EXPRESIDENTE

Lula da Silva promete volver a la política tras la pandemia del COVID-19

"Estoy absolutamente convencido de mi inocencia. Me prohibieron porque sabían que iba a ganar de nuevo", dijo Luiz Inácio Lula da Silva.

Lula da Silva tras ser liberado en la cárcel de Curitiba, Brasil. Foto: AFP
Lula da Silva tras ser liberado en la cárcel de Curitiba, Brasil. Foto: AFP - Archivo

El expresidente de izquierda de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que no puede ser candidato a un cargo público debido a sus condenas por corrupción, dijo que está dispuesto a apoyar a cualquiera que pueda vencer al presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro en las elecciones de 2022.

"Estoy dispuesto a apoyar a cualquier candidato que esté comprometido con el pueblo trabajador de Brasil y contra Bolsonaro", dijo Lula en una entrevista por videoconferencia.

Si él mismo se presenta o no a las próximas elecciones generales, Lula dijo que depende de los tribunales. El expresidente tiene dos condenas penales por soborno que le impiden presentarse a menos que pueda anularlas.

El líder dijo que su Partido de los Trabajadores, conocido como PT, apoyará a los partidos de izquierda y centroizquierda en las elecciones locales de noviembre para construir una oposición a Bolsonaro, a quien acusó de no haber logrado sacar a Brasil de su peor crisis económica y de salud pública por la pandemia del coronavirus.

Si Lula fuera candidato y las elecciones se celebraran hoy, empataría con Bolsonaro en una segunda vuelta, según una encuesta.

Lula, que cumplirá 75 años el mes que viene, dejó la cuarentena en su casa de un suburbio industrial de Sao Paulo el jueves, por primera vez desde el 12 de marzo, para hacerse exámenes médicos de rutina que lo encontraron en buen estado de salud.

"Hice todos los exámenes para alguien que quiere vivir hasta los 120 años y todo es maravilloso. Tengo la energía de un treintañero y el empuje político de un veinteañero", bromeó.

El lunes, su partido lanzará un Plan de Reconstrucción Nacional que propondrá recuperar la mayor economía de América Latina de su peor caída con fuertes inversiones industriales y la creación de un nuevo programa de bienestar social que garantizará a las familias de bajos ingresos un estipendio de 600 reales al mes.

Lula fue encarcelado en 2018 y pasó 560 días tras las rejas hasta que fue liberado en noviembre del año pasado.

"Estoy absolutamente convencido de mi inocencia. Me prohibieron porque sabían que iba a ganar de nuevo", dijo. Candidato o no, Lula planea liderar su partido y comenzar a viajar por Brasil tan pronto como la pandemia amaine. Dice que desea ser juzgado no por los tribunales sino por los votantes en una elección en la que su partido se enfrentará al Bolsonaro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados