidaturas comienza el 20 de julio y termina el 15 de agosto. Si la candidatura es impugnada, el PT puede reemplazar a Lula hasta el 17 de septiembre. Caso contrario, si Lula continúa en la carrera electoral y es elegido, su toma del cargo dependerá de la evolución judicial del caso. De ganar, recibiría a mediados de diciembre el reconocimiento de la justicia electoral de que está en condiciones de asumir, momento en el cual pasaría a tener fueros. Aún en esa circunstancia, su elección podría ser impugnada, dejando el mandato en manos de su eventual vicepresidente. De no ser invalidada su victoria, el proceso podría congelarse hasta el fin del mandato, ya que constitucionalmente en Brasil un presidente no puede responder por crímenes cometidos previos al ejercicio de su cargo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)