FOTOGALERÍA

Legisladores brasileños pidieron a gritos la salida de Michel Temer

La sesión de la Cámara de Diputados que decidirá el futuro del mandatario tuvo un comienzo bastante agitado.

Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: AFP.
Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: AFP.
Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: Reuters.
Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: Reuters.
Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: Reuters.
Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: Reuters.
Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: Reuters.
Diputados protestan contra Temer en el parlamento. Foto: Reuters.

La sesión plenaria de la Cámara de Diputados que puede decidir el destino del presidente brasileño Michel Temer tuvo hoy un inicio agitado, con legisladores opositores que entraron al recinto pidiendo con gritos y carteles la partida del mandatario acusado de corrupción.
"¡Fora Temer!", gritaron una treintena de legisladores, que denunciaron igualmente las medidas de ajuste impulsadas por el gobierno, que cuenta con mayoría en la Cámara.

El plenario debe decidir si encamina a la corte suprema una denuncia de corrupción pasiva que convirtió a Temer en el primer mandatario en ejercicio en ser inculpado por un crimen común y que podría costarle el cargo.

La denuncia fue formulada por el fiscal general, Rodrigo Janot, después de que a mediados de mayo se divulgaran una grabación y un video.
En la grabación, de una conversación entre Temer y Joesley Batista, dueño del gigante de la alimentación JBS, Temer parece avalar la entrega de un soborno al encarcelado exdiputado Eduardo Cunha, para comprar su silencio.

El video muestra al entonces diputado Rodrigo Rocha Loures, un cercano asesor de Temer, cargando una maleta con 500.000 reales (unos 150.000 dólares). Según la delación de Joesley Batista, el dinero era parte de un soborno ofrecido a Temer para favorecer los negocios de la empresa.

Temer, del partido PMDB (centroderecha) y sus defensores afirman que esa acusación es una "ficción" construida para perjudicarlo y amenazar la reconstrucción de un país que emerge a duras penas tras la peor recesión de su historia, con más de 13,5 millones de desocupados.

Mayoría legislativa vs. impopularidad récord.

Para proceder al voto, al menos 342 diputados (dos tercios de los 513 escaños) deben estar presentes en el recinto.

La oposición anticipó que se empeñará en bloquear una sesión que, de no postergarse, será favorable según todas las expectativas al gobierno, que domina la agenda legislativa.

El dominio de Temer en el Congreso contrasta con su popularidad, que con apenas 5%, es la peor desde el retorno de la democracia en 1985, según un reciente sondeo de Ibope. Un 81% de los brasileños apoya además que el mandatario sea juzgado, de acuerdo con el mismo instituto.

El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (del partido de derecha DEM, aliado de Temer), indicó que espera reunir el quórum y pasar la página del caso este mismo miércoles. "Mientras esa denuncia no se vote, no conseguiremos reconstruir la agenda de la Cámara", declaró a periodistas antes de ingresar en el hemiciclo.

Para dar continuidad a la denuncia, la oposición deberá juntar igualmente 342 votos.

En esa hipótesis, el proceso sería encaminado para examen en el Supremo Tribunal Federal (STF). Y si el STF decidiera elevarlo a juicio, Temer sería suspendido de su cargo por hasta 180 días, dejando la presidencia en manos de Maia.

De ser hallado finalmente culpable, sería destituido y el Congreso debería elegir a su sucesor, para gobernar hasta fines de 2018.

Pese a que prácticamente se descarta que la oposición consiga hacer avanzar el proceso, Temer buscará obtener una victoria lo más holgada posible, una prueba para su base aliada que sufrió varias deserciones en las últimas semanas, principalmente en el PSDB (centroderecha), el partido del expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).

De la contundencia de su victoria puede depender el futuro de sus reformas económicas, como la del régimen de jubilaciones, reclamada por los mercados.

Investigaciones en marcha.

La fortaleza que demuestre también será importante para enfrentar nuevas eventuales denuncias del Fiscal general, Rodrigo Janot, que lo investiga por presunta obstrucción a la justicia y asociación para delinquir, siempre en el marco de la grabación entregada a la justicia por el dueño de JBS.

Consultado ayer por la AFP, Janot dijo escuetamente que "las investigaciones avanzan".

La oposición acusa a Temer de haber liberado en las últimas semanas cuantiosos fondos para diputados que podrían reducir su base de apoyo.

"Para permanecer en el gobierno, Temer tal vez ya ha gastado tanto como el PSG por Neymar", dijo a la AFP el diputado Chico Alencar, del partido Psol, de izquierda, en referencia a los 222 millones que el club francés debería pagar al FC Barcelona por la cláusula de traspaso del ídolo brasileño.

El jefe de Estado apuesta por permanecer en el cargo hasta fines de 2018, cuando concluya el accidentado mandato que se inició en 2015 con la segunda presidencia de la izquierdista Dilma Rousseff, destituida el año pasado por el Congreso, por manipular las cuentas públicas.

Asediado por las acusaciones, ya perdió seis asesores de rango ministerial salpicados por el escándalo Petrobras y tiene a otros ocho bajo investigación del máximo tribunal.

Decenas de legisladores de casi todos los partidos se hallan además bajo el foco de la Operación Lava Jato, que investiga una vasta red de sobornos en la estatal Petrobras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)