TRAS DEMANDA

Llamar calvo a un hombre es acoso sexual, según un tribunal de Reino Unido

El fallo se produjo por la situación de un hombre llamado Tony Finn, quien fue despedido de la empresa British Bung Company, después de trabajar allí 24 años.

Hombre calvo. Foto: Shutterstock
Hombre calvo. Foto: Shutterstock

Según dictaminó un tribunal laboral de Reino Unido conformado por tres jueces, llamar calvo a un hombre es acoso sexual, informó el medio británico The Guardian.

Este fallo llega por la situación de un hombre llamado Tony Finn, quien fue despedido de la empresa British Bung Company, en Reino Unido, después de trabajar allí 24 años.

Finn llevó a la empresa a los tribunales argumentado que había sido víctima de acoso sexual cuando el supervisor de la fábrica, Jamie King, lo llamó “bald cunt”, lo que en español sería una traducción de “coño calvo”, pero que en Inglaterra se entiende más como un insulto de “imbécil calvo”.

El tribunal escuchó que Finn estaba menos molesto por el lenguaje utilizado que por el comentario sobre su apariencia. La acusación resultó en que el panel deliberara sobre si comentar sobre su calvicie era simplemente un insulto o en realidad era acoso.

Los jueces, que como destaca The Guardian, también son calvos, decidieron que esta era una forma de discriminación comparable con la del acoso sexual.

“Tenemos pocas dudas de que ser llamado de esta manera peyorativa fue una conducta no deseada en lo que respecta a Finn. Este es un lenguaje fuerte [...] A nuestro juicio, el Sr. King cruzó la línea al hacer comentarios personales al reclamante sobre su apariencia”, comentó el tribunal.

El abogado de la empresa argumentó que la calvicie no era específica de los hombres sino que también se podía ver en las mujeres, a lo que el tribunal respondió que aunque eso era cierto, era más frecuente en el género masculino por lo que comentó: “Encontramos que está inherentemente relacionado con el sexo”.

Los jueces concluyeron: “Por lo tanto, el tribunal determina que al referirse al demandante como un 'imbécil calvo' la conducta del señor King no fue deseada, fue una violación de la dignidad del demandante, creó un ambiente intimidatorio para él, se hizo con ese propósito y relacionados con el sexo del reclamante”.

Por esto, la sentencia concluyó que el despido de Finn fue improcedente y, debido al lenguaje verbal que se utilizó contra él, tiene derecho a una compensación económica de la cual aún no se ha especificado el valor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados