VEA LA FOTOGALERÍA

Lápiz y papel como respuesta al terrorismo

Como respuesta a la tragedia ocurrida en la redacción del semanario satírico parisino Charlie Hebdo, el pasado miércoles, cientos de humoristas gráficos comenzaron a expresar inmediatamente sus sentimientos mediante nuevos dibujos.

Caricaturas contra el ataque terrorista. Arotxa - El País (Uruguay)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Arotxa - El País (Uruguay)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Chico Caruso - O Globo (Brasil)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Chico Caruso - O Globo (Brasil)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Arcabuz - El Comercio (Ecuador)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Arcabuz - El Comercio (Ecuador)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Helio Flores -El Universal (México)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Helio Flores -El Universal (México)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Roque - El Comercio (Ecuador)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Roque - El Comercio (Ecuador)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Mario Molina - El Comercio (Ecuador)
Caricaturas contra el ataque terrorista. Mario Molina - El Comercio (Ecuador)
Caricaturas contra el ataque terrorista - El Universal (México)
Caricaturas contra el ataque terrorista - El Universal (México)

El atentado que dejó doce muertos, entre ellos el director de la publicación y otros tres caricaturistas, representó, por sobre todo, un golpe a la libertad de expresión.

Las viñetas de Charlie Hebdo podían ser duras, burlonas y provocativas, pero en realidad representaban la posibilidad de criticar a través del humor muchas cosas que a juicio de sus autores no funcionan bien en este planeta.

La tragedia, que golpeó a fondo a quienes se dedican a esta profesión, motivó que en los diarios y revistas de todo el mundo se publicaran (con su rápido e inevitable efecto multiplicador en las redes sociales), dibujos en alusión al semanario francés golpeado, el islamismo y la libertad de expresión.

Si los terroristas enfurecidos porque el profeta Mahoma era objeto de sátiras pretendieron acallar a los miembros del staff de Charlie Hebdo mediante el drástico método de su eliminación física, el plan resultó contraproducente, porque se multiplicó la difusión de sus dibujos.

Mucha gente, en todos los países, que desconocía incluso la existencia de Charlie Hebdo, tomó el lema “Yo soy Charlie” como bandera, en todos los idiomas.

Unos pocos trazos de lápiz o tinta pueden decir mucho más que un largo editorial de condena al terrorismo.

Un lápiz, una goma de borrar, una risotada, pero también un gota de sangre, terminan multiplicando las voces que condenaron el ataque a Charlie Hebdo.

Aquí, una selección de algunos de los trabajos publicados en los diarios pertenecientes al Grupo de Diarios América (GDA).


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)