BRASIL

Lula dice que definirá su candidatura a principios de 2022

“He dicho que no soy un candidato porque solo voy a decidir mi candidatura posiblemente a inicios del año que viene”, dijo Lula en una concurrida rueda de prensa en Brasilia.

Lula da Silva en un acto político. Foto: AFP
Lula da Silva en un acto político. Foto: AFP

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva definirá a inicios del año que viene si lanza su candidatura a las elecciones de octubre de 2022 contra el mandatario Jair Bolsonaro.

“He dicho que no soy un candidato porque solo voy a decidir mi candidatura posiblemente a inicios del año que viene”, dijo ayer viernes Lula, de 75 años, en una concurrida rueda de prensa en Brasilia, a un año de la elección que se anticipa como la más polarizada de la historia.

El exmandatario brasileño y líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), finalizó una semana de reuniones con dirigentes políticos en la capital brasileña.

Lula, ampliamente favorito en los sondeos, puede ser candidato tras haber recuperado en marzo sus derechos políticos gracias a la anulación de las condenas por corrupción dictadas en su contra, una de las cuales lo llevó a la cárcel durante casi 18 meses, entre 2018 y 2019.

Una mayoría de analistas cree que Lula está demorando su definición por estrategia, y que acabará postulándose. Si lo hace, será su sexta candidatura y luchará por un tercer mandato, tras haber dirigido el país entre 2003 y 2010.

El próximo será “un año electoral en el que vamos a poder luchar mucho, para que podamos arreglar este país”, prometió Lula, que calificó a Bolsonaro de “totalmente incompetente”.

“Este país tendrá que tener suficiente juicio para elegir el día de las elecciones a alguien que respete la democracia y a quien no diga tonterías todo el tiempo. Él (Bolsonaro) debería cerrar la boca y gobernar”, añadió.

Desde que fue habilitado políticamente por la justicia, Lula ha mantenido un perfil bajo, sin dejar de tejer alianzas con dirigentes de izquierda y de centro.

Esta semana, en Brasilia, también se reunió con parlamentarios aliados de Bolsonaro, quien registra el menor nivel de aprobación desde que llegó al poder en 2019 debido a su gestión de la pandemia, el desempleo y una inflación que en septiembre volvió a los dos dígitos en 12 meses.

“Es muy grave tener un presidente que nunca hizo un gesto de solidaridad con ni una víctima del coronavirus y mucho menos con las familias de las 600.000 personas que ya murieron”, declaró Lula.

Según la última encuesta del Instituto Datafolha, del 17 de septiembre, Lula obtendría el 44% de los sufragios, contra el 26% de Bolsonaro.

Lula dejó la presidencia con más de un 80% de aprobación, en gran parte porque durante su gestión, empujada por el viento a favor de la economía mundial, unos 30 millones de brasileños salieron de la pobreza.

“Es triste de ver que todo lo que hemos construido ha sido destruido”, lamentó.

“Una de las cosas que debemos hacer primero es recuperar la credibilidad internacional. A los estadounidenses les volverá a gustar Brasil, a China le volverá a gustar Brasil, a Macron y a Francia les volverá a gustar Brasil”, afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados