MIAMI

Liberan en EE.UU. a un anticastrista tras casi 40 años preso en una cárcel federal

Eduardo Arocena fue juzgado por terrorismo y condenado en 1984 a dos cadenas perpetuas por varios atentados con víctimas perpetrados entre 1975 y 1983.

Eduardo Arocena, condenado en 1984 por varios atentados, es recibido por familiares en Miami. Foto: Familia Arocena
Eduardo Arocena, condenado en 1984 por varios atentados, es recibido por familiares en Miami. Foto: Familia Arocena

El anticastrista cubano Eduardo Arocena, juzgado por terrorismo y condenado a dos cadenas perpetuas en 1984, fue liberado tras casi 40 años confinado en una prisión federal estadounidense, informaron ayer lunes fuentes familiares.

“Se le dio una liberación compasiva. ¡No puedo expresar lo feliz que estoy de que mi padre Eduardo Arocena sea LIBRE!”, publicó en Facebook y en inglés su hija, Lorna.

El cubano, de 77 años, llegó a la ciudad de Miami la noche del viernes pasado, luego de ser liberado de la prisión federal de Rochester (Minnesota).

Arocena fue juzgado por terrorismo y condenado en 1984 a dos cadenas perpetuas por varios atentados con víctimas perpetrados entre 1975 y 1983.

Nacido en Caibarién, una localidad de pescadores al norte de la provincia cubana de Villa Clara, en el centro de la isla, Arocena se exilió en Estados Unidos en 1965, donde fundó la organización anticastrista Omega 7.

Según el diario El Nuevo Herald, Arocena fue juzgado por su participación en varios atentados cometidos entre 1975 y 1983, que incluye el “asesinato de un diplomático cubano en la década de 1980”. De acuerdo con las acusaciones que presentó el FBI y que recogió el rotativo, Arocena “estuvo detrás de al menos dos asesinatos y treinta explosiones en Nueva York, Nueva Jersey y Florida”.

Sin embargo, parte del exilio cubano lo ha considerado “un héroe” y en al menos dos ocasiones pidió una medida de clemencia a su favor.

En 2008, varios grupos del exilio cubano se sumaron en Miami a la campaña que buscaba que el expresidente George W. Bush concediera el perdón.

Lo mismo sucedió en 2016, cuando varios activistas cubanos viajaron a Washington D.C. para entregar al Departamento de Estado una carta en la que se pedía al entonces presidente Barack Obama que concediera el perdón a Arocena.

Entre la treintena de organizaciones firmantes de la carta de petición de perdón figuraron el Partido Republicano de Cuba, la Asociación Patriótica, la Junta Patriótica Cubana, el Presidio Político Histórico de Cuba y la Federación de Masones Cubanos Exiliados.

“Es una decisión justa y apropiada. Es un hombre que lleva muchos años en prisión y debía haber sido excarcelado hace años”, dijo ayer lunes a EFE Pedro Corzo, director del Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo. “Si Obama indultó a los espías (cubanos) de la Red Avispa, responsables de la muerte de varias personas, se correspondía desde hace mucho tiempo el indulto a Arocena”, añadió Corzo.

“No lo he visto, pero sé que salió en muy malas condiciones de salud. Estuvo separado de su familia por casi 40 años, cumpliendo sentencia muy lejos”, sostuvo Corzo, periodista y escritor.

Según declaró a EFE en 2017 la abogada de Arocena, Genilde Guerra, el anticastrista sufría una parálisis parcial del cuerpo por un ataque cerebral que sufrió en prisión.

“He esperado 39 años de mis 48 años en la tierra por este momento. Mi padre está en casa. Venció al sistema (...)”, escribió su hija Lorna Arocena en Facebook sobre quien afirma es su “héroe”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados