Polémica por exclusión del ultraderechista Frente Nacional

Líderes de Europa en una marcha republicana

El presidente de Francia, François Hollande, encabezará mañana una marcha para reivindicar los valores de la República y condenar el terrorismo, en la cual participarán varios líderes europeos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hollande(der.) con sus ministros Taubire y Valls tras la reunión de crisis de ayer.

David Cameron (Gran Bretaña), Angela Merkel (Alemania), Mariano Rajoy (España), Matteo Renzi (Italia) y Donald Tusk (Polonia), entre otros, confirmaron su participación.

En este sentido, el primer ministro francés, Manuel Valls, dijo anoche que la marcha debe ser una expresión "a favor de la libertad y la tolerancia" y contra el "racismo y el antisemitismo".

Preguntado esta noche por la cadena de televisión BFMTV si es oportuno reunir a numerosos líderes extranjeros en París cuando la ciudad acaba de sufrir graves atentados, Valls consideró que "precisamente es en este momento cuando no se debe tener miedo" y subrayó que hay mucha seguridad.

Desde luego que va a haber medidas de seguridad masivas, no solo en París, sino en todas las grandes ciudades donde va a haber manifestaciones", afirmó el primer ministro.

"Nuestra reacción debe ser la de ir juntos" y "el hecho de que acudan varios jefes de Gobierno es la mejor respuesta", apuntó Valls, que confió en que haya una afluencia muy importante para expresar el "rechazo a la intolerancia".

La llamada "manifestación republicana" comenzará a las 15.00 hora local en la Plaza de la República y seguirá un recorrido por el centro de París hasta confluir en la Plaza de la Nación.

"Implacables".

En un discurso pronunciado ayer, Hollande, llamó a los franceses a ser "implacables con el racismo y el antisemitismo" y aseguró que los terroristas abatidos "no tienen nada que ver" con la religión musulmana.

La toma de rehenes en el supermercado judío "Hyper Cacher", que acabó con la muerte de cuatro personas más el secuestrador, según dijo, es un "acto antisemita espantoso".

"Nuestro país ha sido atacado tres días seguidos y le ha hecho frente", dijo, en alusión al ataque del miércoles contra el semanario "Charlie Hebdo", que causó 12 muertos, el asesinato de una policía municipal el jueves en París y la doble toma de rehenes ayer, que se saldó con cuatro rehenes muertos más los tres secuestradores.

Tras expresar su solidaridad a las familias de las víctimas y felicitar a las fuerzas de seguridad por su "valor", recordó que Francia "no ha terminado con las amenazas", por lo que pi- dió vigilancia, unidad y movilización.

"He reforzado los medios para proteger los lugares públicos", anunció, y pidió a los franceses la unidad nacional: "Es también nuestra mejor arma frente a todo lo que nos podría dividir".

Hollande calificó a los yihadistas responsables de los atentados de "iluminados que no tienen nada que ver con la religión islámica" y pidió no crear "amalgamas" entre los musulmanes y los fanáticos violentos.

Le Pen.

Pese a los llamados a la unidad, provoca polémica la exclusión de la convocatoria del ultraderechista Frente Nacional (FN) para la marcha de mañana.

"No voy a forzar los cordones de seguridad dispuestos por la organización para que me introduzcan en una manifestación en la que, de forma evidente, los principales patrocinadores no nos quieren ver (...) No voy donde no me quieren", dijo Marine Le Pen, líder del FN, partido que no obstante anunciará hoy su postura final al respecto.

En este contexto, uno de los portavoces del gobernante Partido Socialista, Olivier Faure, juzgó necesario "no excluir a nadie", al tiempo que el secretario general de la UMP (centroderecha), Laurent Wauquiez, dijo que esta formación de derecha estaba dispuesta de modo "unánime" a oponerse a la exclusión del FN mañana.

Para el politólogo Jérome Sainte-Marie, invitar al Frente Nacional al Elíseo no es nuevo, pero llamarlo a una manifestación "lo cambiaría todo". "Si son integrados al arco republicano en un período de gran emoción nacional, ¿con qué derecho se los podría rechazar después?", afirmó.

El portavoz del Partido Socialista Carlos Da Silva declaró que "el Frente Nacional es la antítesis de lo que representa Charlie Hebdo, no tendría ningún sentido que ese partido esté presente a nuestro lado".

Ante la polémica, Hollande buscó quitar presión al debate al asegurar —sin nombrar al Frente Nacional— que todos los ciudadanos eran bienvenidos a la manifestación.

El FN se caracteriza por sus posiciones contrarias a la inmigración, cercanas a la islamofobia, y llamó a reimplantar la pena de muerte tras las acciones terroristas de los últimos días. Francia, Atentado en París, Francois Hollande, Charlie Hebdo, Frente Nacional de Francia, Islamofobia

Obama escribe: "¡Vive la France!"

"¡Vive la France!", escribió el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el libro de condolencias durante una visita a la embajada de Francia en Washington, un día después del ataque a la revista Charlie Hebdo, en París.

"En nombre de todos los estadounidenses, expreso a los franceses nuestra solidaridad luego de este terrible ataque terrorista", escribió. "Estamos unidos con nuestros hermanos franceses para asegurarnos de que se haga justicia", agregó.

En Charlie Hebdo ya volvieron a trabajar

La tristeza y la determinación se mezclaban ayer entre los redactores de Charlie Hebdo, que volvieron a trabajar en una gran sala que les ofreció el diario Libération, mientras el abogado del semanario satírico, Richard Malka, devenido en portavoz improvisado, afirmó que el trauma es enorme pero se tratará "de dejarlo atrás y seguir adelante".

"No han matado a Charlie", prosiguió Malka, y aseveró que "lo más importante para nosotros es que el miércoles nuestros lectores y todos aquellos que quieran comprarlo, encontrarán en los kioscos el mismo periódico de siempre".

Según dijo a ANSA el abogado, "no será una necrológica, no será un homenaje, será un periódico normal, el mismo de todas las semanas. Con los diseñadores, los encabezamientos, todo en el mismo lugar. Y los desaparecidos estarán también con nosotros".

En torno a ellos, hay un despliegue importante de seguridad. La puerta principal de la sede de Libération está cerrada, y para llegar a ellos hay que pasar por una puerta pequeña que da al garaje. Ante la puerta principal, hay muchos policías con chalecos antibalas y dos funcionarios que controlan la entrada. ANSA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)