EL NUEVO ESCENARIO BÉLICO

Lanzan ciberguerra con delincuentes

Revelan cómo Rusia montó “escuadrones científicos” con hackers para atacar a EE.UU.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un auto de la embajada de Rusia sale de la residencia de Upper Brookvile. Foto: Reuters

Aleksandr B. Vyarya pensó que su trabajo era defender a la gente de los ciberataques hasta que su gobierno tomó contacto con él para pedirle que hiciera todo lo contrario. Vyarya, de 33 años, un programador de computación con barba y lentes que estaba acostumbrado a frenar a los hackers dijo que de pronto le pedían que se incorporara a una renovación de la estructura militar, el año pasado. Bajo la nueva doctrina los generales de la nación daban una nueva definición a la guerra para que fuera más que un enfrentamiento de acero y poder de fuego: la ciberguerra es un elemento central en la expansión de los intereses del Kremlin.

"Lo lamento, pero no puedo", recuerda Vyarya que le dijo a un jerarca de una empresa contratista con las Fuerzas Armadas de Rusia, que le había ofrecido el empleo para hackear. Pero, Vyarya quedó preocupado por las consecuencia de su negativa, por lo que abruptamente huyó a Finlandia, el año pasado, de acuerdo con lo que él mismo y su empleador dijeron. Fue un ejemplo infrecuente de un ruso que buscó asilo ante la ofensiva de su país de reclutar a hackers.

"Esto es contrario a mis principios y es ilegal", señaló al referirse a los esfuerzos de hackeo de los militares rusos.

Si bien gran parte del programa ruso de ciberguerra está envuelto en el secreto, los detalles de los esfuerzos del gobierno por reclutar programadores en los últimos años —ya sean profesionales como Vyarya, estudiantes universitarios y hasta delincuentes— echan alguna luz sobre el plan del Kremlin para crear equipos de élite con hackers.

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos señalan que un equipo de hackers rusos robó datos del Comité Nacional Demócrata durante la reciente campaña presidencial. El jueves, el presidente Barack Obama impuso sanciones a Russia por interferir en la elección, que es el basamento del sistema político de Estados Unidos.

Las sanciones apuntan a las principales agencias de inteligencia rusas, así como a personas específicas, golpeando una parte de la creciente operación de ciberespionaje que también incluye a los militares, contratitas de las Fuerzas Armadas y equipos de civiles reclutados.

Talentos.

Durante más de tres años, en vez de depender de oficiales militares que trabajan desde búnkers aislados, los reclutadores del gobierno ruso han buscado entre numerosos programadores, colocaron avisos en sitios prominentes de redes sociales, ofrecieron empleos a estudiantes universitarios y codificadores profesionales y hasta hablaron abiertamente de mirar en el mundo delictivo ruso por eventuales talentos.

Las personas reclutadas debían actuar en las empresas contratistas del sector militar y nuevas unidades llamadas "escuadrones científicos" establecidos en bases militares alrededor del país.

En 2013, el ministro de Defensa, Sergei Shoigu dijo a rectores universitarios en una reunión en Moscú que estaba buscando talentos en materia de computación.

El Ministerio de Defensa contrató avisos en Vkontake, la red social de mayor popularidad de Rusia.

A los estudiantes universitarios les ofrecieron la posibilidad de evitar el brutal servicio militar obligatorio y en cambio incorporarse a un escuadrón científico.

Sin límite.

Debido a la magnitud del submundo de ciberdelitos, no pasó micho tiempo hasta que los militares consideraron la incorporación de personas a las que describieron delicadamente como "hackers que tienen problemas con la ley".

En un artículo en el diario del gobierno Rossiiskaya Gazeta, el subsecretario de Defensa, general Oleg Ostapenko dijo que los escuadores científicos podrían incluir a hackers con historias delictivas. "Desde el punto de vista de utilizar el potencial científico, es un tema de discusión", indicó.

"Hay casos de ciberdelincuentes que fueron detenidos pero nunca terminaron en la cárcel", dijo Dmitri Alperovitch, cofundador y jefe de tecnología de CrowdStrike, la empresa de ciberseguridad que identificó al grupo ruso que perpetró el hackeo al Comité Nacional Demócrata.

El impulso de los militares en la ciberguerra se intensificó en 2012 con la designación de Shoigu como ministro de Defensa. Al año siguiente, un alto jerarca de Defensa, el general Valery Gerasimov, publicó lo que se conoce como la Doctrina Gerasimov. Destacó que en el mundo actual las líneas entre guerra y paz son difusas y que las tácticas encubiertas, como es trabajar a través de terceros o en las sombras, crecerían en importancia.

Inteligencia rusa atacó al Partido Demócrata y continúa las acciones.

Las agencias rusas de inteligencia atacaron durante dos años con emails maliciosos al Partido Demócrata, y han continuado esas acciones tras las elecciones presidenciales, concluyó un informe difundido por autoridades estadounidenses. Los rusos habrían robado información embarazosa para la candidata demócrata Hillary Clinton antes de difundirla a los medios.

El documento, elaborado por el FBI y el Departamento de Seguridad Interior, rastrea los caminos presuntamente usados por los hackers para infiltrar las operaciones del partido, usando ataques individualizados de "spearphishing", que consisten en emails diseñados para provocar que el destinatario divulgue sus contraseñas y otra información, y luego robar toneladas de correos electrónicos. La operación tomó la forma de dos ciberataques contra el Partido Demócrata, organizados por dos grupos diferentes vinculados a los servicios rusos de inteligencia. En el primer ataque, un grupo bautizado APT29 uso direcciones de internet legítimas y envió correos maliciosos a mas de mil destinatarios, entre ellos varios miembros del gobierno. En la primavera boreal otro grupo, APT28, robó información al Paritido Demócrata. Fuente: AFP

PUTIN HACE UNA APERTURA A TRUMP.

Rechazó el guante y se abstiene.

Hizo lo impensable: el presidente de Rusia, Vladimir Putin rechazó el guante arrojado por Barack Obama y se abstuvo de responder con contramedidas a las sanciones adoptadas por la Casa Blanca por la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales."No le vamos a crear problemas a los diplomáticos estadounidenses. No expulsaremos a nadie. No prohibiremos ni a sus familias, ni a sus hijos disfrutar de sus lugares habituales de descanso en las fiestas navideñas", afirmó Putin en una declaración difundida por el Kremlin.

En vez de recoger el guante y aceptar el duelo que le propuso anoche Obama, al expulsar a 35 funcionarios rusos, Putin puso la otra mejilla y optó por invitar a los hijos de los diplomáticos norteamericanos a la fiesta de Año Nuevo en el Kremlin.

"Reservándonos el derecho a medidas de respuesta, no nos rebajaremos al nivel de una diplomacia irresponsable y de andar por casa", dijo el presidente ruso, cuando todos esperaban una andanada de contramedidas "recíprocas", como adelantó anoche el propio Kremlin.

Se refería en particular al cierre de dos complejos residenciales ubicados en Maryland y Nueva York, que Rusia utilizaba presuntamente con propósitos de inteligencia, y que "han sido declarados nidos de espías", según el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

Putin destacó que, "teniendo en cuenta la práctica internacional, la parte rusa tiene todos los motivos para adoptar una respuesta adecuada".

Pero a renglón seguido aseguró que "los próximos pasos para el restablecimiento de las relaciones ruso-estadounidenses los tomaremos partiendo de las políticas que proponga la Administración del presidente Donald Trump", que toma posesión el próximo 20 de enero.

En un gesto diplomático sin precedentes, Putin ha dejado en evidencia a Obama, quien antes de anunciar el paquete de sanciones contra Rusia, admitió que su presunta injerencia no había influido en el resultado electoral.

Putin ha negado en numerosas ocasiones en que el Kremlin esté detrás de los ataques cibernéticos perpetrados contra Estados Unidos durante la campaña electoral, afirmaciones que han sido repetidamente secundadas por Trump. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados