UNA RUTA PELIGROSA

“Le dije que no lo hiciera”: el lamento de una madre tras la tragedia en el río Bravo

El río Bravo es peligroso porque no es navegable, debido al volumen de flujo, la escasa profundidad y la presencia de muchos bancos de arena.

Alrededor de cinco personas al mes fallecen en este intento. Foto: Reuters
Los migrantes de América Central cruzan el río Bravo para ingresar ilegalmente a Estados Unidos para solicitar asilo en El Paso, Texas. Foto: Reuters
Tania Ávalos, esposa de Oscar, sobreviviente del cruce del río Bravo. Foto: Reuters
Los juguetes preferidos de Valeria que dejó en casa de su abuela. Foto: Reuters
A pesar de las súplicas de su madre, Oscar y su familia abandonaron El Salvador en abril. Foto: Reuters

Una fotografía desgarradora de Oscar Alberto Martínez y su hija pequeña Valeria, tendidos boca abajo en las orillas del río Bravo entre Estados Unidos y México, renovó el debate sobre la difícil situación de los migrantes.

Rosa Ramírez, la madre de Oscar, acunó dos de los juguetes más preciados de su nieta, una muñeca de ojos azules y un mono morado de peluche. Sus amigos la han instado a guardar los objetos, pero aún no está lista para eso.

“Desde que me dijo que querían ir, yo le dije que no lo hiciera”, contó Ramírez, recordando las conversaciones con su hijo. “Tuve una sensación; una fea premonición. Como madre, sentí que algo podía pasar”, relató.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados