OTRA ACTRIZ

Lori Loughlin a prisión por sobornos universitarios en EE.UU.

La actriz también deberá permanecer dos años en libertad condicional tras salir de la cárcel, y efectuar 100 horas de servicio comunitario.

Lori Loughlin. Foto: Archivo
Dos meses de cárcel y dos años de condicional. Foto: Archivo

La actriz estadounidense Lori Loughlin fue condenada el viernes a dos meses de prisión y una multa de 150.000 dólares tras declararse culpable en el marco de un gran escándalo de sobornos pagados por padres ricos para que sus hijos ingresaran a universidades prestigiosas.

El juez federal de Boston Nathaniel Gorton siguió las recomendaciones del fiscal federal de Massachusetts al imponer la pena en una audiencia de unos 30 minutos, organizada por videoconferencia a raíz de la pandemia de coronavirus.

La actriz de 56 años, conocida por su papel de la tía Becky en la serie televisiva Full House de los años 80 y 90, también deberá permanecer dos años en libertad condicional tras salir de la cárcel, y efectuar 100 horas de servicio comunitario.

Vestida sobriamente, con una blusa blanca y una cadena de oro, Loughlin derramó algunas lágrimas al pedir perdón por su “horrible decisión”.

“Seguí un plan para dar a mis hijas una ventaja injusta”, admitió. Dijo que luego se dio cuenta de que sus acciones solo servían “para exacerbar las desigualdades existentes”.

“Lo lamento verdadera, total y profundamente”, agregó.

La pena era esperada desde que la actriz y su marido, el diseñador de modas Mossimo Giannulli, se declararon culpables en mayo del delito de fraude bancario. Giannulli, de 57 años, fue sentenciado a cinco meses de cárcel y como su esposa, debe presentarse en la cárcel el 19 de noviembre. Su sentencia incluye una multa de 250.000 dólares, 250 horas de servicio comunitario y dos años de libertad condicional al salir de prisión.

A cambio de esa admisión de culpabilidad, que evita a la pareja un juicio, el fiscal federal de Massachusetts decidió no procesarlos por los otros dos delitos que les achacaba, como es frecuente en Estados Unidos, y recomendó esta sentencia relativamente clemente.

La pareja se encuentra entre las 55 personas acusadas en una trama en la que padres ricos conspiraron con un asesor de admisiones de una universidad de California para, mediante sobornos y fraudes, asegurar la admisión de sus hijos en las mejores facultades.

Loughlin y Giannulli fueron acusados de pagar medio millón de dólares para asegurarse de que sus dos hijas entrarían a la Universidad del Sur de California (USC) como integrantes de su competitivo equipo de remo, un deporte que las jóvenes nunca practicaron.

El organizador del esquema de sobornos, William “Rick” Singer, recibió más de 25 millones de dólares por sobornar a entrenadores y funcionarios a cargo de admisiones universitarias, según la fiscalía. Se declaró culpable y coopera con las autoridades.

También se detectaron maniobras para obtener plazas para hijos de millonarios y famosos en otras universidades de élite como Yale, Georgetown y Stanford.

La actriz de Desperate Housewives Felicity Huffman, la persona más famosa inculpada en el mismo escándalo, se declaró culpable de pagar 15.000 dólares para que el resultado del examen de admisión universitaria de su hija fuese mejorado y pasó 11 días en una cárcel de California. Además, la sentencia incluye 250 horas de servicio comunitario y la obliga a pagar una multa de 30.000 dólares.

Huffman fue liberada en octubre pasado.

De las 55 personas inculpadas en el escándalo, 41 ya se declararon culpables y a cambio lograron reducir sus penas, en general a pocos meses de cárcel. Las autoridades estadounidenses consideraron que esta fue la mayor investigación en temas de educación en la historia del Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error