FIDEL CASTRO: EL FIN DE UN MITO

Líderes mundiales despiden a Fidel con elogios y críticas

El ruso Putin lo definió como un “hombre fuerte y sabio” y un “símbolo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Castro era hombre de largos discursos, con palabras cautivantes. Solía hablar por horas sin leer. Foto: Reuters.

Diversos líderes destacaron ayer la dimensión histórica del expresidente cubano Fidel Castro, cuya figura ha marcado la historia de Cuba, Latinoamérica y la política mundial durante más de medio siglo. Las reacciones por la muerte de Castro no ocultaron la simpatía o antipatía que en el mundo despertaba la figura del líder cubano.

En un comunicado, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, prometió que su gobierno hará "todo lo posible para asegurar que el pueblo cubano pueda iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad".

Según subrayó Trump, Fidel Castro fue un "brutal dictador" que "oprimió a su propio pueblo" y con su fallecimiento deja "un legado de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de derechos humanos fundamentales".

El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que la historia "registrará y juzgará el inmenso impacto" de la "singular figura" de Castro.

En un comunicado divulgado por la Casa Blanca, Obama reconoció que la muerte de Castro es, para los cubanos de la isla y de Estados Unidos, un momento de "emociones poderosas", de recordar "las innumerables formas" en que el líder de la revolución "alteró el curso de vidas individuales, familias y de la nación cubana".

Según Obama, la relación entre Estados Unidos y Cuba estuvo marcada durante casi décadas por "profundos desacuerdos políticos", pero durante su presidencia se ha "trabajado duro para dejar atrás el pasado" con el proceso de normalización bilateral y la restauración de las relaciones diplomáticas.

El presidente chino, Xi Jinping, aseguró que Castro "vivirá eternamente", al expresar sus condolencias por el fallecimiento del líder cubano.

El papa Francisco manifestó su "pesar" y en un telegrama dirigido a Raúl Castro dijo que reza por el "descanso" de su hermano.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, afirmó que con el fallecimiento de Castro "el mundo pierde a un héroe para muchos" y agregó que "su legado será juzgado por la historia".

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata alemán Martin Schulz, indicó a través de la red social Twitter que Fidel Castro "marcó Cuba, Latinoamérica y la política global".

"Se cierra un capítulo de historia. La Unión Europea está con el pueblo cubano mirando al futuro", señaló.

La alta representante de la Unión Europea para la Política Exteriores, Federica Mogherini, indicó en un comunicado que "Fidel Castro era un hombre decidido y también era una figura histórica" que "falleció en un momento de grandes desafíos e incertidumbres así como de grandes cambios en su país", afirmó.

Mucho más crítica se mostró la eurocomisaria de Comercio, Cecilia Malmström, quien, en un mensaje en Twitter consideró que Castro era un "dictador" y se mostró sorprendida por los "homenajes" que se le dedican.

El rey Felipe VI de España envió a Raúl Castro un telegrama de pésame en el que destaca que la figura de su hermano Fidel tiene "un indiscutible significado histórico" y recuerda "muy especialmente sus lazos familiares y vínculos con España".

"Con este cariño compartido por ambos pueblos, cubano y español, reciba mi más sincero pésame extensivo al gobierno y a las autoridades de Cuba", reza el mensaje del jefe del Estado.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, reaccionó ante la desaparición de Castro con una nota en su cuenta de Twitter: "Mis condolencias al gobierno y autoridades cubanas por el fallecimiento del expresidente Fidel Castro, una figura de calado histórico. MR".

Por su parte, en declaraciones a EFE la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, resaltó la figura de Fidel Castro como "un icono del siglo XX, para sus seguidores y para sus detractores".

El presidente de Francia, François Hollande, destacó que Castro supo representar para su pueblo "el orgullo del rechazo de la dominación exterior", y transmitió su pésame a su familia y a Cuba por su muerte. Actor de la guerra fría, Fidel Castro "correspondía a una época que terminó con el hundimiento de la Unión Soviética", según un comunicado difundido por el Elíseo.

En parecidos términos se expresó el presidente ruso, Vladimir Putin, quien lamentó la muerte de quien definió como "un hombre fuerte y sabio que siempre miraba con seguridad al futuro" y que fue el símbolo de "toda una época".

El ex presidetne soviético Mijaíl Gorbachov, dijo que "Fidel resistió y fortaleció su país durante el bloqueo estadounidense más duro, cuando había una presión colosal sobre él y aún así sacó su país de ese bloqueo hacia un camino de desarrollo independiente".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó los avances que registró Cuba durante el Gobierno de Fidel Castro e hizo votos para que la isla "continúe avanzando en el camino de reformas y hacia una prosperidad mayor".

El presidente sirio, Bachar al Asad, afirmó que el nombre de Fidel Castro "permanecerá por siempre en las mentes de las generaciones".

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohaní, lamentó la muerte del líder cubano, a quien calificó de "luchador incansable" y deseó al pueblo cubano orgullo y honor.

"Adiós comandante. Hasta la victoria siempre", fue la reacción del primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras.

HRW: "legado oscuro" por represión a disidentes.

Human Rigths Watch (HRW) advirtió que la represión contra los disidentes que caracterizó el mandato de Fidel Castro, es un "legado oscuro" que continúa en Cuba tras su muerte. La organización, con sede en Nueva York, recordó que mientras otros países se alejaban de los sistemas totalitarios, Castro continuaba reprimiendo. "Todas las reglas draconianas de Castro y los duros castigos dispensados a los disidentes mantuvieron su sistema represivo arraigado firmemente por décadas", dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Polémica en Canadá por mensaje de condolencia.

Líderes del Partido Conservador de Canadá criticaron ayer con dureza al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, por su mensaje de condolencias tras la muerte de Fidel Castro en el que recordó que su padre, el ex primer ministro Pierre Trudeau, consideró al líder cubano "un amigo".

Kellie Leitch, una de las diputadas conservadoras que ha presentado su candidatura para dirigir el Partido Conservador de Canadá, recurrió a Twitter y Facebook para criticar el mensaje de Trudeau.

Leitch, que se ha destacado por su propuesta de examinar a los futuros inmigrantes a Canadá para determinar si aceptan los "valores canadienses", dijo que "Trudeau tuvo hoy la oportunidad de defender la libertad y la dignidad humana pero prefirió defender a un dictador brutal".

Otro candidato al liderazgo del Partido Conservador, Maxime Bernier, se expresó de forma similar. "No puedo creer que nuestro primer ministro exprese su profundo pesar y le llame legendario revolucionario y líder extraordinario", dijo Bernier en Twitter.

Desde Madagascar, donde se encuentra en la Cumbre de la Francofonía, Trudeau emitió un comunicado en el que expresó sus condolencias por la muerte de Fidel Castro y señaló que "fue un líder extraordinario que sirvió a su pueblo durante casi medio siglo". "Un legendario revolucionario y orador, Castro hizo significantes mejoras a la educación y sanidad de su nación isleña", añadió. Trudeau también aprovechó para recordar la relación que tuvo su padre, el estadista canadiense Pierre Trudeau, con Castro. "Sé que mi padre estaba muy orgulloso de considerarlo un amigo y tuve la oportunidad de reunirme con Fidel cuando mi padre murió. También fue un verdadero honor reunirme con sus tres hijos y su hermano, el presidente Raúl Castro, durante mi reciente visita a Cuba", dijo el primer ministro. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados