ACTIVISMO

Lucha de Greenpeace contra "saqueadores del océano" llegó a las aguas uruguayas

El encuentro entre activistas y buques fue mantenido en secreto y solo unos pocos -entre ellos EFE- acompañaron esta actividad a la distancia desde un velero.

Activistas de Greenpeace en el Puerto de Montevideo, este jueves. Foto: AFP
Activistas de Greenpeace en el Puerto de Montevideo, este jueves. Foto: AFP

El Puerto de Montevideo y la soleada mañana uruguaya fueron el escenario para que Greenpeace llevara a cabo este jueves un encuentro "cara a cara" con barcos pesqueros internacionales que, según la organización, son "saqueadores del océano" por sus prácticas de captura.

En varios botes y kayak que llegaron a las costas montevideanas provenientes del inmenso barco Esperanza -la mayor embarcación de la organización internacional- los activistas se acercaron a estos barcos que aguardaban juntos en el Puerto.

Allí, los integrantes de Greenpeace -en su mayoría jóvenes- comenzaron a desplegar una gran pancarta con forma de flecha que fue colocada sobre el agua con la leyenda "Saqueadores de los Océanos".

El encuentro entre activistas y buques fue mantenido en secreto y solo unos pocos -entre ellos EFE- acompañaron esta actividad a la distancia desde un velero.

"Vinimos a encontrarnos cara a cara con las flotas destructoras del Atlántico sur. Vinimos a este porque es el puerto operacional principal de las flotas que operan en el Atlántico sur que vienen desde el otro lado del mundo aprovechando la falta de protección que existe hoy en aguas internacionales para pescar sin ningún tipo de control", contó a Efe la coordinadora de Campaña, Luisina Vueso.

Según la integrante de Greenpeace, actualmente falta control, regulación y protección en alta mar de estas flotas que vienen de diferentes partes del mundo -fundamentalmente de Corea del Sur, Taiwán y China-.

"Hoy solo el 1 % de alta mar de las aguas internacionales están protegidas y es por eso que estamos haciendo esta campaña porque el océano es el ecosistema más grande del mundo, las aguas internacionales cubren el 43 % de la superficie del planeta", explicó.

Esta estrategia global de Greenpeace, en la que recorren con su barco distintos puntos estratégicos a lo largo del planeta, busca generar "presión pública" para que los gobiernos del mundo firmen en la ONU un "tratado global por los océanos" y así proteger la vida marina con "santuarios marinos".

Estos pesqueros internacionales llevan adelante estas prácticas en el Atlántico debido a que hay "un vacío legal"y eso hace que incurran en "pesca ilegal no declarada y no regulada".

"Apagan sus radares y entran en zonas económicas exclusivas donde no pueden pescar, no declaran su captura, utilizan transbordos en medio de alta mar para trasladar su captura y seguir pescando", detalló.

Según Vueso, los barcos utilizan técnicas "muy destructivas" que depredan el fondo marino "como verdaderas topadoras" a través de líneas que se extienden por kilómetros y capturan los peces que necesitan (calamar, merluza y merluza negra) pero también tiburones, tortugas, delfines, entre otros.

Este encare que se hizo a las flotas, que en ese momento se encontraban vacías, fue rápidamente interceptado por la Prefectura uruguaya que guió a los manifestantes hacia tierra pero sin mayores consecuencias.

A unas millas de esta acción, el inmenso barco internacional estaba detenido a la espera de continuar su camino hacia nuevas manifestaciones -que tendrán como próximo punto el sur del Atlántico-.

Para la activista argentina, las actividades que comenzaron en abril y recorrieron gran parte del globo, permiten generar conciencia, apoyo de la gente y un movimiento mundial para proteger los océanos.

Más allá de todo, el objetivo central es uno: convencer a las naciones, darles buenos argumentos y que en marzo de 2020 en la reunión de la ONU de Nueva York los países firmen a favor de los santuarios submarinos.

"Para el año 2030 queremos que el 30 % de los océanos estén protegidos y solo va a ser posible a través de la firma de este tratado", detalló.

El frío, el viento y el mareo provocado por las aguas del Río de la Plata no fueron impedimento alguno para que Vueso y el resto de la tripulación del velero disfrutaran y valoraran lo conseguido con esta acción.

"Creo que nuestro mensaje fue muy claro, es exactamente lo que queríamos hacer, que quede muy en evidencia quienes son los saqueadores del océano y creo que gracias a esta demostración que hicimos se vio", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)