LA GUERRA CONTRA EL ISIS

El líder yihadista huye de Mosul y sus milicias ejecutan a civiles

Ejército iraquí, apoyado por EE.UU., augura “inminente” caída de la ciudad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mosul. Según informe del Ejército de Irak, en la ciudad sólo quedan yihadistas iraquíes que no pueden huir. Foto: AFP.

la caída de Mosul se aproxima. El líder del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), Abu Bakr al Bagdadi, huyó de la ciudad, según el gobernador de la provincia de Nínive, Nofal Hamadi al Sultan, que auguró una derrota "inminente" de los extremistas. El gobernador de Nínive, cuya capital es Mosul, reveló en una rueda de prensa en la ciudad de Erbil que hay información confirmada sobre la huida del líder yihadista.

A juicio de Al Sultan, la última grabación de audio emitida por Al Bagdadi indica que se encuentra fuera de Mosul, sin ofrecer más detalles sobre esta conclusión.

En ese audio, difundido el pasado 3 de noviembre, el autoproclamado califa había exhortado a sus seguidores: "No huyáis (...) esto es el preludio de la victoria".

Los principales dirigentes del ISIS y los combatientes de nacionalidad extranjera se trasladaron a Al Raqa, el feudo de los yihadistas en Siria, y en Mosul solo quedan extremistas iraquíes.

Avance. En tanto, las fuerzas especiales iraquíes respaldadas por bombardeos aéreos de Estados Unidos e Irak se hicieron ayer sábado con el control de dos distritos en Mosul oriental, tras duros combates en los que destruyeron nueve vehículos usados por ISIS para perpetrar ataques suicidas.

Tropas de infantería y de la división blindada avanzaron también en un vecindario cercano, destruyendo tres lanzacohetes y matando a 30 militantes, señalaron los militares en un comunicado.

Las tropas iraquíes llevan 10 días combatiendo en el interior de Mosul oriental.

Los miembros de ISIS han usado una red de túneles alrededor de la ciudad y se han mezclado con la población civil de 1,5 millones de personas que aún viven allí para lanzar ataques sorpresa y emboscadas a las tropas.

Ejecuciones.

Al menos 40 civiles fueron ajusticiados en Mosul, y luego colgados de postes de luz por milicianos del ISIS, que los acusaron de traición.

La información fue difundida ayer sábado por la ONU, que detalló que la ejecuciones se llevaron a cabo el martes pasado.

Los cadáveres, vistiendo monos de color naranja y la inscripción en rojo "traidores y agentes de ISF" (fuerzas de seguridad iraquíes), fueron colgados en diferentes distritos de Mosul.

Los asesinatos, según datos de la oficina de Derechos Humanos de la ONU, se llevaron a cabo bajo las órdenes de los tribunales creados por los yihadistas.

Armas químicas.

El peligro ante el eventual uso de armas químicas en Irak por parte del ISIS fue alertado por Naciones Unidas.

Según la organización, el Estado Islámico acumuló en la ciudad de Mosul "grandes cantidades" de sustancias tóxicas que pueden ser usadas como "armas químicas" o ser esparcidas en el aire si fueran golpeadas, aunque sea de modo accidental, por bombardeos aéreos de la Coalición Internacional liderada por Estados Unidos.

En tanto, el Comité Ejecutivo de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAC) acusó por primera vez al gobierno sirio de haber usado armas prohibidas en la guerra en curso en el país, tal como lo hizo el Estado Islámico en Siria.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos dijo que en una semana el número de desplazados de Mosul se redobló: ahora son 48.000 los civiles en fuga.

Hay 50.000 desplazados en su propio país en Irak

Cerca de 50.000 personas se han convertido en desplazados internos en Irak desde el inicio, el pasado 23 de octubre, de la ofensiva para recuperar Mosul del Estado Islámico (ISIS), según el último recuento de las agencias humanitarias de la ONU. La cifra se ha duplicado en la última semana y se espera que aumente conforme la ofensiva avance, pero por ahora no se ha producido el masivo desplazamiento que se esperaba. "Tenemos múltiples testimonios de cómo los yihadistas evitan que las personas huyan, con asesinatos para atemorizar a la población y obligarlos a quedarse", explicó Ravina Shamdasani, portavoz de la oficina del alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Los yihadistas quieren que los civiles se queden para utilizarlos como escudos humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados