BRASIL

Lula dirigía esquema de corrupción y Rousseff lo sabía, según Amaral

El "senador arrepentido" aseguró que el expresidente y la actual mandataria brasileña se beneficiados de los casos de corrupción en la empresa Petrobras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Delcídio Amaral. Foto: Reuters

El senador Delcidio Amaral, señalado por su participación en el mayor escándalo de corrupción de Brasil, dijo a una revista local que la presidenta Dilma Rousseff y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, conocían las irregularidades e intentaron bloquear las investigaciones de los fiscales.

En una entrevista con el semanario Veja, el senador explicó que las exitosas campañas presidenciales de Rousseff en 2010 y 2014 fueron financiadas con fondos provenientes del esquema de corrupción.

Amaral era el líder del Partido de los Trabajadores (PT) en el Senado y un estrecho aliado de Rousseff, hasta que fue detenido en noviembre por un intento de soborno a un exejecutivo de Petrobras a cambio de su silencio en la investigación.

El senador abandonó el partido esta semana después de haber aceptado un acuerdo de culpabilidad, uno de varios tratos ofrecidos por los fiscales para avanzar en su investigación.

Los comentarios de Amaral podrían aumentar la presión sobre Rousseff, cuyos niveles de aprobación se han visto duramente golpeados por la peor recesión del país en décadas. La mandataria enfrenta un proceso de juicio político en el Congreso, acusada de manipular las cuentas presupuestarias de Brasil.

Los llamados a la presidencia para solicitar comentarios no fueron respondidos de inmediato, mientras que un portavoz del expresidente Lula dijo que Amaral sólo estaba tratando de obtener beneficios judiciales. Tanto Rousseff como Lula han negado repetidamente las acusaciones.

Según el senador, Lula negoció el nombramiento de los directores de Petrobras en nombre de los partidos políticos y era consciente de cómo estos utilizaron su influencia en la empresa para financiar las campañas a través de sobornos.

"Lula negoció directamente con los partidos el nombramiento de directores de Petrobras y sabía cómo los partidos los usaban a ellos, sobre todo en temas de financiación de las campañas", dijo Amaral a Veja.

"Dilma heredó y se benefició del esquema, que financió sus campañas políticas. Dilma también sabía todo", agregó.

El escándalo ha sumido a Brasil en una profunda crisis política mientras el país lucha contra una dura recesión económica y el virus del Zika, en medio de sus preparativos para acoger los Juegos Olímpicos en menos de cinco meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados